Una empresa que nació en un lago

Francesca Kennedy, descendiente de guatemaltecos, decidió poner en marcha un negocio de sandalias artesanas de este país, Ix Style,para ayudar a recuperar el agua de Atitlan

Guía de Regalos

Una empresa que nació en un lago
Francesca Kennedy, fundadora de Ix Style./Cortesía
Foto: Cortesía

En los años ochenta, los padres de Francesca Kennedy, dejaron ciudad de Guatemala para asentarse en Pensilvania, donde ella nació. Salieron de un país en graves dificultades pero volvieron a menudo. Una de las veces fue al poco de nacer ella para bautizarla en el lago Atitlán donde residía su abuelo. La familia visitaba el lago casi todos los veranos.

En 2010 sus primas le llamaron para decirle que el lago estaba contaminado. El paso de un huracán, los fertilizantes que se usaban en la zona y una torpe política de repoblación del agua con un pez no autóctono habían dejado ese idílico paisaje totalmente contaminado. “Cuando lo vi comprobé que era un espanto. Vi a unas niñas cogiendo agua sucia y aquello estaba pasando frente a mí”, explica Kennedy.

Es algo que no la dejó tranquila y de esa preocupación y de las ganas de hacer algo para remediar la situación nación Ix Style, una empresa que vende sandalias guatemaltecas conocidas, como huaraches, y que comenzó a dar sus primeros pasos en 2011 para empezar a vender en 2013.

Huaraches de Guatemala para Ix Style./Cortesía
Huaraches de Guatemala para Ix Style./Cortesía

El nombre de la empresa está inspirado en la palabra agua en maya y el objetivo de la empresa es donar el 15% de los beneficios a la Asociación Puente en este país centroamericano y que entre otras cosas procura filtros de agua.

“Pensé en crear una ONG (Organización No Gubernamental) para procurar ayuda al algo y sus habitantes pero me di cuenta que ese iba a ser un pequeño remedio”, explica esta mujer de 33 años. “En aquel momento estaba leyendo el libro Empieza algo que tenga impacto (Start Something that matters, de Blake Mycoskie, el creador de las alpargatas Tom que dona un par de zapatos por cada par que vende) y pensé en hacer algo similar con las sandalias de las artesanas de Guatemala”.

Kennedy, especializada en mercadotecnia y finanzas, trabajaba en un banco pero decidió empezar esta aventura empresarial con fines sociales con sus ahorros. “Al principio $3,000 y luego pasito a pasito”. Los primeros cinco meses mantuvo su trabajo en el banco.

Empezó a trabajar con las artesanas locales de Atitlán “y cuando regresé a EEUU empecé a mandar muestras que traía en mi maleta a revistas como Harpers Bazaar, Vogue, People´s Style”. “Se me ocurrió mandar a editoriales porque tengo amigos que trabajan en el mundo de la moda y me sugirieron hacerlo” , explica.

Eso sí, su definitivo lanzamiento se produjo cuando una de las pasantes que trabajan en su empresa, ubicada en el sur de Manhattan, descubrió que la actriz Gwyneth Paltrow vivía cerca. Le mandaron una caja de sandalias pero no volvieron a saber nada de ella.

“Y una vez, seis meses más tarde salió en su página de life style Goop.com como una de sus cosas favoritas”, cuenta esta empresaria. “Me llamaron para trabajar con ella y por eso la marca llegó a tiendas”.

Las sandalias fueron bien recibidas y se venden en tiendas como Gap, Anthropologie, J. Crew aunque al principio se vendían en su sitio en la Red.

Ahora vende unos 3,000 pares al año y en todo el mundo, el Caribe, Japón, Australia… Como en muchas empresas privadas, Kennedy evita precisar cifras de facturación y ganancias. “Tenemos beneficios pero no son muy grandes”, explica.

De momento Ix Style lo lleva ella y se rodea de interns (estudiantes haciendo pasantías), algunas son del FIT (Fashion Institute of Technology) que están ayudando con los diseños.

Lo más difícil para Kennedy hasta ahora ha sido poner en marcha todo y hacer distintas cosas. Ahora es una de las finalistas para optar a la incubadora de Access Latina. “Es la primera vez que busco ayuda o mentores”, confiesa. Cuando toca describir qué ha sido lo más fácil de momento no lo duda. “Tener a gente que quiere ser parte de esto. Hacer cosas para Guatemala, para ayudar a una causa. La novia de mi primo que vive allí es diseñadora y me ayuda, otro familiar hizo el logo”.

En el futuro

“Quisiera tener productos que no sean estacionales, accesorios, bolsos, sombreros. Quisiera tener una empresa como Toms que tenga impacto en Guatemala, que la gente conozca la marca y tenga orgullo de ello. Esta es una marca de Guatemala, un lugar donde hay mucha artesanía, mucho diseño y unos textiles muy bellos que no se conocen bien, todavía”.

Bolsos artesanales de Guatemala./Cortesía
Bolsos artesanales de Guatemala./Cortesía

¿Y el lago? “Está precioso de nuevo, hay mucha gente ayudando a que vuelva a ser bello de nuevo, muchas ONG también, es una historia de esperanza”, explica esta empresaria.