Unidad especial resuelve 1,000 quejas de los inquilinos

Evalúan iniciativa que lidia con los malos caseros ylas pésimas condiciones de los apartamentos
Unidad especial resuelve 1,000 quejas de los inquilinos
María Lizardo, Directora Ejecutiva de la Corporación de Mejoramiento del Norte de Manhattan, el alcalde Bill de Blasio, el concehal Ydanis Rodríguez y miembros de la Unidad de Apoyo a los Inquilinos.

Para la dominicana Beatriz Basora, quien vive junto a sus dos hijas menores, en un apartamento del Alto Manhattan, su rutina diaria cambió radicalmente desde que pudo recibir asistencia legal por parte de la Ciudad, para exigir mejoras en su vivienda.

“El casero nunca atendía mis reclamos, el piso de mi apartamento tenía hoyos por todas partes e estaba infestado de ratones. Ahora vivo decentemente”, dijo Basora a este medio al ser consultada sobre los resultados de la iniciativa que puso en marcha el alcalde el año pasado, para proteger a los inquilinos.

Como Basora, unos mil casos de inquilinos que se quejaban del acoso de sus caseros y de malas condiciones en sus apartamentos fueron solucionados por la Unidad de Apoyo a los Inquilinos (TSU, por sus siglas en inglés), anunció este lunes el alcalde Bill de Blasio.

La TSU fue creada en julio de 2015 con el propósito de mantener a los inquilinos en sus hogares y la protección de la vivienda asequible en los vecindarios que están cambiando rápidamente.

“Cuando se trata de proteger los inquilinos y viviendas asequibles, no esperamos a que se haga una llamada al 311 para entrar en acción. Tenemos supervisores que van por los vecindarios que están cambiando, tocando las puertas para resolver los problemas en ese momento y rápidamente”, explicó De Blasio al evaluar la forma en que viene operando la unidad.

El Alcalde añadió que se trata de una nueva estrategia que está ayudando a mantener a los neoyorquinos en sus hogares y previene antes de que suceda el desplazamiento.

María Lizardo, Directora Ejecutiva de la Corporación de Mejoramiento del Norte de Manhattan (NMIC), aplaudió los esfuerzos del alcalde de apoyar los servicios legales y la asignación de fondos adicionales para aumentar la capacidad de proporcionar los servicios de prevención de desalojos.

En el caso de Beatriz Basora, la NMIC fue la entidad que junto a la TSU le ayudaron a solventar los problemas que tenía con su apartamento y el acoso de su casero.

“Desde 1979, la NMIC ha estado proporcionando servicios de anti-desplazamiento que son clave para mantener a las familias y las comunidades intactas”, subrayó Lizardo.

La TSU es proactiva, sus miembros van de puerta en puerta por todos los sectores de toda la ciudad, informando a los inquilinos de sus derechos, la documentación de violaciones de construcción, receptando quejas relacionadas con el acoso y el desalojo y haciendo referencia a la ayuda legal gratuita que ofrece la Ciudad, siempre que sea necesario.

De acuerdo a la Alcaldía, la TSU es parte de un enfoque múltiple Alcalde de Blasio ha puesto en marcha para luchar contra el desplazamiento, lo que resulta en el  aumento de hasta diez veces en los servicios legales gratuitos que se ofrece a los inquilinos – un total de $ 62 millones – que será implementado plenamente en el transcurso del presente año.

La Administración De Blasio también ha llevado a cabo un programa de preservación agresiva, el bloqueo de más de 26,000 apartamentos hasta la fecha y acuerdos de asequibilidad a largo plazo que ayuden a las familias de bajos ingresos para que se puedan quedar en sus casas en las próximas décadas.

Entre tanto, una cifra que se pude destacar como resultado del trabajo de la unidad es sobre los desalojos. Estos han disminuido 24% desde que el alcalde De Blasio asumió el cargo, por debajo de 28.849 en 2013 a 21.988 en 2015.

Así mismo, se destacó que, siguiendo el modelo de programa de extensión del Pre-K para Todos, que enroló con éxito a 68.500 para que tengan acceso gratuito al Pre-K el día completo, la TSU está cubriendo a los neoyorquinos de manera directa.

El concejal Ydanis Rodríguez dijo que los resultados de la  Unidad de Apoyo a los Inquilinos son abrumadores. “La tranquilidad de los inquilinos de saber que tienen apoyo legal gratuito para luchar junto a los inspectores para mantenerlos a salvo en sus edificios y un dedicado equipo de lucha para preservar la asequibilidad de la vivienda, es inconmensurable”.

Rodríguez instó a cualquier persona que enfrenta el acoso y condiciones de vida inseguras o riesgo de desalojo ponerse en contacto con la Unidad de Apoyo de Inquilinos de forma inmediata.