Innovación artesanal con toque dominicano

Tres jóvenes artesanas dominicanas abrieron tiendas online para promover sus creaciones de joyería, cerámica y finas bolsas de cuero. Su historia personal, la experiencia inmigrante y sus raíces culturales sirven de inspiración para sus proyectos
Innovación artesanal con toque dominicano
Ivonne Tejada Cruel, estudió el legado de la cultura taína para luego crear una línea de ollas de cerámica.

Cuando era niña, Josefina Rosario observaba cómo su mamá, Yolanda Solís, dedicaba mucho tiempo a hacer canastas de papel y otros artículos reciclables.

Definitivamente, dice, su afición por las manualidades es una herencia; con el tiempo esa habilidad natural le ha abierto caminos al punto de abrir una tienda en Internet donde vende sus creaciones de joyería, cuyos colores, diseños y materiales, provienen de su natal República Dominicana.

Rosario se graduó de arquitecta en la Pontificia Universidad Católica Madre y Maestra en 2008. Estuvo tres años en Barcelona, España, donde estudió fotografía y urbanismo. Tras un breve retorno a la isla, donde trabajó en la Oficina de Planeamiento Urbano de La Vega -localidad famosa por su carnaval- se casó y mudó a Nueva York.

Josefina Rosario crea accesorios y joyería en papel y otros materiales reciclados.
Josefina Rosario crea accesorios y joyería en papel y otros materiales reciclados.

Durante esa transición profesional y personal, se dio cuenta que necesitaba mantenerse activa y recurrió a su madre, quien le enseñó a ha elaborar joyería; fue así como emprendió la creación de una marca (PaperBijouterie) cuyas colecciones más populares son collares de papel y tela; un híbrido entre bufanda y collar y broches en forma de flor elaboradas a partir de botellas de soda, refresco y agua.

Sus país siempre está presente en sus creaciones, dice Rosario. Cuando busca los materiales, por ejemplo, toma páginas de papel de revistas con imágenes representativas de la isla, como palmeras, casas y letreros.

Aunque expone en ferias de Nueva York, su cuenta en Instagram @PaperBijouterie le permite mostrar sus productos; para su sorpresa, ha tenido muchos pedidos de la costa Oeste, donde la gente es atraída por los colores brillantes y el misticismo del Caribe.

Arte en cuero

Dwarmis Concepción es otro ejemplo de lo visionarias que son las mujeres de la diáspora dominicana en Nueva York.

Dwarmis Concepción diseñó una línea exclusiva de mochilas de cuero.
Dwarmis Concepción diseñó una línea exclusiva de mochilas de cuero.

Se mudó en el verano de 2010 después de estudiar diseño de modas y comenzó a gestar ideas para emprender un negocio. La inspiración se la dio la misma calle.

En Nueva York, dice, es importante la comodidad, especialmente para andar el subway o para cargar las computadoras y otros dispositivos electrónicos; pero ella se fijó que en muchos casos los fabricantes ponderan la funcionalidad sobre el diseño. “Me encanta andar cómoda y me encanta la moda; es un poco difícil encontrar un backpack que sea cómodo y que tenga buen diseño a la vez”, destacó.

Así, creó el diseño de una mochila en cuero que puede ser elaborada en tres colores distintos. Ella misma se encarga de importar los materiales de la zona de San Francisco de Macorís y la producción está a cargo de Ana, propietaria de la fábrica M&A Leather, quien trabaja para reconocidas marcas internacionales como Anne Klein.

Dwarmis pondera la funcionalidad sobre el diseño.
Dwarmis pondera la funcionalidad sobre el diseño.

“Decidí hacerlo aquí (en Nueva York) porque tiene mucho valor, es más especial”, reflexionó.

Cada bolso es cuidadosamente cortado y ensamblado por los expertos en cuero; el proceso de elaboración tarda aproximadamente una semana.

Su tienda, Dwarmis.com ha recibido muchas visitas y órdenes de compra; además está en negociaciones con tiendas que han manifestado interés por distribuir los bolsos.

Tradición cerámica

“Fogón” fue el proyecto de tesis de Ivonne Tejada Cruel cuando estudió en la New School of Design. Después de investigar la influencia de la cultura indígena taína, usó la terracota para crear una colección de cerámica para cocina.

“Fogón” fue el proyecto de Ivonne Tejada Cruel
“Fogón” fue el proyecto de Ivonne Tejada Cruel. (Foto Irina Krushinskaya)

Las ollas elaboradas para su proyecto incluyen varios niveles; la cocción se basa en la premisa de que el vapor generado en los depósitos ubicados directamente sobre el fuego es aprovechado al máximo en los niveles superiores.

Esta es una de muchas facetas de esta dominicana de 28 años, quien después de estudiar artes culinarias en Noruega, labora como consultora de diseño para marcas y estudios en la Gran Manzana.

Reconoce que hay mucha inspiración artística en su familia aunque no todos se han desarrollado en el campo. Uno de sus tíos bisabuelos fue Arsenio Bernardino Guzmán, reconocido acordeonista oriundo de Mao, quien vivió más de 110 años.

Además de la colección “Fogón”, Tejada ha elaborado otras series limitadas de cerámica decorativa y funcional. Su fuente de inspiración y estudio está los productos dominicanos de consumo diario, con los que la gente está plenamente identificada. Entre estos figuran las botellas de bebidas, jugos y leche, las cuales son intervenidas estéticamente.

“La venta online (en su sitio web ivonnedesign.com) se ha  movido mucho aquí; como son colecciones limitadas quisiera mantenerlo así y no producir en serie. Mi enfoque son las piezas de arte funcional”, destacó.