Moscú: Llevan flores y juguetes en recuerdo de la niña decapitada

Gulchejrá Bobokúlova, quien era la cuidadora de la menor exhibió en la calle la cabeza de su víctima al grito de "soy una terrorista" y "Alá es grande"
Moscú: Llevan flores y juguetes en recuerdo de la niña decapitada
Honran la memoria de la menor asesinada por su niñera.
Foto: EFE

Moscú –  Los moscovitas llevaban flores, juguetes y dulces a la entrada de la estación de metro de “Oktiabrskoye Pole” (noroeste) donde una mujer fue detenida ayer tras pasear con la cabeza decapitada de una niña de cuatro años a la que había asesinado poco antes.

Cientos de ramos de flores con crespones negros, peluches, chocolate y caramelos honran la memoria de la pequeña asesinada salvajemente por su cuidadora, Gulchejrá Bobokúlova, de 38 años, que exhibió ayer en la calle la cabeza de su víctima al grito de “soy una terrorista” y “Allahu Akbar” (Dios es grande).

Moscovitas depositan glores, peluches y globos.
Moscovitas depositan glores, peluches y globos.

Tras ser detenida y pasar varias horas en comisaría, la mujer confesó el asesinato y fue llevada hasta el apartamento donde había perpetrado el horrible crimen, para participar en su reconstrucción.

Lee también: Detienen en Moscú a mujer tras llevar en sus manos la cabeza de una niña

Según apuntan los primeros datos de la investigación, Bobokúlova, una uzbeka que llevaba tres años trabajando en la familia de la pequeña Nastia, asesinó a la niña y prendió fuego al apartamento cuando los padres salieron de la casa con su hijo mayor.

La alarma saltó cuando el cadáver decapitado de la menor fue descubierto por los bomberos que habían accedido al apartamento para extinguir el incendio.

Luto en Mosú.
Luto en Mosú.

Entretanto, Bobokúlova, que al parecer se encontraba bajo los efectos de las drogas, llegó hasta la estación de metro de “Oktiábrskoye Pole” donde, vestida de negro de pies a cabeza y con velo, se paseó con la cabeza ensangrentada de la niña.

Unos diez minutos duró el macabro paseo hasta que las fuerzas del orden detuvieron a la mujer, que en ese momento dejó caer al suelo la cabeza.

Las fuerzas de seguridad, temerosas de que el terrible suceso pueda provocar una explosión xenófoba en la capital rusa, llevan a cabo labores de prevención entre las organizaciones juveniles para evitar que se exalten los ánimos.

La comunidad uzbeka de Moscú ha hecho un llamamiento a los medios de comunicación para pedir que no se haga hincapié en la nacionalidad de la presunta asesina.