Ben Carson, de rival a partidario de Donald Trump

Carson elogia a Trump como un hombre “inteligente”, y asegura que éste comenzará a demostrarlo
Ben Carson, de rival a partidario de Donald Trump
Ben Carson gastó $31,000 en mobiliario
Foto: EFE

WASHINGTON.- Dejando de lado las rencillas personales de la contienda, el neurocirujano afroamericano jubilado, Ben Carson, dio este viernes su respaldo al magnate empresarial, Donald Trump, al explicar que quiere que “se oiga la voz del pueblo”.

El anuncio causó sorpresa en algunos círculos políticos, tomando en cuenta el choque de personalidades entre ambos y la andanada de ataques personales que el empresario de Manhattan le propinó durante el proceso de primarias, llegando incluso a tacharlo de “patológico”.

Pero, durante una rueda de prensa conjunta desde el suntuoso Club Mar-a-Lago, una propiedad de Trump en Ft. Lauderdale (Florida), Carson explicó que ambos “hicieron las paces” y que Trump es una persona “especial”, y capaz de vencer a la demócrata Hillary Clinton el próximo 8 de noviembre.

“He podido llegar a conocer a Donald Trump a través de los últimos años. En realidad es un hombre muy inteligente que se preocupa profundamente por EEUU”, dijo Carson.

“Hay dos Donald Trump distintos: el que ves en el escenario y el que es muy cerebral… se puede tener un conversación muy buena con él”, precisó. “Ese es el Donald Trump que empezarán a ver cada vez más a partir de ahora”.

Carson tuvo un breve ascenso en las encuestas en otoño del año pasado, acumulando apoyo de diversos grupos evangélicos y conservadores, pero no ganó ninguno de los estados al inicio de las primarias.

Carson anunció la semana pasada que se retiraba de la contienda, durante la conferencia anual de conservadores “CPAC”, pero prometió que continuará implicado en la política “para tratar de salvar a nuestra nación”.

No está claro que su apoyo a Trump vaya a cambiar sustancialmente la dinámica de la contienda, aunque sí puede tener peso simbólico.

Desde que lanzó su candidatura en junio de 2015, Trump se ha presentado como un líder “anti-establishment”, con promesas de recuperar la “grandeza” de EEUU.

Carson, que también culpa a la enquistada clase política por los problemas del país, considera que del resto de precandidatos que quedan en pie –los senadores Ted Cruz y Marco Rubio y el gobernador de Ohio, John Kasich -, sólo Trump puede sacudir los cimientos del  poder político en Washington, según sus asesores.

Carson fue blanco de cuestionables tácticas de partidarios de la campaña de Cruz, que durante las elecciones en Iowa el pasado 1 de febrero hicieron correr el rumor de que éste se estaba retirando de la contienda.

Trump sigue liderando las encuestas y se perfila como el ganador de las primarias en Florida el próximo 15 de marzo, cuando también los estados de Ohio, Carolina del Norte, Illinois y Missouri realicen primarias.

Hasta la fecha, del total de 1,237 delegados requeridos para conseguir la nominación presidencial republicana, Trump ha acumulado 459, pero tiene por delanto el reto de sumar poco más del 50% de los 1,432 delegados que quedan por disputar.

En cambio, Cruz tiene 360, seguido por Rubio, con 152,  mientras que Kasich tiene 54.

Carson y Trump, un estudio de contrastes

De tibia voz y personalidad apacible, Carson a lo largo de la campaña afirmó que no caería en el “lodazal” de la política y resistió devolver los ataques personales de Trump, caracterizado por su estilo bombástico y su retórica incendiaria.

Ahora, ambos trataron achacaron esos ataques al proceso político.

“Después de las cosas terribles que digo de tí, me preguntan que cómo puedo apoyarlo. Primero que todo, hemos hecho las paces; todo eso era política”, matizó.

Por su parte, Trump dijo que Carson es alguien a quien todos “admiran mucho”, y por eso otros precandidatos condiciaban su respaldo.

Al igual que ha hecho cuando otros líderes políticos le han dado su apoyo, Trump dijo hoy que no le ha hecho promesas a Carson de premiarlo con algún puesto en el caso de que gane la presidencia en noviembre próximo.