Los problemas de Lucero Sánchez, la “chapodiputada”

Es cusada de pasar el año nuevo en México con Joaquín "el Chapo" Guzmán

Guía de Regalos

Los problemas de Lucero Sánchez, la “chapodiputada”
La diputada del Congreso de Sinaloa Lucero Sánchez, vinculada por la Fiscalía de México con Joaquín "El Chapo" Guzmán.
Foto: EFE

Pasó Año Nuevo con uno de los mayores narcotraficantes del mundo, lo visitó en la cárcel cuando estaba preso y ha tenido que negar que tiene un hijo con él.

La diputada Lucero Sánchez López está en la mira de la justicia mexicana por su presunto vínculo con el líder del cartel de Sinaloa, Joaquín “el Chapo” Guzmán Loera, capturado el mes pasado.

En una historia con más sombras que luces, a sus 27 años se expone a perder su escaño en el congreso del estado de Sinaloa.

La Procuraduría General de la República (PGR) tramita una solicitud de orden de aprehensión por el uso de documentos falsificados y dio los primeros pasos para que pierda su inmunidad.

La dependencia solicitó formalmente su desafuero para que el Congreso estatal analice la solicitud de la fiscalía.

Lee también: Del Castillo dijo al Chapo que su filme resarciría a víctimas de narcotráfico

Y este martes en la Cámara de Diputados se instala la comisión que analizará el desafuero, un proceso puede durar un mes.

Encuentro con el Chapo

La legisladora, de acuerdo a las autoridades, usó documentación falsa el año pasado para ingresar al Centro Federal de Readaptación Social (Cefereso) número 1.

La cárcel, conocida como El Altiplano, albergó hasta su fuga en julio del año pasado al capo y Sánchez, del opositor Partido de Acción Nacional (PAN), lo visitó acompañado de uno de los abogados de “El Chapo”.

El encuentro tuvo lugar en abril y en junio se supo que se trataba de la diputada.

Luego de que los medios de comunicación la relacionaran con el Chapo, Sánchez aseguró que se trataba de una “atroz calumnia” que ponía en riesgo la vida de sus hijos, por ese entonces de 8 años y de 6 meses de edad.

Lee también: Eric del Castillo dice que “chamaquearon” a Kate para reunirse con “El Chapo”

“Yo no soy novia, ni conozco, ni me interesa conocer a otra persona, mucho menos si es parte de la delincuencia organizada”, dijo en aquel entonces.

En enero pasado compareció durante casi 24 horas ante la fiscalía. Poco antes la diputada había pedido “desincorporarse” de la facción parlamentaria del PAN.

En una carta publicada por el semanario Río Doce de Sinaloa, Sánchez aseguró: “Los últimos acontecimientos, donde de manera tendenciosa y falsa, el gobierno federal ha buscado a toda costa mediatizar con escándalo, cual show televisivo, dando a entender que mi actuar ha sido fuera de la legalidad”.

La fiscal general, Arely Gómez, reconoció que la investigación de la diputada había comenzado hace seis meses pero que se decidió esperar.

“¿Por qué no al día siguiente se le detuvo por el delito de uso de documentos falsos? Porque entonces hubiéramos perdido toda la información que nos fue arrojando toda esta relación”, señaló.

Gómez informó que el Chapo celebró la Navidad con su esposa Emma Coronel y que pasó Año Nuevo con la diputada Sánchez.

Sin trayectoria política

Sánchez presidía la Comisión de Juventud y el Deporte del Congreso de Sinaloa, donde llegó tras una sorpresiva victoria en las elecciones estatales de 2013.

El PAN ha dicho que la legisladora formalmente no pertenecía al partido sino que accedió a la banca en una candidatura conjunta (de esa agrupación, el Partido de la Revolución Democrática, el Partido del Trabajo y el Partido Sinaloense), y ordenó iniciar una investigación para saber por qué se la respaldó.

Sánchez fue electa por el municipio de Cosalá, un área que se considera es utilizada por el cartel de Sinaloa para moverse dentro del llamado “Triángulo Dorado”, una zona entre los estados de Chihuahua, Sinaloa y Durango.

Se trata de un área donde Guzmán Loera se siente cómodo, pues se presume que cuenta con la protección de habitantes de la región y de su círculo de seguridad.

Antes de lograr su banca, de acuerdo al sitio web del Congreso de Sinaloa, Sánchez, licenciada en Derecho, se desempeñaba como gerente de compras y ventas de la empresa Enigma Bienes Raíces, de Culiacán, la capital estatal.

Tras llegar a la legislatura local, la tragedia golpeó su vida.

En enero de 2014, en espacio de diez días, su exesposo fue asesinado al salir de su casa en Cosalá y su hermana falleció en un ataque de su expareja en Culiacán.

Sólo por televisión.

En recientes declaraciones a Río Doce, Sánchez afirmó estar muy mal psicológica y moralmente, dijo temer por la situación de sus hijos y rechazó haber entrado en política por la presencia de un “padrino”.

Pese a haber ganado la elección sin tener trayectoria política, asegura que la ayudó haber sido “reina del pueblo”.

Sánchez se considera una víctima, dice que es inocente hasta que se compruebe lo contrario y que al Chapo sólo lo conoce a través de la televisión.

La justicia mexicana piensa otra cosa.