Rubio se juega su futuro político en unas primarias que van en su contra en Florida

Solamente un milagro podría permitir una victoria de Rubio sobre Donald Trump en las primarias republicanas de Florida

Guía de Regalos

Rubio se juega su futuro político en unas primarias que van en su contra en Florida
Foto: María Peña/Impremedia

MIAMI.- Casi todas las encuestas, rotativos y análisis vaticinan que solo un milagro podría salvarlo en las primarias republicanas de Florida, pero el senador Marco Rubio continuó este martes su empuje hacia la nominación presidencial, acompañado de una base leal de jóvenes seguidores.

En las últimas semanas, inclusive ayer, Rubio ha recorrido todos los 67 condados de la Florida en su pequeño autobús bautizado “Marco Mobile” en busca de votos y de los 99 delegados republicanos que ofrece el estado.

Pero el constante goteo de encuestas dan por ganador, del lado republicano, al magnate empresarial Donald Trump, y del lado demócrata, a Hillary Clinton.

En la Biblioteca John F. Kennedy, en Hialeah, a 15 millas al noreste de Miami,  fuerte bastión cubano, partidarios de Rubio, Trump y el senador Ted Cruz, se disputaban espacio con sus letreros para convencer a los pocos votantes que iban ingresando. No  había un solo letrero para el gobernador de Ohio, John Kasich.

Yamel Bencosme votó por Rubio sin fijarse en las encuestas porque "él es el mejor".
Yamel Bencosme votó por Rubio sin fijarse en las encuestas porque “él es el mejor”.

Yamel Bencosme, hija de padres de Puerto Rico y la República Dominicana, se trasladó de Nueva Jersey a Miami hace más de 17 años y aseguró que su voto fue por Rubio “pase lo que pase”.

“Me siento muy optimista, soy una firme creyente de que el senador Rubio va a llegar lejos. Las encuestas no me dicen nada, porque pueden cambiar de un día para  otro”, afirmó.

A su lado, Julio Martínez, exalcalde de Hialeah (1990-1993), dijo que votó por Trump porque, a su juicio, “es el único que tiene la experiencia y que puede mejorar la economía de este país”.

Julio Martínez, exalcalde de Hialeah, dice que ha apoyado a Trump desde el año pasado por su experiencia y su promesa de mejorar el país.
Julio Martínez, exalcalde de Hialeah, dice que ha apoyado a Trump desde el año pasado por su experiencia y su promesa de mejorar el país.

“Trump lo ha vivido: ha hecho buenos negocios para su compañía, y en este caso su compañía será EEUU, y va a hacer para el país lo mismo que hizo en sus compañías”, afirmó Martínez, quien culpó a los medios de comunicación de propagar mensajes “anti-Trump”.

Una simpatizante de Ted Cruz, que no quiso dar  su nombre, afirmó que si a Rubio le ha ido mal en las encuestas es porque ha sentado mal que “atacó al exgobernador Jeb Bush, quien fue su mentor”.

Entusiasmo en “Territorio de Rubio”

Mientras, en la oficina de Rubio, en Westchester, al suroeste de Miami, voluntarios jóvenes, casi todas mujeres, mantenían una actitud febril llamando a votantes para alentarlos a salir a las urnas, e incluso ofreciendo servicios de transporte.

Letreros de todos los tamaños, tanto a lo largo de la Calle Flagler como en la sede de la campaña, señalan que Florida es “territorio de Marco Rubio”, y los voluntarios así lo afirmaban.

Claudia de la Vega, una cubanoamericana de 32 años nacida en Miami, también restó importancia a las encuestas y dijo que ha estado pegada a los teléfonos, “y casi el 90% de las llamadas son positivas para nosotros, apartes de las papeletas de votación en ausencia”.

La cubanoamericana Claudia de la Vega opina que Rubio no debe abandonar la contienda aún si pierde la primaria republicana en Florida.
La cubanoamericana Claudia de la Vega opina que Rubio no debe abandonar la contienda aún si pierde la primaria republicana en Florida.

“Acá los números están muy positivos. Rubio es de acá y vemos lo que ha hecho por nosotros en el Senado, no tengo duda de que va a ganar… si pierde, no debe abandonar la contienda porque queda mucho tiempo y muchos estados por delante“, afirmó de la Vega.

¿Por qué cayó en las encuestas?

Rubio, quien llegó al Senado en 2010 aupado por el movimiento conservador “Tea Party”,  afronta la ingente labor de vencer a Trump en Florida, quien goza de amplio apoyo entre los republicanos del “corredor I-4”,  en el norte del estado, incluso entre los hispanos.

Anoche Rubio prácticamente le rogó a los votantes a que ayuden a frenar el avance de Trump pero, si pierde, eso ayudaría al empresario de Manhattan a cimentar la nominación presidencial, al colocarse a la cabeza en el número de delegados.

En declaraciones a este diario, Eduardo Gamarra, analista y profesor de Política y Relaciones Internacionales de la Universidad Internacional de Florida (FIU), explicó que la caída de Rubio se debe a múltiples factores, principalmente el fenómeno del surgimiento de Trump; una cambiante demografía y electorado en Florida, y el hecho de que su mensaje no ha calado entre los votantes latinos republicanos.

“En Florida ha habido un cambio demográfico fundamental que no le ha ayudado a Marco Rubio en su propio estado… aunque podemos decir que el votante cubano es más disciplinado que otros votantes latinos, el votante cubano no vota con la misma disciplina que el votante anglo, e incluso dentro del electorado cubano hay una brecha generacional”, señaló.

Además, “Rubio se fue a la derecha apostando por el Tea Party como jugada maestra, pero eso no ha frenado a Trump”, subrayó.

Rubio, de 44 años, lanzó su candidatura presidencial hace once meses a los pies de la emblemática “Torre de la Libertad” en Miami,  para destacar sus raíces inmigrantes y las aspiraciones de miles de inmigrantes por alcanzar el “Sueño Americano”.

Sin embargo, según Gamarra, no ha logrado amarrar el voto hispano incluso entre los republicanos, posiblemente por la percepción de que, al cambiar tantas veces su postura en torno a inmigración “no tiene una posición” clara.

Por otra parte, Rubio ha lamentado que, azuzado por el estilo bombático de Trump, haya caído en la trampa de lanzar insultos personales contra éste, haciendo comentarios sobre su bronceado, sudor facial, funciones corporales, y tamaño de las manos.

No está claro que el caer en el “lodazal” de Trump haya tenido un impacto porque Rubio ya estaba rezagado en las encuestas.

La campaña de Rubio está consciente de los retos, aún cuando el propio senador ha dicho que, sin  importar adónde lo lleve el destino, siempre acarreará “las esperanzas y sueños de generaciones que hicieron posible mis anhelos”.

Si Rubio no gana hoy, “yo rezo por que se vuelva a lanzar porque de verdad va a ser lo mejor que hay en este país… la gente joven de este país necesita gente joven”, puntualizó de la Vega.

.es-carousel ul{ display:block; }

{{if itemsCount > 1}}

{{/if}}

Imágenes de un centro de votación y de voluntarios en la sede de la campaña de Marco Rubio en Florida.