Salvando a CUNY y NYC Health + Hospitals 

Con respeto a NYC Health + Hospitals, dichos hospitales atienden al 60% de los pacientes indigentes y sin seguro médico en el estado. /ARCHIVO
Con respeto a NYC Health + Hospitals, dichos hospitales atienden al 60% de los pacientes indigentes y sin seguro médico en el estado. /ARCHIVO
Foto: EFE

El presupuesto del gobernador Andrew Cuomo actualmente esta sido examinado por la legislatura estatal con el fin de que se apruebe el 1 de abril. Si es aprobado sin cambios, dejaría a la Ciudad de Nueva York con gastos de un billón de dólares que la pueda debilitar económicamente.

Por eso estamos cabildeando fuertemente con los legisladores en Albany para que eviten que esa calamidad.

Los objetivos de las reducciones en el presupuesto del gobernador son la Universidad de la Ciudad de Nueva York (CUNY) y el sistema de hospitales públicos de la Ciudad de Nueva York (NYC Health + Hospitals). Estos cortes impactarán mayormente a las comunidades pobres, minoritarias e inmigrantes.

Nuestro sindicato está batallando por la propuesta de reducción de fondos para CUNY de $485 millones con una campaña para presionar al gobernador que pare su propuesta que puede debilitar a CUNY, y también para que apoye las negociaciones del contracto por más de 10 mil de nuestros miembros trabajando para CUNY. Dichos trabajadores ya han laborado sin aumentos salariales por más de seis años y medio.

A consecuencia de los cortes en fondos que han recibido desde la “gran recesión,” CUNY ha aumentado la matrícula para los estudiantes, eliminado cursos, despedido profesores y ha reducido  servicios estudiantiles.

Con respeto a NYC Health + Hospitals, el Gob. Cuomo quiere transferir más de $476 millones en gastos para Medicaid a la ciudad. Algo que empeoraría la crisis fiscal que incluye un déficit de $500 millones.

Dichos hospitales atienden al 60% de los pacientes indigentes y sin seguro médico en el estado. Sin embargo, nada más reciben 3% de los $3.5 billones que el estado proporciona cada año por la caridad de esos pacientes. Para aliviar esa crisis, hay que cambiar la forma de proporcionar los fondos para Medicaid que recibe el sistema.

Nuestros miembros son parte de dicho sistema y participan en el cumplimiento de su misión de proveerle servicios de salud a mas de 1.4 millones de pacientes anualmente, entre ellos los más necesitados.

Me preocupa que los propuestos cortes ponga en peligro esa misión, así como la de CUNY, la cual es educar y preparar a nuestros jóvenes para los empleos que los permiten alcanzar una vida económica más cómoda.

Haremos lo posible para que el presupuesto estatal aprobado por la legislación contenga los fondos necesarios para que esas dos instituciones continúen cumpliendo con sus compromisos.

-Henry Garrido es el director ejecutivo de DC37