Visita de Obama a Cuba iniciaría período de distensión con antiguo “enemigo”

Ambos países afrontan un largo camino para vencer desconfianza mutua

Visita de Obama a Cuba iniciaría período de distensión con antiguo “enemigo”
Foto: EFE

LA HABANA.- El presidente de EEUU, Barack Obama, iniciará este domingo una histórica visita de tres días a Cuba con el objetivo de reducir el abismo político que, en el marco de la “Guerra Fría”, mantuvo con su antiguo “enemigo”, aunque se esperan pocos avances en espinosos asuntos como los derechos humanos.

Obama llegará por la tarde acompañado de su familia y se reunirá primero con personal de la embajada de Estados Unidos en La Habana, reabierta en julio del año pasado tras más de medio siglo de ruptura diplomática.

También hará un recorrido a pie por las calles de La Habana Vieja, cuyas estructuras coloniales ostentan rótulos de bienvenida con imágenes de Obama y el gobernante cubano, Raúl Castro, y se reunirá con líderes de la Iglesia Católica.

Optimismo cauteloso

Baste un paseo por las calles del centro de la ciudad para palpar el entusiasmo de los habaneros por la llegada de Obama, al elogiar la apuesta del mandatario estadounidense por un nuevo rumbo en las relaciones bilaterales.

“Yo creo que la visita nos va a traer cosas buenas a nosotros, pero también a los cubanos allá (en EEUU). Por algún lugar se tiene que comenzar”, dijo Aníbal García, mientras hacía cola para comprar un helado en un parque.

Los cubanos, en general, han aplaudido las medidas emprendidas por Obama como parte del deshielo entre ambas naciones, incluyendo la reapertura de las embajadas, una mayor flexibilización de los viajes y remesas, y acuerdos en las áreas de comercio, aviación, telecomunicaciones, cooperación policial y protección ambiental, así como el restablecimiento del correo directo.

Reclamos mutuos

Se prevé que durante su encuentro bilateral de mañana lunes, Obama y Castro evalúen los avances y retos hacia la normalización plena de las relaciones bilaterales, conscientes de los reclamos y recelos mutuos que dificultan esa marcha.

Entre los temas más espinosos permanecen, del lado cubano, la exigencia del levantamiento del embargo y la devolución de Guantánamo, y el respaldo de EEUU a grupos disidentes.

Del lado estadounidense, las autoridades de la Administración han dejado en claro que Obama volverá a hacer énfasis en una mayor apertura política en la isla, el cese de la represión de disidentes, y el respeto a los derechos humanos.

Miembros del grupo disidente “Damas de Blanco” se reúnen cada domingo para llamar la atención sobre la situación de derechos humanos en la isla, pero no está claro si podrán hacerlo hoy debido al aumento de la vigilancia policial por la visita de Obama.

Berta Soler, integrante del grupo, ha dicho a la prensa que en Cuba “nada ha cambiado” y que el gobierno cubano continúa la represión contra la disidencia interna.

Ya antes de la visita de Obama, las autoridades cubanas reiteraron su “compromiso incondicional” con sus “ideales revolucionarios”, dejando constancia del tortuoso camino hacia la normalización plena.

Funcionarios de la Administración Obama, como la asesora de Seguridad Nacional, Susan Rice, no se hacen ilusiones de que el progreso y los cambios democráticos que desean ver en Cuba ocurrirán “de la noche a la mañana” –o antes de que Obama termine su mandato en enero de 2017- pero sí apuestan a que un aumento de las inversiones, el comercio y el turismo ayuden a ampliar las oportunidades económicas y el estándar de vida para el pueblo cubano.

Agenda oficial de Obama en La Habana

Domingo — Llegada en Air Force One, encuentro con personal de la embajada de EEUU, y recorrido por La Habana Vieja.

Lunes — Ofrenda floral en el monumento a José Martí, ceremonia de bienvenida y foto protocolaria con el gobernante Raúl Castro en el Palacio de la Revolución, y reunión bilateral en privado, primero con Castro y después otra más amplia con miembros de ambos gobiernos.
Obama y Castro también ofrecerán declaraciones a la prensa después del encuentro bilateral.
Obama visitará La Cervecería del Puerto, donde ofrecerá un discurso y sostendrá una reunión con líderes empresariales de EEUU y Cuba.
Obama concluirá la jornada junto con la primera dama, Michelle Obama, en una cena estatal en el Palacio de la Revolución.

Martes — Discurso dirigido al pueblo cubano desde el Gran Teatro de la Habana Alicia Alonso, reunión con líderes de la sociedad civil y con disidentes, y visita al Estadio Latinoamericano para presenciar un partido de béisbol entre los Tampa Bay Rays y el equipo nacional cubano.
En horas de la tarde, Obama y su familia emprenderá la siguiente etapa de su gira a Buenos Aires, Argentina.