‘Carwasheros’ sindicalizados llegan a Albany para exigir $15 por hora

Los lavadores de carros también le piden a la Legislatura y a las autoridades laborales que garanticen mejores tratos en sus sitios de trabajo
‘Carwasheros’ sindicalizados llegan a Albany para exigir $15 por hora

Decenas de empleados que trabajan como lavadores de carros en el estado de Nueva York se concentraron en Albany para exigir mejores condiciones salariales.

Los trabajadores, en su mayoría hispanos y miembros de otras minorías, se sumaron a la campaña de varias organizaciones del estado que piden que el salario mínimo se incremente a $15 la hora.

Los lavadores de carros también le piden a la Legislatura y a las autoridades laborales que garanticen mejores tratos en sus sitios de trabajo y el cese de abusos y explotación del que muchos de ellos son objeto.

En horas de la tarde los trabajadores realizaron otra concentración en el autoservicio Hi-Tek de Elmhurst, Queens, que forma parte de la unión sindical

Activistas y 'carwasheros' llegaron a Albany. Suministrada
Activistas y ‘carwasheros’ llegaron a Albany. Suministrada

Stuart Appelbaum, presidente del Sindicato RWDSU (Retail Wholesale and Department Store Union), explicó que gracias a que varios de los trabajadores se han organizado en sindicatos, ahora cuentan cor mayor respaldo en la lucha por la reivindicación de sus derechos.

“La mayoría de ellos no tiene documentos y esa es una oportunidad para que los patronos los exploten. Pero cuando los trabajores se unen, sin importar su estatus ni nada, tienen más protección y lo que queremos es enviar un mensaje para que los trabajadores, así sean indocumentados, se organicen en uniones”, dijo.

“Aquí hay más o menos 5,000 trabajadores y muchos de ellos no solo reciben menos del salario minimo, sino que además no tienen beneficios, ni tiempo libre ni el respeto que se merecen y mucho menos horas extra. Queremos cambiar eso”, agregó el líder sindical.

Asimismo, el vicepresidente de la organización sindical AFL-CIO, Tefere Gebre, comentó que aunque sabe que la batalla por el aumento del salario mínimo no va a ser fácil, siente que es el momento ideal para conseguir su objetivo.

“No importa de que color sean, ni quienes son, ni cuál es el estatus. La cuestión aquí es que los trabajadores han sido ignorados y sabemos que como trabajadores siempre hemos tenido batallas difíciles, pero en este país hemos tenido luchas más fuertes que esta de los 15 dólares”.

Alberto Martínez, uno de los empleados del lavadero de carros Hi Tek, de los primeros autoservicios que se organizó en un sindicato, explicó que tras sumarse a la union sindical él y sus compañeros ya son respetados.
“Antes de tener la unión nos miraban como si fuéramos nada. Hoy que formamos parte del sindicato nos respetan y es muy importante saber que tenemos alguien ahí que nos defienda y que nos apoye”, comentó el inmigrante mexicano, quien tiene cinco años trabajando en esa compañía.

“Hoy ya no existe la amenaza de decir ‘házme esto o te vas’. Ahora ganamos respeto y ahora lo que sigue es mejorar nuestros contratos, tener 10 días de vacaciones en vez de cinco, tener un salario mínimo más alto y tener una vida mejor”, concluyó Martínez.

La campaña de los lavadores de carros es un esfuerzo promovido por la organización Se hace camino Nueva York, New York Communities for Change y el sindicato RWDSU.