Disminuyen homicidios entre afroamericanos y latinos en EEUU

De acuerdo a un estudio realizado entre entre 1990 y 2010; los autores señalan que resultados contradicen argumentos de Trump de que los inmigrantes incrementan la criminalidad en EEUU
Disminuyen homicidios entre afroamericanos y latinos en EEUU
Foto: EFE

WASHINGTON.- Las tasas de homicidios entre afroamericanos y latinos registraron una caída drástica entre 1990 y 2010, en comparación con la de los blancos, según un informe publicado este jueves en la revista “American Sociological Review”.

El estudio, según sus autores, contradice el consabido argumento del magnate empresarial, Donald Trump, y grupos conservadores afines, de que los inmigrantes incrementan la criminalidad en Estados Unidos.

El informe brindó buenas noticias para ambas minorías, pese a que éstas, irónicamente, también sufren las consecuencias del encarcelamiento masivo de forma desproporcionada.

Se trata del primer estudio que demuestra las tendencias en las tasas de homicidio para los blancos, afroamericanos e hispanos entre 1990 y 2010 en EEUU, y es el primero en demostrar las brechas raciales y étnicas en esas tasas.

Según el documento, durante ese período, la brecha de homicidios entre afroamericanos y blancos bajó en un 40%, la brecha de homicidios entre latinos y blancos se redujo en  un 55%, y la brecha entre negros y latinos bajó en un 35%.

El principal autor del estudio y sociólogo de la Universidad Purdue, Michael T. Light, explicó que el documento augura aporta “buenas noticias” porque las brechas que existía en las tasas de homicidios de blancos y las principales minorías del país prácticamente se han cerrado.

Aún con ese logro, “todavía persiste una brecha que  no podemos ignorar… queda mucho por hacer”, para que continúe la reducción en las tasas de homicidios en todos los grupos demográficos, según Light.

Uno de los factores que contribuyeron a la nueva tendencia tiene que ver con una reducción en las “desventajas estructurales” en EEUU, como son la pobreza, la segregación y el desempleo, explicó el experto.

El estudio analizó las tasas de homicidio en las 131 áreas metropolitanas más grandes de Estados Unidos, poniendo énfasis en las tasas registradas entre los blancos, negros e hispanos.

A nivel nacional, la tasa de homicidios entre los blancos bajó de 4,8 por cada 100,000 en 1990 a 3,1 por cada 100,000 en 2010, es decir, una reducción del 35%.

Entre los afroamericanos, la tasa de homicidios bajó de 33,9 por cada 100,000 en 1990 a 20,5 por cada 100,000 en 2010, para un declive del 40%.

Mientras tanto, la tasa de homicidio entre los hispanos durante ese período bajó de 12,4 por cada 100,000 a 6,6 por cada 100,000, respectivamente, o una baja del 47%.

Jeffery T. Ulmer, coautor del informe y profesor de Sociología de la Universidad Penn State, consideró que la idea de Trump de que los inmigrantes aumentan la criminalidad en EEUU no tiene fundamento y su estudio lo comprueba.

“Me gustaría que la gente deje de argumentar que los inmigrantes, en particular los hispanos, producen más crímenes o que la inmigración es motor de la criminalidad. No lo es y nuestro informe es el más reciente en determinarlo”, explicó Ulmer.

Es más, el informe viene a corrobar lo que otros estudios han indicado en años anteriores: los inmigrantes que emprenden rumbo a EEUU lo hacen en busca de mejores oportunidades de superación personal y para ayudar a sus familias.

No son personas con tendencias a “cometer crímenes violentos”, dijo Light, quien destacó las fuertes conexiones que desarrollan los inmigrantes, en particular los de raza afroamericana, con las instituciones comunitarias.

El estudio reconoció que existen brechas raciales en lo que se refiere a la distribución de la riqueza y las oportunidades sociales y económicas en EEUU pero, según los autores, no está claro que eso guarde conexión con las diferencias en las tasas de homicidio, aunque sí recomendaron mayores inversiones sociales para reducir más la brecha racial en la tasa de criminalidad.

En general, nuestros resultados sugieren que las políticas deberían centrarse en mejorar las condiciones en las comunidades minoritarias, a través de medidas como inversiones económicas e igualdad en la vivienda, inversión en la educación, tratamiento de drogadicción, y capacitación laboral”, dijo Light.