Nunca digas no puedo

Cada vez que escuches esa voz interna diciéndote “no puedes”, ríete y convéncete a ti mismo que naciste para triunfar
Nunca digas no puedo
Es tan simple como cambiar el “switch” y verás como tu vida puede cambiar- y para bien./Shutterstock

En ocasiones pareciera que somos nuestros peores enemigos. Nos imponemos límites y obstáculos que solo nosotros podemos ver y que afortunada o desafortunadamente, solo nosotros podemos eliminar.

Es cierto que existen épocas en nuestras vidas cuando sentimos que nada esta yendo bien y que  pareciera que nos persigue la ‘mala suerte’. Pues amigos míos, es tan simple como pasar el “switch” y verás como tu vida puede cambiar- y para bien.

Hace aproximadamente dos años tuve el placer de conocer a Aida, una muchacha  llena de sueños frustrados. Ella quería ser periodista y había hecho lo correcto para comenzar en su carrera, pues hasta se había graduado de la universidad con altas calificaciones. Al recibir su diploma, empezó a buscar trabajo en su profesión y no encontró oportunidades.

El tiempo pasó y cuando hablamos ella estaba trabajando en una tienda de ropa. A pesar de disfrutar mucho su trabajo en el mundo de la moda, no era feliz. Aida aceptaba la realidad que solo ella se había creído: nunca llegaría a ser la escritora que tanto había soñado. A pesar de su juventud, se había resignado a dejar a un lado el sueño por el cual tanto había trabajado.

Después de una linda amistad, pude ser testigo de cómo poco a poco Aida comenzó a luchar por sus sueños de nuevo. Dejó de escuchar a las personas que le decían ‘ es difícil’ o ‘nunca lo lograrás’ y empezó a escuchar su corazón. Ya las conversaciones que teníamos eran acerca de cómo ella se imaginaba trabajando para una publicación y no acerca de su frustración. En ese momento pensé: si ella lo puede creer, estoy segura que ocurrirá.

Luego de tocar muchas puertas, de oír muchos ‘no’ y de seguir con su cabeza en alto y sus metas claras, Aida consiguió un trabajo en Nueva York trabajando como escritora. De hecho, esta semana es su primer día en su nuevo empleo; lo más increíble del caso es que es el trabajo que siempre soñó.

Cuando soy testigo de este tipo de historias, me parece sumamente importante compartirlas. Seguramente más de una persona en casa está en esa misma situación, pensando que todas las puertas se  cerraron, sin ver una salida. Nadie dice que es fácil conseguir todo lo que anhelamos en esta vida, sin embargo y lo que si es cierto es que podemos y nacimos para conseguirlo.

Cada vez que lleguen a ti pensamientos negativos, cada vez que escuches esa voz interna diciéndote “no puedes”,  ríete y convéncete a ti mismo que naciste para triunfar y para ser todo lo que haz soñado.

Aprovecho para felicitar a Aida, en su nueva aventura por la vida.

Carolina Sarassa

@CarolinaSarassa

www.CarolinaSarassa.com