Priscilla Garcés: “La educación compensa cualquier condición física”

La ceguera de Priscilla Garcés no le impidió destacar en sus estudios y convertirse en un ejemplo de superación para otros inmigrantes
Priscilla Garcés: “La educación compensa cualquier condición física”
Priscilla Garcés entiende que es necesario el compromiso de la familia de trabajar en equipo para que sus hijos logren sus metas.
Foto: Elena Torres / El Diario

La discapacidad visual con que nació Priscilla Garcés no ha sido una limitación para superarse y triunfar.

Garcés, una ecuatoriana de 28 años, nació con retinopatía, una condición médica que se desarrolla en niños que nacen prematuramente y que conlleva problemas visuales graves y ceguera.

Devastados por la noticia, sus padres –Homero y María Garcés– tomaron la difícil decisión de emigrar a los Estados Unidos cuando ella apenas tenía tres meses.

A los tres años empezó a ser educada con el sistema de lectura y escritura táctil Braille, para personas ciegas. La joven nunca asistió a escuelas especiales y su educación primaria y secundaria fue en escuelas públicas de Nueva Jersey. Tras graduarse con honores en 2005, se inscribió en la Universidad Seton Hall donde realizó una licenciatura en Relaciones Internacionales y Diplomacia con una concentración en español.

“Recibir educación me ha costado mucho sacrificio… no solo a mí, también a toda mi familia”, manifiesta Garcés. “Pero la educación compensa cualquier condición física que puedas tener”.

Para ella, existe una necesidad de crear recursos que eliminen las barreras del aprendizaje y motiven a los hispanos a educarse.

Por esa razón inició un Máster en Liderazgo no lucrativo en Fordham University, donde va adquirir conocimientos para gestionar y dirigir las organizaciones sin fines de lucro de manera eficiente y con éxito.

“No hay excusas para no recibir educación, hay organizaciones que pueden ayudar, si necesitan endeudarse para educarse, háganlo, que la educación se lo va a recompensar”, dice Garcés.

Precisamente, la maestría de Fordham es un programa único que plantea, a los profesionales que trabajan en el sector de las organizaciones no lucrativas, el desafío de mejorar la sociedad.

Loading the player...

Liderazgo

La joven ecuatoriana ha trabajado para la ONU, donde tuvo la oportunidad de interactuar con grandes líderes y personalidades. Recuerda en especial el día en que conoció a la ex presidenta chilena Michelle Bachelet, quién emocionada compartió con ella lo feliz y admirada que se sentía de verla ser un ejemplo de fortaleza y superación a pesar de su condición. Una discapacidad que para ella a veces ni existe.

“Muchas veces olvido que tengo una condición especial, no pienso en eso”, indica.

Apoyo paterno

Garcés recuerda que su mayor limitación siempre ha sido conseguir a tiempo sus libros de texto en el formato Braille, una situación que obligaba a su madre, cuando llegaba del trabajo, a amanecer estudiando con ella.

Sacrificios como esos le hacen reconocer que sus padres son los grandes responsables de lo que ha logrado el día de hoy. Todos los éxitos que ha alcanzado y la forma en que ha enfrentado la vida tienen que ver directamente con la forma en que ellos han manejado su condición.

La familia es un equipo, es mi soporte”, señala Garcés. “Uno no puede apoyarse solo, tiene que ser en equipo… y mi equipo es mi familia”.

Pero reconoce que los padres no pueden salir solos adelante, si no que necesitan el apoyo de un equipo de personas, por eso recomienda a quienes tienen hijos con condiciones especiales buscar una de las tantas instituciones que ofrecen este tipo de ayudas.

“Lo más importante que deben hacer es buscar los recursos para que sus niños reciban educación”, afirma.

Para su hermano Nicolás, de 25 años, ella es un ejemplo de que no existen limitaciones, ni excusas cuando se trata de prepararse y triunfar.

Y ese sentimiento que ha inspirado en su hermano es lo que ella quiere transmitir a la comunidad hispana. “Me gustaría que los demás aprendan de mí, que cuando se sientan mal porque no tienen los recursos o se sientan deprimidos no se den por vencidos… que si no saben hacer algo y quieren aprender que busquen ayuda”.

Cuando se le pregunta acerca de las oportunidades laborales para las personas con su condición, Garcés manifiesta que en muchas ocasiones es difícil encontrar un trabajo: “Los empleadores piensan que las condiciones que necesita una persona como yo le pueden costar mucho dinero a la empresa y no es así”.

Le preocupan los hispanos

A Garcés, quien ha sido embajadora de la Federación Nacional de Ciegos durante 11 años y trabajaba como intérprete legal del estado de Nueva Jersey, le preocupa que los hispanos no estén lo suficientemente preparados para enfrentar los desafíos del mercado laboral.

Su sueño es crear una fundación para ayudar a personas con discapacidad, cambiar vidas. Ella quiere enseñarles el uso de la tecnología especialmente a los inmigrantes. Y es natural que la tecnología sea vista como un puente de superación personal, porque para su educación ha jugado un papel fundamental.

Gracias a la aplicación “Voice Over” ella puede usar sus redes sociales, su teléfono inteligente, computadora y hasta tener muchos de sus libros en formato digital. Aunque manifiesta que la mayoría de las veces la tecnología no está diseñada pensando en las necesidades de las minorías.

“Tener el apoyo y las herramientas adecuadas y apostar por la innovación son clave para el empoderamiento”, enfatiza.

La maestría

Patrocinada por la Graduate School of Social Service y la Gabelli School of Business, el Centro Fordham para Líderes sin Fines de Lucro ofrece la maestría en Liderazgo no Lucrativo, con una duración de un año y cursando 30 créditos, destinada a inspirar a quienes están comprometidos con el cambio social. Les da a los estudiantes los conocimientos esenciales y las habilidad de pensamiento crítico necesarias para manejar de forma exitosa organizaciones sin fines lucrativos. Sus estudiantes, muchos de los cuales trabajan en ese sector, encuentran invaluable el conocimiento adquirido en la escuela para ayudarlos a lanzar sus propias iniciativas de justicia social y lograr sus sueños de ayudar a otros. Para mayor información sobre la maestría, envíe un correo electrónico a nonprofits@fordham.edu o llame al (212) 636-6676.