El K2 sigue su avance mortal en NYC

Desde enero del 2015, esta droga ha llevado a más de 6,000 neoyorquinos al hospital y ha matado a 2 personas
El K2 sigue su avance mortal en NYC
La droga que está empaquetada y conocida entre otros nombres como K2, se comercializa en las bodegas a un precio promedio de $2 o $5 por paquete.
Foto: Getty Images

Hace tres semanas, Anabella vivió uno de los momentos más temerosos de toda su vida. Era medianoche y su hijo mayor no aparecía por ninguna parte. Había salido del trabajo a las 5 y no respondía el celular. “Estaba nerviosa porque él ya se ha metido en problemas antes, pero últimamente parecía estar tranquilo”, dijo la atribulada madre, de 45 años, quien apenas unos minutos después de que su reloj marcara las 12, recibió una llamada de un amigo de su hijo que la hizo salir disparada de su casa.

“El chamaquito me dijo que J.J. estaba como loco, dando gritos en su apartamento y saltando de un lado para otro sin control. Cuando llegué lo habían logrado controlar un poco, pero estaba casi en cueros (desnudo) y con la respiración entrecortada”, recuerda la dominicana, quien al ver a su hijo agitado y con la mirada en otro mundo, lo llevó al hospital, donde lograron salvarle la vida.

Anabella luego se enteró por los amigos de su hijo de 19 años, que su reacción era producto del K2, una droga conocida como marihuana sintética, fabricada con químicos, que se popularizó en Nueva York el año pasado cuando era fácil adquirirla incluso en muchas bodegas de la ciudad.

El de su hijo es solo uno de los más de 6,000 casos de neoyorquinos que han terminado en el hospital desde el 2015, a causa del consumo de K2. Dos personas con sobredosis no tuvieron la misma suerte y perdieron la vida, según los estudios del Departamento de Salud de Nueva York, que le pide a los habitantes de la Gran Manzana que entienda la peligrosidad de esa droga.

Es tal el impacto que ha causado la presencia del K2 en la Gran Manzana, que el alcalde Bill de Blasio firmó 3 leyes en octubre pasado para evitar que se comercialice de manera libre y de paso creó programas de ayuda para quienes caen en las garras del peligroso alcaloide.

“El K2 es un veneno que amenaza la seguridad y la salud pública”, aseguró el mandatario, quien ha asumido este tema con mucho compromiso para evitar que jóvenes y adolescentes terminen atrapados.

Pero a pesar de la aprobación de las nuevas leyes, y aunque se no se dieron cifras específicas, la Alcaldía indicó que todavía siguen registrándose casos de bodegueros, sobre todo en barrios hispanos, que siguen vendiendo el K2. Además, las nuevas medias tampoco han logrado frenar en su totalidad los casos de personas que ingresan a las salas de emergencia.

Advierten sobre los riesgos

“El Departamento de Salud le pide a los neoyorquinos que no se dejen engañar creyendo que los canabinoides sintéticos (K2) son inofensivos. Los riesgos para la salud y las consecuencias del K2 son impredecibles y peligrosos”, aseguró esa oficina, a través de un comunicado.

Las investigaciones de la Ciudad demuestran que el 90% de los pacientes que llegan a unidades de emergencia por consumo de K2  son hombres, y el 99% son mayores de 18 años.

Quienes la comercializan la ofrecen como un tipo de droga menos letal, pero no solo no tiene nada que ver con la marihuana, pues no es natural, sino que además, dependiendo que los ingredientes con la que la fabrican, los daños y efectos en cada persona varían y pueden ocasionar hasta la muerte.

El año pasado el NYPD arrestó a 10 vendedores con productos de K2 avaluados en unos $17,5 millones.

La droga se conoce en las calles con estos nombres: Spice, Green Giant, Scooby Snax, Black Mamba, Crazy Monkey, Crazy Clown, Dead Man Walking, Funky Monkey, Sexy Monkey, SinX, TenX, Twilight, 3X, Bliss, Bombay Blue, Fake Weed, Genie, Zohai, Mr. Nice Guy, entre otros.

Ayuda para consumidores de K2:

  • Las personas que deseen recibir ayuda, al igual que las familias pueden llamar a la línea Ayúdese del Departamento de Salud de la ciudad, 1-(877) 2983378.
  • También pueden solicitar información y ayuda en la línea (212-POISONS) (212-764-7667).
  • Si quiere educarse más sobre esta droga, el Departamento de Salud tiene disponible un cuadernillo en la página http://www1.nyc.gov/site/doh/health/health-topics/k2.page