Mujeres Destacadas 2016: Yolanda Vásquez

Reportera | Telemundo 47
Mujeres Destacadas 2016: Yolanda Vásquez
Yolanda Vasquez

Hay historias que se meten debajo de la piel de Yolanda Vásquez, reportera del Noticiero Telemundo 47. Algunas la hacen llorar y otras le dejan una dulce sonrisa en el rostro.

Y es que para esta periodista colombiana, no hay reportaje que valga si no es capaz de sentir la historia como propia.

Durante sus 25 años de carrera en el periodismo, ella ha trabajado duro para ser la voz de millones de hispanos que no tienen las herramientas para defender sus derechos.

“Mi sueño es siempre poder ayudar a la gente”, dice la dos veces ganadora de premios Emmy (2014 y 2015) por sus coberturas para la estación Telemundo 47 New York/ WNJU.

Vásquez se graduó en la Fundación Universitaria INPAHU de Bogotá, Colombia. En 1999, tras casarse y establecerse en Estados Unidos, trabajó como corresponsal para medios de su país, así como en estaciones de televisión de Nueva York, Chicago y Texas.

Pero no fue hasta 2002, cuando comenzó a trabajar a destajo en Telemundo, que la fama la catapultó hasta ser esa invitada de honor en millones de hogares hispanos que sintonizan el Noticiero Telemundo 47.

“Al personalizar cada historia, la gente se siente identificada contigo”, explica de esa “relación íntima” que crea con sus entrevistados y su público. “Si le das ese matiz, siempre hay un click con la gente, porque la gente se identifica”, agrega quien siempre consigue la parte más humana de cualquier tema.

“Sueño con encontrar una historia que me haga feliz y con la que la gente sienta que nosotros como Telemundo 47 estamos allí para ellos”.

Una realidad que activa esa vocación de servicio de la que habla con tanto orgullo es la de los indocumentados. “Ellos están muy indefensos”, dice quien también es madre de una adolescente de 16 años y de un varoncito que viene en camino.

“Tenemos muchos privilegios que no valoramos, y la gente que tiene que luchar todos los días, valora por lo menos una voz de aliento”, puntualiza con el mismo fervor de esa niña que escribía artículos para el periódico Mural y quien, por hablar mucho, convenció a sus padres de que el periodismo –y no la medicina– era la profesión a su medida.