Cerca de 400,000 niños hispanos no fueron contados en el Censo de 2010, dice informe

Los resultados del Censo determinan el desembolso de fondos federales para programas de todo tipo, pero ¿Cómo ayudar a los niños hispanos si no se sabe cuántos son y dónde están?
Cerca de 400,000 niños hispanos no fueron contados en el Censo de 2010, dice informe
Foto: Araceli Martínez / La Opinión

WASHINGTON.- Cerca de 400,000 bebés y niños latinos hasta los cuatro años de edad fueron omitidos del Censo de 2010, la mayoría de  ellos en diez estados,  incluyendo California,  y esa “invisibilidad” termina afectando cuánta ayuda social y representación política reciben sus familias, según un informe divulgado este martes.

El análisis del Fondo Educativo de la Asociación Nacional de Funcionarios Latinos Elegidos (NALEO) y el Child Trends Hispanic Institute indicó que la tasa neta del “conteo a la baja” (“undercount”) fue del 37% entre niños de cero a cuatro años de edad, pese a que los niños hispanos conforman el 26% de ese grupo infantil.

invisibleonesinfographic-2

 

//platform.twitter.com/widgets.js

“Para responder al problema del bajo conteo de los niños, necesitamos realizar investigaciones ahora, porque se nos está acabando el tiempo. El Censo de 2020 ya comenzó”, advirtió en rueda de prensa Arturo Vargas, director ejecutivo de NALEO.

20160426_103700

Según el informe, el conteo a la baja es la diferencia entre el número real obtenido por la Oficina del Censo y los estimados poblacionales de la agencia federal.

En general, la tasa de omisión para todos los niños hispanos fue del 7,1% en comparación con el 4,3% para el resto de los niños, según el informe divulgado en el Capitolio.

Cerca del 90% del problema del bajo conteo poblacional entre los niños hispanos se produjo en diez estados, y en ciertos condados de esos estados. Solo cinco estados, California, Texas, Florida, Arizona y Nuevo México, conformaron el 72% de todos los niños omitidos en el censo.

Undercount map graphic 4.26 300dpi

 

En California, el 79% de los niños no incluidos en la contabilización nacional de 2010 se concentró en ocho de sus condados más grandes, y tan solo en el condado de Los Angeles, la tasa fue del 42%.

En Nueva York,  el 93% de los niños omitidos por los demógrafos se concentró en cuatro de los condados más grandes del estado.

Mientras, en Arizona, el 85% del número neto de niños excluídos se concentró en el Condado de Maricopa, que incluye el área capitalina de Phoenix.

En Texas, el problema del conteo erróneo se distribuyó de forma más amplia, de manera que sólo el 41% ocurrió en sus condados más grandes, especialmente en la frontera.

EstadosBajoConteo

Aunque los expertos admitieron que es difícil saber a ciencia cierta por qué estos niños fueron omitidos en 2010, sí apuntan a diversos factores que agravan el problema:  los latinos tienden a vivir en viviendas de alquiler,  o agrupados en múltiples generaciones;  realizan mudanzas frecuentes, y viven en hogares mixtos.

También hay evidencias de que los adultos latinos, más que los de otras etnias, tienden a creer que los niños no necesitan ser incluidos en los formularios del censo, lo que refleja su escaso entendimiento de la importancia del conteo.

¿Por qué importa?

El informe explicó que, pese a los esfuerzos y recursos que invierte la Oficina del Censo en el censo que realiza cada diez años, siempre hay personas que no son contadas.

Los resultados del Censo, que el gobierno realiza cada diez años desde 1790, ayudan a determinar el desembolso de más de $400,000 millones para los programas administrados por los gobiernos locales y estatales, además de que ayuda en la demarcación de nuevos distritos electorales.

Por ello, los lugares donde ocurren esas omisiones, o conteo impreciso de la población,  sufren de inmediato las secuelas del problema: no obtienen su debida representación política en todos los niveles del gobierno ni una distribución proporcional de fondos federales para todo tipo de programas sociales.

“Esto puede agravar las desigualdades existentes y poner en riesgo el compromiso de nuestro país con la justicia y la igualdad de oportunidades”, advirtió el informe conjunto.

El informe indicó que alrededor del 62% de los niños hispanos vive en hogares de bajos recursos, es decir con ingresos que son dos veces más bajos que la línea de la pobreza federal, que las autoridades usan para determinar la cantidad de asistencia económica –como cupones de alimentos, subsidios de vivienda y cobertura médica gratuita- que pueden obtener las familias pobres.

En la actualidad, la línea de pobreza federal para una familia de cuatro personas, incluyendo dos niños, es de $24,300.

Un conteo más preciso produciría una distribución de recursos “más equitativo” para los niños hispanos y sus familias, de acuerdo con sus números reales, según el documento.

El informe, repleto recomendaciones para mejorar la precisió del conteo nacional, quiere influir en las discusiones sobre la realización del Censo de 2020, tomando en cuenta que, en la actualidad, más del 24% de los niños menores de cinco años en Estados Unidos son de origen hispano, y esa cifra aumentará al 32% para el año 2050.

“La ventana de oportunidad para identificar por qué se omite a los niños hispanos  (del Censo) e implementar formas de reducir ese bajo conteo en el futuro se está cerrando rápidamente. Aunque el 2020 pareciera lejano, se tomarán decisiones importantes en los próximos dos años” que afectarán el censo decenial, afirmó el informe.