Bajan emergencias por uso de marihuana sintética en NY

Autoridades anuncian una drástica caída del 85% en el consumo de la peligrosa droga conocida popularmente como K2

Gracias a la aprobación de leyes más estrictas, a los esfuerzos policiales y a la implementación de campañas educativas y de concientización, la Gran Manzana experimentó una caída significativa del 85% en el número de visitas a las salas de emergencia debido al uso de la peligrosa droga sintética conocida como K2.

El anuncio lo hizo este martes la presidenta del Concejo Municipal de Nueva York, Melissa Mark-Viverito, durante una rueda de prensa en el Metropolitan Hospital Center, en el East Harlem, que se había convertido en uno de los epicentros de esta epidemia.

“En el Barrio vimos una proliferación de K2, una sustancia ilegal que ha causado mucho daño. Ya dijimos basta y trabajamos con la policía y el Departamento de Asuntos del Consumidor para que se lidiara con esta crisis en la calle 125”, dijo Mark-Viverito.

La funcionaria destacó que, aunque la venta de K2 ha sido ilegal en el estado de Nueva York por mucho tiempo, debido a vacíos legales los fabricantes cambiaban la composición química de la droga y la vendían a personas indigentes, jóvenes y a los neoyorquinos más vulnerables.

Según explicó Mark-Viverito, en julio del 2015, cuando la epidemia por el uso de la marihuana sintética alcanzó su punto más alto, agentes de la policía comenzaron a inspeccionar negocios y lograron incautar más de 10,000 paquetes de esta peligrosa sustancia en algunas tiendas, bodegas y en las calles.

Por otra parte, Mark-Viverito recordó que en octubre de 2015 el Concejo Municipal de Nueva York aprobó leyes más fuertes contra los fabricantes y vendedores de productos K2 en la Gran Manzana.

“Aprobamos una legislación para reforzar las penalidades por vender y fabricar productos de K2 en nuestra ciudad. Además hicimos una campaña pública para educar sobre los riesgos que esto tiene para la salud. Gracias a todos estos esfuerzos, las emergencias médicas relacionadas a K2 han bajado más del 85%”, agregó la concejal.

Aunque no se puede afirmar aún que la epidemia creada por esta droga en los barrios más pobres de la ciudad ha llegado a su fin, la comisionada de Salud de Nueva York, la doctora Mary T. Bassett, destacó que la reducción en las visitas a las salas de emergencia es significativa y real,  y dijo que las mismas habían pasado de 12,000 en julio de 2015 a 178 en marzo de este año.

“Los beneficiarios de esta reducción son los residentes de nuestros vecindarios pobres, los residentes de los albergues, las personas que viven con enfermedades mentales, quienes siguen siendo los más afectados por esta droga”, dijo Bassett.

Según explicaron las autoridades, la marihuana sintética se venía consumiendo sin control y en grandes cantidades en los vecindarios de East Harlem y Central Harlem. Lo más preocupante es que estos productos tienen gran popularidad entre los jóvenes, quienes se dejan engañar fácilmente creyendo que son inofensivos o parecidos a la marihuana natural, pero por el contrario, están fabricados con químicos que pueden causar graves daños a la salud e incluso la muerte.

“Sabemos que los riesgos y las consecuencias para la salud por el uso del K2 son impredecibles y peligrosos. Los componentes químicos varían en cada producto y sus efectos adversos son muy amplios”, dijo la doctora Herminia Palacio, vicealcaldesa de Salud y Servicios Humanos de Nueva York.

“El mensaje sigue siendo el mismo: no hay nada natural ni sano en la marihuana sintética y le pedimos a los neoyorquinos que nos ayuden a controlar la distribución de este peligroso químico”, agregó Palacio, quien exhortó a las personas a que denuncien la venta de K2 llamando al número 311.

La droga K2 también se conoce en las calles con estos nombres: Spice, Green Giant, Scooby Snax, Black Mamba, Crazy Monkey, Crazy Clown, Dead Man Walking, Funky Monkey, Sexy Monkey, SinX, TenX, Twilight, 3X, Bliss, Bombay Blue, Fake Weed, Genie, Zohai, Mr. Nice Guy, entre otros.

No se deje engañar

Las autoridades de Salud de la Gran Manzana le piden a los neoyorquinos que no se dejen engañar creyendo que la marihuana sintética es inofensiva. El contenido y composición química de la K2 cambian de un paquete a otro, sin importar que sean de la misma marca o que se hayan comprado en el mismo lugar.

Además, se cree que sus efectos pueden ser 10 veces más potentes y peligrosos que los de la marihuana natural, lo que aumenta la posibilidad de una intoxicación grave, con reacciones físicas y psicológicas altamente letales como convulsiones y una peligrosa subida de la presión arterial.

Psicológicamente hablando se trata de una droga muy potente que altera los niveles de conciencia y afecta las experiencias sensoriales de los consumidores quienes, muchas veces, reportan haber visto cosas que no existen, piensan que tienen poderes súper naturales o se sienten fuera de contacto con la realidad. Algunos se ponen paranoicos y piensan que la gente los está tratando de atacar, lo que los pone muy agitados y violentos.

Ayuda para consumidores de K2:

  • Las personas que deseen recibir ayuda, al igual que las familias pueden llamar a la línea Ayúdese del Departamento de Salud de la ciudad, 1-(877) 2983378.

  • También pueden solicitar información y ayuda en la línea (212-POISONS) (212-764-7667).

  • Si quiere educarse más sobre esta droga, el Departamento de Salud tiene disponible un cuadernillo en la página