Se declaran culpables por robar más de $1 millón en cupones de alimentos

Nueve empleados, de los once acusados, se declararon culpables
Se declaran culpables por robar más de $1 millón en cupones de alimentos
Preet Bharara condenó la estafa y el robo a los más necesitados.
Foto: Spencer Platt / Getty Images

Una supervisora de Recursos Humanos acusada, junto a otras 11 personas, de robar más de $1.8 millones en cupones de alimentos y asistencia pública se declaró culpable de estafar los programas de beneficiencia para los que trabajaba. Junto a ella, nueve cómplices, admitieron culpabilidad.

Cherrise Watson-Jackson se declaró culpable de un cargo de conspiración por cometer fraude postal y un cargo de conspiración para cometer fraude electrónico, cada uno de los cuales conlleva un máximo legal de 20 años de prisión.

La mujer de 45 años fue detenida, en diciembre del 2015, acusada de crear tarjetas electrónicas falsas para transferir beneficios económicos, mientras se desempeñaba como supervisora de la Administración de Recursos Humanos (HRA) de la ciudad.

 Watson-Jackson presentó su declaración este lunes ante el juez John G. Koeltl y se espera que sea sentenciada el 5 de agosto de este año.

El Fiscal Federal para el Distrito Sur de Nueva York, Preet Bharara, calificó como un abuso de poder la acción de la servidora pública. “ Una supervisora de la Administración de Recursos Humanos de Nueva York abusó de su posición oficial para defraudar los programas de beneficios públicos. Debido a sus crímenes, el dinero destinado a los necesitados fue a parar al bolsillo de los corruptos”.

HRA es una agencia de la Ciudad de Nueva York encargada de administrar varios programas de asistencia pública. Entre otras cosas, proporciona ayuda temporal a individuos y familias con necesidades de servicios sociales y económicos para ayudarles a alcanzar la autosuficiencia. Dentro de los servicios que administran, se encuentra el programa federal de Asistencia de Nutrición Suplementaria ( “SNAP”) conocido como “cupones de alimentos“.

La acusada comenzó a trabajar en el HRA, en 1993, y su último cargo fue como supervisora de un centro de trabajo en Queens. Parte de su trabajo era ser la supervisora de un equipo de inspectores que se encargaban de investigar las personas elegibles para la asistencia pública.

De acuerdo con la fiscalía, desde principios del 2012 hasta finales del 2013, Watson abusó de su posición para defraudar dos programas de asistencia pública: en el primero se realizaban transferencia electrónicas de beneficios (“EBT”) a fondos de los programas SNAP que erán utilizados por ella y sus cómplices. El segundo, consistió en el envío de cheques a sus coautores que se hacían pasar por propietarios de edificios de viviendas de alquiler.

Los cómplices del crimen son Maurice Cromwell, Isaac Allen, Corey Brock, Derrick Williams, Vernecka Petersen-Fowler, Kevin Williams, Jaron Annuziata, Beverly Franklin, Beverly Lord, Yesenia DePeña y Gerard Stokes.

Hasta la fecha, todos los acusados, con excepción de Lord, DePeña, y Stokes se han declarado culpables de participar en uno o ambos de los esquemas fraudulentos. La audiencia de sentencia está programada para los próximos meses.

LEE TAMBIÉN: Empleados municipales robaban cupones para revender Red Bull