Sanders gana primaria demócrata en West Virginia

West Virginia es uno de los estados más pobres de Estados Unidos

Bernie Sanders.
Bernie Sanders.
Foto: John Sommers II / Getty Images

WASHINGTON – El senador por Vermont Bernie Sanders se impuso el martes a su rival Hillary Clinton en las elecciones primarias del Partido Demócrata celebradas en el estado de West Virginia, según las proyecciones de los principales medios estadounidenses.

Sanders, autoproclamado socialista democrático, ganó en un estado de los más pobres de EEUU, mayoritariamente blanco y con fuerte dependencia de la decadente industria minera, y se llevará así la mayoría de los 29 delegados en juego, con lo que recortará distancias a Clinton en la carrera por la nominación demócrata.

El mismo martes, Clinton ganó en Nebraska en un triunfo símbolico ya que el partido había cambiado este año a un caucus, en el que ganó Sanders.

Trump imparable

En el lado republicano, el magnate inmobiliario Donald Trump se impuso en las elecciones primarias del Partido Republicano  celebradas en Nebraska y West Virginia, según las proyecciones de los principales medios del país.

Aunque Trump es el único candidato que sigue en liza en el bando conservador tras la retirada de todos sus rivales, había ciertas dudas sobre lo que podía ocurrir en Nebraska, ya que este era un estado a priori muy favorable a su exrival Ted Cruz, y los electores podían seguir votando por él.

De hecho, esta mañana, el senador por Texas sugirió la posibilidad de reanudar su campaña presidencial si ganaba en las elecciones primarias en Nebraska, después de dejar la carrera a la Casa Blanca la semana pasada tras una estrepitosa derrota en Indiana frente a Trump.

El multimillonario se convirtió en el candidato virtual del Partido Republicano para las elecciones presidenciales de noviembre en EE.UU. el pasado miércoles, cuando se retiró John Kasich, un día después de que Cruz hiciese lo mismo.

La nominación de facto de Trump no ha sentado bien entre todas las facciones de los republicanos, y varios cargos tanto electos como orgánicos, así como antiguas figuras destacadas de la formación han anunciado públicamente sus dudas con respecto al magnate e incluso han aseverado que no le apoyarán en noviembre.

Además de Nebraska, donde se llevará la totalidad de los 36 delegados en juego, los republicanos también votaron  en Virginia Occidental, una contienda que también ganó el neoyorquino.