Respaldo a trabajadores agrícolas

Durante mucho tiempo se les ha negado a los empleados del campo agremiarse

En el campo hay mucha injusticia laboral. Archivo
En el campo hay mucha injusticia laboral. Archivo
Foto: Getty Images

Cada vez más líderes y defensores de los trabajadores se unen a nuestra lucha por la igualdad de derechos para los trabajadores agrícolas.

En esta ocasión se nos une el gobernador de Nueva York, Andrew Cuomo, quien respaldó el derecho que tienen los trabajadores agrícolas de sindicalizarse.

A la vez que aplaudo y agradezco al gobernador Cuomo por este apoyo, hago un llamado a mis colegas en Albany, en especial a la bancada republicana, para que sea aprobada la Ley de Prácticas Laborales Justas de los Trabajadores Agrícolas (Farmworker’s Fair Labor Practices Act, S.1291), que estoy patrocinando.

Durante demasiado tiempo a los trabajadores agrícolas les han negado derechos básicos, incluyendo el derecho a agremiarse. Como ha ocurrido con generaciones de trabajadores de diferentes áreas, el derecho a agremiarse ayudará a los trabajadores agrícolas a luchar por mejores salarios y beneficios.

El trato a los trabajadores agrícolas es aborrecible e inaceptable, y yo, junto con la Federación Hispana, la Conferencia Católica de NYS, Ministros Migrantes Rurales, NYCLU, WJCNY, FoodChainWorker, LatinoJustice, RFK Center, FoodChainsFilm, UFCW, NYSUT, y muchos más, hemos abogado por ponerle fin a estas prácticas vergonzosas.

Mientras el NYCLU lucha en la corte por los derechos de estos trabajadores, yo voy a seguir luchando en el Senado para que sea aprobada la Ley de Prácticas Laborales Justas de los Trabajadores Agrícolas, a fin de que los trabajadores agrícolas reciban un trato justo bajo la ley.

Esta legislación dará protecciones a los trabajadores del campo a la par de muchos otros trabajadores en todo Nueva York. Este proyecto de ley establece un día de descanso semanal, compensación laboral, pago de horas extras, condiciones de trabajo sanitarias, seguro de desempleo, y el derecho a negociación colectiva para los trabajadores agrícolas.

De acuerdo con un informe de 2012 del Contralor Estatal de Nueva York, hay más de 36,000 granjas repartidas a lo largo de 62 condados de Nueva York, que producen más de $4,7 mil millones en productos.

Se calcula que esta ley, de ser aprobada, beneficiaría a unos 100,000 trabajadores.

Ahora tenemos 29 copatrocinadores del proyecto de ley, el cual fue aprobado por el Comité de Trabajo por una votación de 12-4, lo que muestra un importante apoyo bipartidista. Es hora de que los senadores republicanos presenten esta pieza legislativa en el piso del Senado.

Cada vez que llegan a nuestra mesa productos agrícolas hay que pensar que la gran mayoría de los trabajadores del campo siembran y cosechan estos productos sin las protecciones laborales básicas que merecen.

Adriano Espaillat es senador estatal de Nueva York