Cuba sabrosa y saludable

El chef Ronaldo trae los sabores de la isla pensando en el paladar y también en combatir la diabetes

El chef Ronaldo, quien se define como un “cubano- colombiano que baila salsa”, juntó el amor que tiene por la comida, la familia y la cultura latina para crear un libro que además de pensar en el buen sabor, piensa en la salud.

“En cada capítulo comparto las lecciones que aprendí de mi madre y padre. Este libro relata mi experiencia particular por medio de la comida”, comenta Ronaldo sobre su primera publicación,  Sabores de Cuba, Diabetes-Friendly Traditional and Nuevo Cubano Cuisine.

Reconectar a las personas con sus raíces latinas, ayudarlos a planificar sus comidas, a que vayan a los mercados a comprar verduras y frutas, “como se hacía antes”, enseñarles a los niños cómo es que se come, son los propósitos que el Chef Ronaldo dice tener con su libro de 100 recetas, que asegura está lleno de “comida sabrosa”, preparada de una manera sencilla.

“Sirve para que la gente coma bien saludable, para que cocinen como se hacía antes, como a mí me criaron”, dice sobre el libro que está aprobado por la Asociación Americanas de la Diabetes y está escrito en español e inglés. “Escribí a mi manera, como yo las entiendo (las recetas), para esas personas que no cocinan mucho. Si las haces como están escritas, palabra por palabra, te salen perfectas”.

El amor por lo cubano

En Sabores de Cuba el chef se da un paseo por las recetas más tradicionales de la isla donde nació su padre, ya que con ellas creció y aprendió a cocinar. Tras su llegada a Nueva Jersey, donde aún residen, su familia abrió el restaurante Martino’s Cuban Restaurant (Somerville), que ya tiene 24 años.

“Siempre estuve allí aprendiendo y le tomé amor a la cocina”, cuenta Ronaldo, quien además trabajó como cocinero cuando estuvo en la Marina, antes de estudiar en el  Institute of Culinary Education. “Allí aprendí todo lo demás, pero todavía estoy creciendo como chef”.

Las recetas de la ropa vieja, el picadillo  y el congrí están presentes en el libro, pero con menos calorías, ya que entre otros cambios, el chef sustituye la carne de res por la de pavo, el aceite de maíz por el de aguacate y hierve, asa u hornea, en lugar de freír.

“Este libro pone énfasis en hacer que los clásicos platos cubanos sean deliciosos y buenos para las personas con diabetes, además de infundir mi estilo personal de cocina a unos manjares saludables de la nueva cocina cubana”, agrega.

Lomo de Cerdo Adobado con Mojo

La receta clásica usa hombro de cerdo, pero yo uso pernil en esta versión, porque lo hace más saludable, sin perder el fabuloso sabor cubano que nos encanta. Puedo oír la voz de mi padre gritándome, “Oye, chico, ¿qué estás haciendo? ¿Cambiando el plato?” No estoy cambiando la esencia del plato;
simplemente estoy modificándola para que la gente pueda disfrutarlo de una manera más saludable.

Rinde: 5 porciones

Ingredientes:

2 naranjas, peladas y cortadas por la mitad

2 limones, pelados

1 cdta. de sal kosher

1/2 cdta. de pimienta negra gruesa

1/4 cdta. de comino

1/4 cdta. de ajo en polvo

2 cdas. de vinagre destilado

Hojas de 2 ramitos de tomillo fresco, descartar tallos

1 lomo de cerdo de 20 onzas

Aceite en aerosol

Preparación:

Calentar el horno a 400°F. Usar la licuadora para preparar el mojo. Poner las naranjas, limones, sal, pimienta, comino, ajo en polvo, vinagre y hojas de tomillo fresco en la licuadora. Prender y apagar cuatro veces, luego licuar 1 minuto. Guardar 4 onzas del mojo y colocar el resto del mojo en una bolsa de plástico con cierre.

Retirar la piel plateada del lomo. Meter el lomo a la bolsa de plástico con mojo. Adobar el cerdo por lo menos 20 minutos en el refrigerador. Retirar el lomo de la bolsa (y descartar el adobo en la bolsa).

Secarlo con una toalla de papel. Calentar una sartén para saltear que se pueda meter al horno a fuego medio, echarle aceite en aerosol y esperar 10 segundos para que el aceite alcance la temperatura necesaria. Dorar ambos lados del lomo en la sartén y luego colocar la sartén en el horno de 15-20 minutos. La temperatura interna del cerdo cocido debe llegar a 145ºF.

Retirar el cerdo del horno y ponerlo de lado unos minutos para que los jugos se redistribuyan. Echarle al cerdo un poco del mojo reservado y servir.

 

Ensalada Veraniega de Maíz y Durazno

Esta ensalada es un placer varaniego! Es buenísima. Cuando se doran los duraznos y el maíz, adquieren un sabor totalmente diferente. Prepárenese para una explosión de sabor.

Rinde: 6 porciones

Ingredientes:

5 duraznos maduros, lavados y cortados en cuatro

1/4 cdta. de extracto de vainilla

1/4 cdta. de nuez moscada molida

1/4 cdta. de canela molida

2 cdtas. de aceite, de aguacate, en partes

5 mazorcas de maíz o elote, peladas y lavadas

1 cebolla roja pequeña, pelada y en taja-das finas (aproximadamente 1 taza)

Aliño:

3 cdas. de yogur griego de sabor natural, descremado

1/2 cdta. de sal kosher 1 cdta. de pimienta negra gruesa

1 cdta. de semillas de hinojo

1/4 cdta. de comino

1 cdta. de cilantro molido

1 cda. de aceite de aguacate

2 cdas. de jugo de lima o limón verde

1 cda. de cilantro finamente picado

Preparación:

En una vasija grande, echar los duraznos, vainilla, nuez moscada, canela y 1 cdta. de aceite de aguacate, y mezclar delicadamente. 2. Calentar una sartén antiadherente mediana a fuego medio. Echar los duraznos a la sartén y dorarlos ligeramente por ambos lados. Pasarlos a una lata de hornear pequeña y refrigerar.

Meter el maíz en una olla con agua fría y hervir hasta que el maíz esté cocido, unos 10-15 minutos. Retirar del agua y cortar por la mitad. Calentar una olla antiadherente mediana a fuego medio y agregar 1 cdta. de aceite de aguacate. Esperar 10 segundos y echar el maíz. Dorar el maíz ligeramente por todas partes. Pasar el maíz a una lata de hornear pequeña y refrigerar.

Una vez que los duraznos y maíz se enfríen, sacar del refrigerador. Desgranar el maíz; echar en la vasija con los duraznos y agregar la cebolla. En otra vasija, echar los ingredientes del aliño. Batir hasta lograr una crema uniforme. Echar el aliño al maíz, duraznos, cebolla y mezclar delicadamente. Servir.