De Blasio tendrá que pasar una prueba para mantener control de escuelas

Aunque la Asamblea aprobó una extensión de tres años, la cámara alta tiene dudas sobre la extensión prolongada

Alcalde Bill De Blasio y la Canciller de Educacion Carmen Fariña se reunen el dia antes de ir a Albany para pedir que la ciudad tenga control de las escuelas.
Photo Credito Mariela Lombard/El Diario NY.
Alcalde Bill De Blasio y la Canciller de Educacion Carmen Fariña se reunen el dia antes de ir a Albany para pedir que la ciudad tenga control de las escuelas. Photo Credito Mariela Lombard/El Diario NY.
Foto: Mariela Lombard / El Diario

En el 2002 entró en vigor la ley de control de la alcaldía sobre las escuelas públicas de Nueva York, que permite tener mayor autonomía sobre los recursos y garantizar la estabilidad de los programas que se implementen, reduciendo trámites logísticos.

Y este jueves el alcalde Bill de Blasio estará en un audiencia ante el Senado estatal para convencerlos de extender por lo menos por tres años más su control sobre el sistema escolar de la Gran Manzana, algo que muchos califican como una prueba de fuego, no solo porque la mayoría de la cámara alta es republicana, sino porque hay oposición sobre otorgar una extensión prolongada.

Así lo dejó ver el senador José Peralta, miembro del Comité de Educación del Senado estatal, quien a pesar de mostrarase a favor de la ley de control, manifestó su reparo sobre el tiempo de extensión que el mandatario está solicitando.

Apoyo el control del alcalde en las escuelas públicas, pero considero que prolongar esa responsabilidad durante siete años es excesivo”, comentó el líder politico del condado de Queens, quien valoró los logros que el mandatario ha conseguido en el sistema educativo de la ciudad.

“Es evidente que esta medida implementada en el año 2002 está dando resultados positivos. No obstante, considero que lo correcto es ampliar ese control por un período inferior de tiempo, quizás dos o tres años. Y cuando ese nuevo plazo se agote, llegará el momento de examinar nuevamente la situación”, dijo Peralta, quien se cuestionó cuál es el interés de de Blasio de pedir una extensión tan grande.

“No sé por qué el alcalde pide esos siete años. En menos de siete años, habrá un nuevo alcalde en Nueva York, y quizás el futuro mandatario municipal prefiera no tener la responsabilidad y el control de las escuelas públicas de la ciudad”, comentó.

De Blasio defendió su petición asegurando que se trata de un principio de estabilidad para seguir trabajando en pro de 1.1 millón de estudiantes que hay en las escuelas públicas de Nueva York.

“El control de la alcaldía sobre las escuelas públicas ha producido un porcentaje récord de graduación, pre-kínder para todos los niños y reformas responsables para el progreso de toda la ciudad”, comentó el mandatario, quien resaltó que durante su administración, gracias al control sobre las escuelas logró elevar el promedio de estudiantes de secundaria graduados de 50 a 70%. “Debemos renovar el control para seguir avanzando. Es una herramienta que nos ayuda a hacer reformas y movernos rápido”.

Al ser interrogado sobre la oposición que puede enfrentar en el Senado, el mandatario, quien el año pasado tan solo recibió una extensión del control de las escuelas de 1 año, comentó que no cree que el tema se politice, pues todos quieren lo mejor para los estudiantes.

“La gente quiere que sigamos con ese progreso, y ese concenso es un mensaje poderoso. Aquí lo que hablan son los hechos”, comentó el alcalde, quien agregó que espera que el Senado le otorgue la extensión para no devolver a los niños a los viejos tiempos de “disfunción y caos”.

Asimismo, la canciller de Educación, Carmen Fariña manifestó que ampliar el tiempo del control del alcalde sobre las escuelas facilita los procesos en función del bienestar de los estudiantes.

“Cuando el alcalde y las escuelas están en la misma página las cosas son mucho mejor. Hay planes que se ejecutan. No solo se habla, se hacen”, comentó la funcionaria. “Aquí la prioridad son los niños y seguir con estabilidad para continuar con la eficiencia con la que venimos trabajando”.

Y parece que el consenso sobre el control de las escuelas en realidad existe, pues incluso Jeremías Kittredge, director de Families for Excellent Schools, organización que ha sido muy crítica con el alcalde, se mostró a favor de la ley, pero le reclamó a de Blasio por las fallas que ha tenido en el manejo del sistema.

“El control de la Alcaldía funciona mejor cuando el alcalde es un firme defensor de todos los estudiantes de las escuelas públicas”, dijo Kittredge. “Si bien creemos que el control de la Alcaldía es una buena política pública, el alcalde de Blasio le ha fallado sistemáticamente a miles de estudiantes de las escuelas públicas charter a las que se les confió proteger, y debe hacer mucho más para ser un alcalde para todos los niños de Nueva York y para ganarse la confianza de los padres”.

El presidente de la Asamblea Carl E Heastie, organismo donde se aprobó el martes la extensión del control del alcalde sobre las escuelas por 3 años, reconoció la labor hecha por la administración De Blasio.

“Todos nosotros valoramos la importancia de la educación y su rol fundamental en la formación del futuro de nuestros estudiantes”, comentó. “Es nuestra responsabilidad darles todas las oportunidades para tener éxito y el alcalde de Blasio ha demostrado ser un administrador comprometido y entusiasta de esa misión. La mayoría en la Asamblea apoya su visión de cambios positivos que fortalezcan tanto a nuestros estudiantes como al sistema de educación pública más grande de la Ciudad de Nueva York “.

La extensión del control del alcalde, que se dio por primera vez en el año 2002, bajo la administración del exalcalde Michael Bloomberg, permite al mandatario local tener la supervisión del presupuesto, aproximado de $27 mil millones, así como el manejo y la programación de las 1,600 escuelas públicas que hay en la Gran Manzana.

Asimismo permite que el alcalde continue con la autoridad de nombrar al canciller de las escuelas y a ocho de los 13 miembros que integran el Panel de política educativa de la ciudad, que entre otras funciones, se encarga de establecer políticas de educación para las escuelas y aprobar los contratos de educación.

“La mayoría de la Asamblea ha destacado su compromiso con la creación de soluciones y no inestabilidad para nuestros estudiantes”, aseguró la asambleísta Cathy Nolan, tras defender su posición de apoyar la extensión del control de de Blasio, que de ser aprobada por el Senado con las mismas premisas, irá hasta el 30 de junio del 2019.