La Casita de Salud: refugio para latinos de El Barrio

En el vecindario de East Harlem, en Manhattan, lo que se conoce popularmente como El Barrio, existe una pequeña clínica que se ha convertido en un verdadero refugio para muchos hispanos que necesitan cuidados de salud preventivos y a bajo costo.

La Casita de Salud, como se le llama, es una clínica comunitaria que sirve, en su mayor parte, a personas de origen hispano, de bajos recursos, muchos de los cuales son indocumentados que no tienen seguro médico y no hablan inglés.

“Vemos a pacientes inmigrantes, que vienen de América Latina, también de África y el Medio Oriente, que acaban de llegar y que necesitan un examen físico para poder buscar trabajo”, explica  Laura Correa Ferrer, directora clínica de La Casita de Salud.

“Nunca les preguntamos sobre su estatus; si tienen papeles o no, y eso abre las puertas para que muchas personas que no están documentadas puedan venir sin miedo. También, como son recién llegados y no tienen seguro médico, nosotros los atendemos y no cobramos casi nada”, agrega Correa quien estima que entre un 70 a 80% de los pacientes que ven son latinos.

Un aspecto interesante de esta clínica, que es administrada por el New York Medical College, es que la misma es manejada y atendida por estudiantes de medicina. Sin embargo, los mismos no pueden hacer diagnósticos o prescribir remedios y luego de ver a los pacientes, los refieren a un médico especializado de acuerdo al tratamiento o cuidados de salud que necesiten.

“Primero tomamos la historia médica del paciente y le hacen un examen físico básico y luego le presentamos los resultados de esos exámenes a un doctor, que supervisa a los estudiantes, para que siga el resto del examen”, explica la joven de 26 años, quien cursa su segundo año de medicina.

“Hacemos todo tipo de exámenes físicos, como ginecológicos, de laboratorio, de enfermedades de transmisión sexual, vacunas para el flu y otras enfermedades. Si hay algo que es más complejo, dependiendo de los resultados de los exámenes de laboratorio, los referimos a doctores en el Metropolitan Hospital, donde pueden tener un seguimiento a cualquier problema médico”, indica Correa.

Según explica Correa, quien es originaria de Colombia, la mayoría de los estudiantes que trabajan voluntariamente en la clínica hablan español, tienen algún conocimiento del idioma o son hispanos. Por esta razón, los servicios que prestan en La Casita de Salud son lingüística y culturalmente apropiados, con lo que se garantiza una comunicación precisa entre el proveedor de la salud y el paciente.

En El Barrio las enfermedades más prevalentes entre los latinos son diabetes, asma, obesidad, males cardiovasculares y cáncer, entre otros.

Dónde

La Casita de Salud está ubicada en el 413 East 120th Street, New York, NY 10035. Para contactos puede llamar al 845-519-7119, enviar un email a: lacasita@nymc.edu o visitar: http://www.nymclacasita.org.