Acusan de homicidio involuntario al dueño de una constructora en Brooklyn

La Ciudad continúa una serie de investigaciones contra constructoras que no siguen las medidas de seguridad apropiadas.
Acusan de homicidio involuntario al dueño de una constructora en Brooklyn
Dueño de la empresa constructora Salvatore Schirippa (usando una gorra) sale bajo fianza de la corte de Brooklyn. Mariela Lombard/El Diario NY.
Foto: Mariela Lombard / El Diario

La Fiscalía de Brooklyn acusó el lunes al dueño de una constructora de homicidio involuntario entre otros cargos que vinieron a la luz después de la muerte de uno de sus obreros en Coney Island. El caso es el último en una serie de investigaciones que la Ciudad de Nueva York está montando contra constructoras que no siguen las medidas de seguridad apropiadas y han tenido accidentes.

“Un hombre trabajador murió trágicamente e innecesariamente porque no se tomaron las medidas de seguridad apropiadas para proteger su vida”, dijo el fiscal de Brooklyn Ken Thompson. “Mientras se hacen edificios por todo Brooklyn, debemos de asegurar a todos los trabajadores de construcción que no morirán por atajos en seguridad. Esta acusación por homicidio involuntario, muestra ese compromiso”.

Según datos suministrados por el Departamento de Edificios de la Ciudad (DOB en sus siglas en inglés) en el 2015 hubo 12 muertos por accidentes en zona de construcción, cuatro más que en el 2014.

El accidente ocurrió el 1 de abril cuando el acusado Salvatore Schirripa y los empleados de J & M Metro General Contracting Corp. esteban descargando y alisando concreto en el sexto piso de 360 en la avenida Neptune. Tres de los empleados de Schirripa estaban trabajando al borde del edificio sin arneses y sin protección contra caídas como lo exige el Código de Edificación de la Ciudad y del Comité de Nueva York para la Seguridad y Salud Ocupacional (NYCOSH).

Vidal Sánchez-Ramón, un indocumentado oriundo de México, murió a los 50 años al caerse mientras caminaba de espalda. Su esposa y tres hijos viven en México.

Según la Fiscalía y el Departamento de Investigaciones (DOI) de la Ciudad, en cuatro diferentes ocasiones entre septiembre del 2011 y agosto del 2014, el DOB le dio a Schirripa y su compañía avisos de violaciones en tres diferentes zonas, ordenando que inmediatamente provean sistemas de barandas y pasamanos para proteger a los trabajadores de caídas.

Estos accidentes tienden a afectar más a los hispanos, indocumentados, y no sindicalizados. Un reporte de NYCOSH mostró que el 60% de las muertes por caídas en el 2012 en zonas de construcción ocurren a trabajadores inmigrantes o latinos.

“Los acusados imprudentemente omitieron procedimiento e ignoraron los niveles de seguridad resultando en otra muerte trágica y prevenible en las zonas de construcción”, dijo el comisionado del DOI Mark G. Peters.

Peters se refirió a otras investigaciones del DOI que han incriminado a constructoras como la explosión en East Village del 2015 y el derrumbe en Meatpacking que mató a Carlos Moncayo. “El DOI continuará investigando agresivamente las medidas de seguridad en las zonas de construcción y colaborará con nuestros socios de justicia criminal, incluyendo la fiscalía de Brooklyn, en rendirle cuentas a esos individuos que arriesgan la seguridad en la construcción”, añadió Peters.

El acusado y su abogado se rehusaron a comentar. Schirripa pagó una fianza de $70.000.

En febrero pasado, el alcalde Bill de Blasio aumentó la cantidad de las multas por no seguir medidas de seguridad en zonas de construcción y contrató a 100 inspectores. “Queremos cambiar la cultura de la industria de construcción para que ellos priorizen la seguridad antes de la rapidez”, dijo Joe Soldovere vocero del DOB.