Líderes de NYC califican a Donald Trump de racista

Critican los comentarios del precandidato republicano sobre el juez Gonzalo Curiel

Líderes de NYC califican a Donald Trump de racista
Foto: Mariela Lombard / El Diario

La presidenta del Concejo municipal Melissa Mark-Viverito y el concejal Carlos Menchaca se juntaron este lunes enfrente al edificio de Donlald Trump en la Quinta avenida de Manhattan, para denunciar los comentarios que hizo el magnate sobre el juez Gonzalo Curiel.

El magistrado federal de California es quien está llevando el caso contra la Trump University, por supuestamente engañar a estudiante ofreciendo cursos por elevados montos de dinero. El juez Curiel fue el que permitió que el caso procediera a juicio y publicó 400 páginas de documentos sellados sobre el caso.

Durante el fin de semana el precandidato presidencial por el Partido Republicano dijo que el juez tenía un “conflicto de intereses inherente” por su “descendencia Mexicana”.

Trump se refirió específicamente a que como él pensaba construir el muro en la frontera entre México y Estados Unidos, el juez no era el más calificado para llevar el caso contra su universidad ya que era mexicano y no sería imparcial. En realidad Curiel nació en Indiana.

“Me da asco los ataques xenofóbicos, odiosos, y de intolerancia de Donald Trump contra el juez Gonzalo Curiel. Basta de rodeos, los ataques de Trump son racistas. Dice falsamente que el juez Curiel no puede hacer su trabajo por su etnicidad”, dijo Mark-Viverito.

La concejal criticó que el precandidato republicano haya basado su candidatura en el odio. Cuando Trump lanzó su campaña dijo que México no está mandando a sus mejores individuos, y que los mexicanos que llegaban a Estados Unidos eran “criminales” y “violadores”.

“Es el candidato más anti mujer, anti latino, y anti inmigrante de la historia moderna,” dijo Mark-Viverito. “Lo único bueno es que ha energizado a los latinos,” añadió.

“El juez Curiel no merece este tipo comentarios racistas y xenofóbicos“, dijo Menchaca, el primer concejal mexicano-americano de Nueva York.

El concejal, quien es presidente del Comité de Inmigración del Concejo, además urgió a los jóvenes inmigrantes que consigan un mejor futuro.

“Le pedimos a todos nuestros jóvenes, los inmigrantes jóvenes, a los nuevos americanos, y a las mujeres que vayan a una universidad real y estudien organización o política y se postulen para un cargo gubernamental”, dijo.

Mark-Viverito quiere que Trump retire sus comentarios pero duda que pida perdón. “Un líder tiene que admitir que ha cometido un error”, continuó. “Donald Trump nunca ha admitido sus errores.” Sin embargo, ella sí espera que algunos líderes republicanos demuestren rechazo por las declaraciones de Trump.

La Universidad de Trump fue fundada en el 2004 sin acreditación del gobierno ni forma de otorgar créditos universitarios.

En realidad era una compañía privada que ofrecía programas de capacitación en el área de bienes raíces y creación de riqueza. Trump University operó desde el 2005 al 2010 y cada cursos costaba entre $1,500 y $35,000.

La Fiscalía General de Nueva York demandó a la institución en el 2013 por usar prácticas embaucadoras para que estudiantes pagaran por lecciones con expertos escogidos por Trump, lo cual no ocurría.