Adam Rodríguez tiene gratos recuerdos del Desfile

El actor es el Patrino de la Parada boricua
Adam Rodríguez tiene gratos recuerdos del Desfile
Adam Rodriguez. Foto cortesía John Arsenault.

Adam Rodríguez, el padrino del Desfile Puertorriqueño de Nueva York 2016, creció en un hogar que siempre tenía las puertas abiertas a todo aquel que quería cenar en familia. Ese recuerdo quedó grabado en su memoria de boricua como un símbolo de su cultura –humana, cálida y acogedora– de la que está muy orgulloso.

“Mi padre solía manejar limosinas como segundo trabajo. Y aún recuerdo el día que llevó en su auto a Eric Estrada al desfile”, rememora el inolvidable Eric Delko de CSI: Miami, quien de joven asistía a este evento de calle para divertirse con sus amigos.

Rodríguez se inició en la televisión en la serie NYPD Blue en 1997. Durante una década (2002-2012) CSI: Miami –afirma– “consolidó la base de su carrera” y le permitió explorar sus destrezas como guionista y director de dos episodios.

“Siempre recuerdo el último día de filmación, porque nunca pensé que de verdad iba a ser el final”. Pero son más las memorias felices que atesora, como cuando lo llamaron en la novena temporada para volver a la serie.

Pero este nativo de Yonkers, de 41 años, no ha perdido un minuto para solidificar su fama, ya sea grabando videos musicales con estrellas como Jennifer López, participando en series como Jane the Virgin, Empire y Reckless, y actuando en películas y telenovelas como Ugly Betty.

“Hay similaridades entre ser un actor y ser un atleta”, comenta sobre su sueño de ser pelotero, que fue frustrado por una lesión. “Todo se basa en una performance ante una audiencia, en la que despiertas emociones según sea tu actuación”, expresa el actor, que recién contrajo matrimonio y tiene una hija de dos años. “La primera vez que actué noté que había un sentimiento común y eso fue lo que me atrapó”.

Por ahora, Adam Rodríguez está explorando nuevos proyectos. “Estoy esperando que Lin Manuel Miranda me llame”, acota bromeando sobre el éxito del creador de Hamilton, que –como él– es un boricua de pura cepa.