Neoyorquina muere protegiendo a su hijo en la masacre de Orlando

Brenda McCool recibió la bala que hubiese impactado a su hijo

Brenda McCool, originaria de Brooklyn, murió protegiendo a su hijo la madrugada del domingo durante el ataque al club Pulse en Orlando, Florida.

McCool, 49 años, y madre de 11 hijos, salió a bailar con su hijo Isaiah Henderson (21). Cuando inició el ataque, la mujer vio al asesino Omar Mateen acercarse a su hijo y apuntarle con el arma. La madre le ordenó al muchacho que se agachara, se colocó frente a él y recibió los balazos que lo hubiesen matado, según reportó el Daily News.

En medio del caos, Henderson se separó de su madre, y, posteriormente, fue rescatado por las autoridades.

“Estoy aquí acostado pensando en que apenas hace 24 horas estaba con mi mamá, esto es tan surreal. Te amo mamá”, escribió Henderson en su página de Facebook.

McCool nació en Flatbush (Brooklyn), vivió en California y, luego, en Orlando. La amante de la salsa salía con frecuencia a bailar con su hijo.

La familia mantenía la esperanza de que McCool estuviera en el hospital, pero, el lunes en la noche, les informaron que no logró sobrevivir y que recibió el impacto de al menos dos balas, según el citado rotativo.

Uno de los hijos de McCool estableció una página para recibir donaciones en GoFundMe con el objetivo de cubrir los gastos funerarios de su madre y ayudar a sus hermanos más pequeños, quienes deberán salir adelante sin el apoyo de su madre.

“Mi nombre es Farell Marshall, su quinto hijo. Ella [McCool] era madre soltera y ahora deja 11 hijos solos en esta tierra y en necesidad de cualquier de ayuda. Cualquier donación es muy apreciada”, escribió Marshall en la página de donativos.

La página tiene como objetivo recaudar $30,000 y en apenas un día han recolectado más de $17,000.