“Mamá, ¿por qué ella dice que es niño si es niña?”

Un psicólogo experto en casos LGBTT explica cómo reaccionar cuando tus hijos te plantean un posible caso de disforia de género entre sus amiguitos de la escuela
Sigue a El Diario NY en Facebook
“Mamá, ¿por qué ella dice que es niño si es niña?”
En muchos países, los tratamientos para niños y niñas con disforia de género son casi inexistentes.
Foto: Shutterstock

“Mamá, ¿Valeria es niña o niño? Porque ella dice que prefiere que la llamen Alex”… Con esta pregunta Mateo, de 7 años, dejó perpleja a su madre, Cristina Reyes (nombres ficticios para proteger las identidades), al abordarla sobre la identidad de género de una amiguita de la escuela.

Como la mayoría de los padres lo hacen cuando consideran que sus hijos no tienen la madurez suficiente para entender ciertos asuntos o, sencillamente, no saben cómo abordarlos, la progenitora ignoró la interrogante y cambió el tema.

De inmediato, las madres de otros compañeros de clase comenzaron a enfrentar situaciones similares ante las dudas planteadas por sus hijos sobre el género con que deben identificar a la pequeña, y al no saber qué contestar, buscaron apoyo entre ellas.

Crearon un chat en el que comentaban cada anécdota contada por los niños, pero más allá de la discusión, no surgía un plan sobre cómo explicarles en un lenguaje que entendieran, que Valeria podría haber nacido en el cuerpo de una niña, pero que se reconocía más a sí misma con la identidad un niño.

“En una ocasión, la nena le pidió a la maestra ir al baño y cuando ella le dio el permiso, uno de los nenes la interrumpió y le dijo: ‘Miss, ella tiene que ir al baño de nenes porque ella dice que es nene’”, comentó.

Ésta es solo una de las muchas situaciones que se dan en los planteles escolares donde no existe un protocolo para el manejo de posibles casos de niños y niñas que sienten una discordancia entre su sexo de nacimiento y el género con que se identifican, afirmó el psicólogo Miguel Vázquez, especialista en casos de la comunidad  Lésbica, Gay, Bisexual, Transexual y Transgénero (LGBTT).

Disforia de género

El doctor explicó que a esta contradicción entre el sexo con que nace un niño o niña y el género con que se identifica se conoce como disforia de género, y comienza a manifestarse desde los primeros años de vida de una persona.

“Yo tengo recuentos (de pacientes) desde los 4 o 5 años. La verbalización es ‘desde que tengo uso de razón’ y los estudios nos dicen que desde los 4 o 5 años es que los niños comienzan a verbalizar esta inquietud por esta incongruencia”, indicó el Coordinador del Comité de Asuntos LGBTT para la Asociación de Psicología de Puerto Rico.

Valeria no es paciente de Vázquez y nunca ha sido evaluada por él, por lo cual evitó clasificar a la niña bajo alguna de las categorías de la identidad de género. Argumentó que para hacer un diagnóstico él o la paciente debe evaluarse psicológicamente durante algunos meses para descartar que solo sea un deseo de utilizar ropa e incurrir en conductas asociadas al género opuesto, porque eso un niño o niña lo puede hacer y no necesariamente implica que tenga disforia de género.

“Habría que evaluar el caso para ver cuál es el mejor tratamiento para él o ella, porque hay muchos niños y niñas que simplemente con vestir y hacer una transición social, que es lo primero que se hace, le es suficiente, y no tiene que hacer ningún cambio que invada su cuerpo físicamente”, detalló.

depresion infantil

¿Qué responderles?

Aunque afirmó que lo ideal sería establecer un protocolo de manejo donde los componentes de tratamiento psicológico, familiar, escolar y social estén en sintonía, no siempre ocurre que los padres reconocen, entienden y aceptan que su hijo o hija sufre de disforia de género. Preguntas sobre cómo deben llamarle las personas, cómo deben tratarle basado en el género y hasta qué baño debe utilizar en la escuela quedan sobre la mesa mientras no esté recibiendo tratamiento y no se acuerde cómo proceder.

“A la escuela se le debe orientar y educar en cuanto a esto”, enfatizó. Mientras, tanto en las casas de sus compañeros como en las escuelas, debe mantenerse un discurso no sexista.

“La orientación y educación inicial debe ir en contra del sí sexismo. Nosotros como sociedad somos sí sexistas; asumimos que todo el mundo es congruente, está de acuerdo o está cómodo con el sexo con que nació. Si nosotros vamos a hablar con nuestros hijos del tema, debemos hablarles y decirles que hay niños que se sienten niñas y quieren ser niñas, y hay niñas que se sienten niños y que quieren ser niños. Y uno debe trabajar y tratarlos y aceptarlos según ellos se identifican y cómo ellos quieren compartir con uno y dejarlos, y jugar con ellos acorde a lo que ellos deseen hacer”, subrayó.

Destacó que las personas transexuales y transgénero sufren muchísimo por el rechazo social, por la falta de educación sobre el tema y por la escasez de servicios y tratamientos para ellos.

También observó que en algunos países los tratamientos para niños y niñas con disforia de género son casi inexistentes. “Se espera a que tengan mayoría de edad para entonces dar el tratamiento y ahí perdemos mucho tiempo, porque la adolescencia es una edad crítica para estos niños identificarse y definirse como lo que son. Lo que estamos haciendo es dejándolos que se desarrollen como lo que no son, y el daño emocional es bien grande”, apuntó.

Aprender de los niños

A pesar de que en el caso de Valeria, sus compañeros de escuela le han expresado sus dudas a sus madres, la mamá de Mateo aseguró que los niños allí han tomado el asunto con naturalidad y nunca, hasta donde conoce, la pequeña ha sido víctima de rechazo o acoso.

A juicio del experto en conducta humana, niños y niñas en sus edades tempranas no han sido contaminados aun con prejuicios sociales. Es por ese motivo que, según señaló, que la educación con perspectiva de género es fundamental en los planteles escolares.

“Tenemos mucho qué aprender de los niños, demasiado porque es que ellos son un canvas que todavía no ha sido pintado por la sociedad. Nosotros tenemos en nuestra mente muchos prejuicios, muchos mitos y unas definiciones bien rígidas a veces de cómo debe ser el mundo, y nos perdemos lo esencial, que en este caso es dejar que el niño o la niña juegue y sea feliz y pueda ser él o ella”, sostuvo.

– Brenda Peña López