Quejas por ruido no llegan a oídos del NYPD

A pesar del aumento de las llamadas al 311 para reclamar por la bulla, se ha reducido drásticamente el número de multas que ponen los oficiales de policía

Muchas de las quejas que recibe el 311 por ruido son por maquinas que se usan en construcciones o reparaciones de calles.
Muchas de las quejas que recibe el 311 por ruido son por maquinas que se usan en construcciones o reparaciones de calles.
Foto: Mariela Lombard / El Diario NY

Las ambulancias, la música del vecino, gente gritando borracha al salir de madrugada de los bares o máquinas de construcciones. En la Gran Manzana. el ruido está por todas partes, y aunque es algo que caracteriza a la ‘ciudad que nunca duerme’, ni los mismos neoyorquinos logran acostumbrarse y cada vez son más los que se quejan.

Según datos del servicio 311, en los primeros tres meses del 2016 se recibieron más de 80,700 quejas por ruido, lo que representaría un 18% más que en 2015, cuando las llamadas para reclamar sumaron 68,166.

Pero las quejas de los neoyorquinos no están siendo escuchadas por el Departamento de Policía (NYPD), si se toma en cuenta que en los primeros tres meses del 2016 se impusieron sólo 475 multas por ruido, lo que representaría una disminución de 65%, si se comparan a los 1,340 tickets que se dieron en el mismo período del 2015.

La reducción de multas se debería al cambio de estrategia en la Ciudad, que ha disminuido las penalidades para los delitos menores haciendo que la Uniformada dedique más tiempo y recursos a la investigación de crímenes graves.

“Los oficiales usan su discreción (como hacen con otras violaciones) y se encargan de cada circunstancia de manera diferentes”, dijo un vocero del NYPD respondiendo a la razones de la disminución de las multas.

Un delito de “calidad de vida”

A diferencia de otros años, los oficiales de policía están siendo exhortados a dar más amonestaciones civiles y no criminales por los llamados delitos de “calidad de vida”, entre los que se encuentras el hacer ruido excesivo, además de arrojar basura, consumir alcohol en público y orinar en la calle.

Penalizar criminalmente por delitos menores afectaba desproporcionadamente a las comunidades afroamericanas y latinas. Un análisis publicado sobre las citaciones de “calidad de vida” mostró que este tipo de citaciones ocurrían con más frecuencia en las comunidades de color, en los complejos de viviendas públicas y en los hombres de entre 15 a 20 años.

En Manhattan, ya está en vigor una regulación que a no ser que haya una preocupación de seguridad pública, la Uniformada no arrestará a quienes cometan estos delitos menores. Esto tiene como fin enfocar los recursos y alivia el número de casos pendientes en la Corte Criminal, que cada año pueden sumar hasta los 100,000.

En el resto de los condados se implementarán medidas similares, cuando en un año entre en vigor la Ley de Reforma del Sistema de Justicia Penal (CJRA). La parte específica de esta legislación, que fue aprobada a finales de mayo, sobre violar las reglas de los parques ya entró en vigor.

Pero, incluso, antes que cambiaran las normas sobre delitos menores, el número de multas por quejas de ruido había venido disminuyendo a través de los años. Datos del NYPD demuestran que, mientras en el 2012 se emitieron 10,387 tickets; en el 2015, la cifra se redujo a más de la mitad, a 4,034.

Vecinos contra vecinos

De la mayoría de quejas que se hacen en el 311 por ruido, más de la mitad son por música alta o fiestas de un vecino.

Según el 311, en los primeros seis meses del 2016 se recibieron más de 200,000 llamadas, de las cuales al menos 104,000 fueron sobre música.

José Rivera, de 79 años, siente que hay más ruido en el verano por las fiestas al frente de los edificios. El boricua, quien ha vivido en el Alto Manhattan alrededor de 35 años, dijo que “los policías de vez en cuando viene y los calla un poquito”.

En los vecindarios de Washington Heights e Inwood, en Manhattan, es donde se registra el mayor número de quejas por este concepto.

Kali Pérez, de 29 años, explicó que cuando volvió del trabajo el 4 de julio había mucho ruido por los fuegos artificiales y petardos que tiraban en la calle. “En el verano las personas están bebiendo en la calle, fumando hookah y tocando música detestable”, dijo.

Pero para Braulia Flores, de 26 años, el ruido que más le molesta es el de una construcción que empezó hace varios días cerca de su casa. “Con el vecino todo está tranquilo”, añadió la mexicana que lleva 4 años en la ciudad.

Algunos residentes como Eduardo Reynoso, de 49 años, encuentran el ruido en Washington Heights como “algo normal.” El dominicano dijo que los ruidos que más se escuchan son las alarmas de las ambulancias y bomberos.

“El ruido al norte de la ciudad es ciertamente una preocupación para muchos de nuestros residentes y tengo la esperanza de que el NYPD será más proactivo en responder a estas llamadas”, dijo el concejal del área Ydanis Rodríguez. “Sin embargo, sabemos que la ciudad de Nueva York es única por su viveza y el ruido a veces puede ser un hecho de la vida. Todos los residentes deben de hacer su parte en trabajar juntos para vivir cómodamente uno al lado del otro “, añadió.

Delitos de “calidad de vida”

  • Del 2010 al 2015 el NYPD dio 1,839,414 citaciones por violaciones de “calidad de vida”.
  • 297,413 de estas citaciones fueron dadas en el 2015.
  • Nueva York tiene alrededor de 1.5 millones de citaciones abiertas.
  • Si te para la Policía con una citación abierta, te arrestarán aproximadamente por 24 horas para ver a un juez.
  • Se espera que con CJRA unas 10,000 personas anualmente no manchen su historial criminal por este tipo de delitos menores.
  • La mayoría de las citaciones de calidad de vida que se dan son por tener envases de alcohol abiertos al público.
  • Los vecindarios más afectados por las citaciones criminales son: Canarsie, Brownsville, Jamaica, El Sur de El Bronx, el Este de Harlem, Mott Haven, Port Morris, y Hunts Point.

¿De qué te puedes quejar?

Las autoridades de tu cuartel de policía local responden si no están atendiendo una emergencia a quejas de ruidos de:

  • Vecinos.
  • Calles.
  • Aceras.
  • Discotecas.
  • Bares.
  • Negocios.
  • Tiendas.
  • Vehículos.
  • Parques.
  • Lugares de adoración como iglesias (fuera de sus horas de servicios).
  • Los oficiales sólo pueden tomar acción si las personas o individuo están haciendo ruido cuando lleguen.