Juegos Olímpicos de Río 2016: ¿cuál es su peor pesadilla?

Zika, aguas contaminadas, inseguridad, falta de algunas estrellas y hasta la posible ausencia de Rusia son grandes preocupaciones en estos Olímpicos
Juegos Olímpicos de Río 2016: ¿cuál es su peor pesadilla?
La fecha se acerca para que Maracaná reciba al mundo en la apertura.
Foto: Getty Images

Río de Janeiro acelera en los trabajos de organización para recibir los Juegos Olímpicos. En pocos días, atletas y visitantes de todo el mundo empezarán a aterrizar en la urbe históricamente identificada como capital de la fiesta y la alegría, pero que en estos tiempos no la pasa bien.

Inestabilidad política y social en Brasil como marco general, la alarmante contaminación de aguas en playas y lagos, incluso sedes de competencias, y la pesadilla del zika se posan como grandes nubes de tormenta.

Y por supuesto, el clima de inseguridad mundial no ayuda.

Discutimos cuál es el principal problema al que se enfrentan los Juegos Olímpicos de Río 2016.

Ricardo López Juárez

Que haya un capítulo de odio

En un año manchado por el odio y la intolerancia en el mundo, lo único que el movimiento olímpico y Brasil desean es que los Juegos pasen libres de sangre a pesar del tóxico ambiente. En este sentido, la seguridad de atletas, ciudadanos y visitantes en Río es prioridad. En un segundo plano, ya hablando de deportes, la ausencia de Rusia por castigo del COI o por boicot sería terrible, no solo por tratarse de una de las tres mayores potencias, sino porque indudablemente traería consigo represalías en futuros eventos.

¿Cuál evento muero por ver?

La ceremonia inaugural

Hay elementos para pensar que estos Juegos serán poco brillantes, tal vez los menos atractivos desde los 80’s. Pero al menos un evento será inolvidable por emotivo y colorido: la ceremonia inaugural, que ojalá levante los ánimos con un mensaje de paz, amor y solidaridad.

Abraham Nudelstejer

El zika es una amenaza real

Los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro están rodeados por los Cinco Jinetes del Apocalipsis. Inseguridad, caos político, tensión social, corrupción y enfermedades es lo que espera a los turistas que viajen a Brasil para ver las competencias olímpicas. El riesgo de contraer la enfermedad del zika es sin duda una de las preocupaciones más grandes de atletas y turistas. El problema ha tratado de ser minimizado por el gobierno brasileño, pero la realidad es que el virus representa una amenaza real.

¿Cuál evento muero por ver?

Gimnasia olímpica es lo mejor

Cada cuatro años es irresistible pegarse al televisor para ver las evoluciones de las gimnastas olímpicas. El programa de rutina libre en aparatos y piso es el espectáculo que deja recuerdos permanentes en la memoria.

Ángel Soto

La furia social de los brasileños

Los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro llegan como una fiesta de suntuosidad a celebrarse en una ciudad cuya calidad de vida se resquebraja de forma preocupante. Asaltos, tráfico de drogas, paros de transporte, desempleo y asesinatos son los motivos de un descontento en aumento en la endeudada sede de unos Juegos cuya misión, como ocurrió en la edición de Atenas 2004, será camuflar la furia social con un certamen al cual pocos en Río de Janeiro desean recibir, como lo muestran las encuestas.

¿Cuál evento muero por ver?

Sin espíritu olímpico

La situación política de Brasil reflejada en las crecientes insatisfacciones en los habitantes de la quebrada ciudad de Río de Janeiro, deja claro que la fiesta será solo de unos cuantos y esto duele; es circo sin beneficio. Personalmente, no siento entusiasmo por ninguna competencia.

Iliana Salguero

Riesgos de salud por agua y zika

Los organizadores deben llevar meses sin dormir, porque tras un problema aparece otro. La contaminación de las aguas y el zika quizá sean la mayor preocupación de estos Juegos por poner hasta cierto punto en riesgo la salud de atletas y espectadores; pero más lo primero, pues expertos han dicho que las aguas de la Bahía de Guanabara pueden provocar infecciones a quienes estén en contacto con el agua. La seguridad también llega a ser alarmante al tratarse de un evento que reúne a grandes cantidades de personas.

¿Cuál evento muero por ver?

Fútbol por la manda de Brasil

El torneo olímpico de fútbol es atractivo por el hecho de ver si la selección de Brasil va a poder conseguir su primera medalla dorada y si el fantasma del 7-1 sufrido ante Alemania en el Mundial de hace dos años se ha ido por completo de tierras amazónicas.

Manuel Morfín

Inseguridad… y la presión en futbol

El mayor problema es la inestabilidad política y social, que por ende resulta en la falta de seguridad. En Brasil hay muchos problemas, es verdad, pero los eventos deportivos tienden a unir a la gente y a levantar el ánimo de los pueblos que los organizan. Por otra parte, con el desastre que fue la Copa del Mundo de 2014 para los brasileños a nivel cancha, todos sus atletas representantes y, sobre todo, la selección de futbol, tendrán la presión de conseguir buenos resultados, pero tendrán gran apoyo.

¿Cuál evento muero por ver?

La defensa del Tri en futbol

Como cada vez que es año de Juegos Olímpicos, el futbol varonil es mi deporte favorito. Y ahora con el Tri mexicano defendiendo la medalla de oro y el Brasil de Neymar con la obligación de ganarla, sin duda será uno de los eventos que más expectativas genere.

Jairo Giraldo

El estallido social es latente

El caos general –a nivel social, económico y político– que gobierna las decisiones en un gigante como Brasil hace casi imposible que los Juegos transcurran en condiciones normales. El zika ha pasado a ser una amenaza menor en comparación con los problemas de salubridad que amenazan a los competidores y el estallido social latente no garantiza un ambiente de seguridad para tener unas justas deportivas propias de este milenio. Como siempre, las grandes estrellas brillarán y taparán con su genio el caos.

¿Cuál evento muero por ver?

El posible triplete de Bolt

Querría estar en Río de Janeiro para ver al mítico velocista Usain Bolt tratar de convertirse en el primer hombre en hacer tres veces el doblete de los 100 y 200 metros planos tras haber ganado oro en esas pruebas en Beijing 2008 y Londres 2012, donde también triunfó en relevos 4×100.