La bachatera que sirvió de guía a Andrew Zimmern

Andre Veloz guió al famoso anfitrión del programa Bizarre Foods, de Travel Channel, por joyas escondidas que muestran la exquisita diversidad culinaria del Condado de la Salsa

Guía de Regalos

La bachatera que sirvió de guía a Andrew Zimmern
Andrew Zimmern y Andre Veloz visitan Calabria Pork Store en Arthur Avenue, de la Pequeña Italia de El Bronx. Cortesía de Travel Channel

Nueva York.- “El Bronx: más que Yankee Stadium y el zoológico. La mayor parte de Manhattan hace caso omiso de este increíble bien cultural que tiene en su hombro”, fue uno de los tuits más aclamados la noche del 12 de julio, cuando el programa Bizarre Foods, de Travel Channel, aireó un capítulo dedicado al condado más diverso de la ciudad de Nueva York.

El anfitrión, Andrew Zimmern, dio un tour por algunas gemas culinarias, algunas reservadas solo para expertos conocedores y otras más tradicionales e históricas como la pequeña Italia de El Bronx, guiado por la bachatera Andre Veloz.

La autora de temas como “Tu Amor Matemático” y The Bitter Lullaby (a dúo con Daniel Berg = Fosfire), fue recomendada por Baron Ambrosia -crítico culinario de The Cooking Channel TV- para elaborar la guía del recorrido y mostrar a los seguidores de Bizarre Foods una pequeña muestra de todo lo que El Bronx puede ofrecer.

Veloz se enfrentó al reto de incursionar en el campo de los viajeros culinarios, el cual está dominado por los hombres. “Me enorgullece el Bronx. Defiendo El Bronx, que es el condado más desposeído de Nueva York. Es por eso que me alegra poder mostrar El Bronx verdadero: Un lugar lleno de diversidad donde que miles de mujeres y hombres luchadores llaman su hogar. No es El Bronx horroroso que Hollywood ha vendido”, declaró.

Por su parte, el sitio web del programa destacó lo siguiente: “Una comunidad internacional de pobladores, El Bronx celebra la diversidad dondequiera que se mire. Hoy en día, cuando las historias de éxito de los inmigrantes es la nueva norma, la ciudad está muy lejos de ser el símbolo de la decadencia que representaba hace unas décadas. Y con una comunidad de inmigrantes tan vibrante y en constante evolución, que es fácil tropezar con comida increíble”.

Veloz lo condujo por lugares como Cuchifritos (158 E 188th Street), cuna de auténtica comida puertorriqueña y dominicana; Lechonera “La Piraña”, un camión propiedad de Ángel Jiménez, quien se ubica en la intersección de 152nd St & Wales Avenue y varios negocios de la Pequeña Italia. Zimmern, quien no le teme a nada -y así lo ha demostrado en sus correrías por el mundo entero- probó desde la tradicional “Bandera” (arroz, habichuela y carne) en un billar, hasta mollejitas con guineitos en un puesto de local de frituras, un plato de coyote, almejas, carnitas, pastelitos de camarón seco y patitas de puerco.

Andre Veloz y Andrew Simmern en un billar. Suministrada
Andre Veloz y Andrew Simmern en un billar. Suministrada

En particular, Baron Ambrosia destacó la rareza que constituye el Nano Billiard Hall (167th & Grand Concourse) donde comieron un delicioso plato de cerdo y okra.
“Muchacha, comí mucho!”, exclamó Veloz al recapitular la aventura. “Conocí mucha gente buena y es una muestra de la diversidad cultural y culinaria de El Bronx”, apuntó la artista afrodominicana, nacida en St. Croix (Islas Vírgenes) quien se mudó acá en 2004.

Zimmern se deshizo en elogios tanto para la comida, los comerciantes y sus anfitriones; destacó la maravilla que es ver la cantidad y variedad de salchichones colgados del techo en Calabria Pork Store (2338 Arthur Ave). En estos días de tensión racial y política, su comentario “ser un Americano… es ser de otra parte” fue un bálsamo para las heridas sociales abiertas.