Salvadoreños de NY: entre el progreso económico y la lucha migratoria

La comunidad del país centroamericano celebra este sábado el día del Salvadoreño en Estados Unidos

La comunidad salvadoreña en Nueva York se ha ido convirtiendo en una de las más prominentes a nivel económico dentro de los grupos hispanos, no solo por crear cientos de negocios, principalmente en Long Island, sino por generar fuentes de empleo que ayudan a la economía local.

Sitios como Brentwood, en el condado de Suffolk, parecen ser un pedacito del país centroamericano en Estados Unidos, y con restaurantes, bodegas, tiendas y hasta ventas de pupusas para chuparse los dedos (comida típica), dan testimonio de que el sueño americano ha sido posible para muchos de los más de 500,000 salvadoreños que se estima residen en el área triestatal.

“Somos personas muy trabajadoras que tenemos mentalidad de negociantes y con el desarrollo económico de nuestra comunidad le mostramos al resto del mundo que no todos los salvadoreños son salvatruchas (pandilleros) y que a nivel económico estamos con un fuerte movimiento”, aseguró Ernesto Trejo, presidente del Comité Salvadoreño independiente, la víspera de la celebración del día del Salvadoreño, que tiene lugar el 6 de agosto.

Pero más allá del éxito y de contar con un TPS (Estatus de protección temporal), entre los salvadoreños las necesidades están a la orden del día.

Asuntos como las licencias de conducción para indocumentados, el acceso a programas de salud, el clamor por una reforma migratoria y hasta la falta de educación sobre los derechos que hay en este país, son según muchos inmigrantes de El Salvador, sus principales prioridades.

“Estamos necesitados de todo. En primer lugar tenemos que conocer que aunque hayamos venido sin un estatus migratorio, tenemos derechos, siempre, para defendernos mejor”, aseguró la consul salvadoreña en Nueva York, Sandra de Flores, al tiempo que invitó a sus compatriotas a aprovechar la guía que esa oficina ofrece para educar a su gente sobre las posibilidades que hay para acceder a coberturas de necesidades básicas como la salud y la educación.

Nueva York es una ciudad santuario para el inmigrante y aquí aunque hay muchos programas de ayuda, lo que vemos es que mucha de nuestra gente no lo sabe”, dijo la consul, agregando que en la Gran Manzana muchos salvadoreños han escalado posiciones en diferentes sectores, incluyendo el mundo de las finanzas.

“Nueva York es un mundo de competencia y aquí lo que hemos hecho los salvadoreños es sacar lo mejor de lo mejor, pues como dicen, quien puede hacer algo en Nueva York, en cualquier lugar del mundo puede salir adelante”.

Ana Enríquez, quien llegó a Nueva York con sus dos hijas de 8 y 3 años, procedente del municipio de San Vicente, tras una larga travesía de dos meses por el río y la frontera, se sumó al clamor de sus paisanos, y dijo que es urgente que haya una solución migratoria permanente.

“Es que uno siente como que no tenemos libertad total y si nos dieran los papeles a todos, la vida nos cambiaría”, comentó la madre soltera de 23 años, quien actualmente tiene una solicitud de asilo ante Inmigración, tras recibir amenazas de muerte en su país, del que tuvo que salir huyendo.

Carlos Reyes, activista salvadoreño de grupos como Driver Licences Campaing Project y Parents of Long Island, aseguró que la principal necesidad de miles de paisanos que viven en Nueva York cobijados por el TPS es que puedan tener un camino a la residencia, por lo que están trabajando en la elaboración de un proyecto para pedirle al Gobierno Federal que les conceda ese beneficio a quienes tienen el estatus de protección.

“Con el TPS tenemos una puerta medio abierta pero también medio cerrada, pues aunque es un alivio, no puedes gozar completamente, pues nunca sabes cuándo va a terminar”, comentó el salvadoreño, a la vez que hizo un llamado a la Legislatura estatal para que en el próximo período lleve al piso de las cámaras el proyecto de las licencias de conducción a indocumentados.

“No solo nos beneficiaría a nosotros sino también le daría más fondos al gobierno, pues si calculamos que unos 500,000 indocumentados van a aplicar, eso generaría unos 25 millones de dólares al año, más impuestos”, dijo el activista, agregando que sus paisanos están en un momento histórico donde tienen que traducir todo el terreno que han ganado, en apoyo a su comunidad por el beneficio de los salvadoreños que hoy son parte de la unión Americana.

CIFRAS Y DATOS

  • Después de Los Ángeles, Long Island, Nueva York, es el sitio de Estados Unidos con la mayor concentración de salvadoreños.
  • Según el Centro Hispano Pew, los salvadoreños son la cuarta minoría latina en el país.
  • El Censo del 2010 indica que en Estados Unidos residen 1 millón 649 mil salvadoreños. Se estima que en Long Island hay más de 57,000 salvadoreños en los condados de Nassau y Suffolk.
  • Aunque el Censo indica que en el área triestatal hay cerca de 500,000 salvadoreños, las autoridades consulares consideran que son muchos más.
  • La organización Empresarios por el Cambio estima que en Brentwood y Hempstead, más de 50% de pequeños negocios son de salvadoreños.