El secreto de Colombia para brillar en la Olimpiada

Los Cafeteros acumulan dos medallas de oro y dos de plata y son los más destacados de Latinoamérica
El secreto de Colombia para brillar en la Olimpiada
RIO DE JANEIRO, BRAZIL - AUGUST 14: Caterine Ibarguen of Colombia celebates placing first in the Women's Triple Jump final on Day 9 of the Rio 2016 Olympic Games at the Olympic Stadium on August 14, 2016 in Rio de Janeiro, Brazil. (Photo by Alexander Hassenstein/Getty Images)
Foto: Alexander Hassenstein / /Getty Images)

Apoyo. Esa ha sido la palabra más recurrente para responder por qué Colombia está cumpliendo una gran Olimpiada en Río de Janeiro.

En la mitad del calendario la delegación cafetera ha superado todas las expectativas y ya suman dos medallas de oro logradas por Óscar Figueroa y Caterine Ibargüen. También dos preseas de plata en Yuri Alvear y Yuberjen Martínez.

Dos oros era lo que habían ganado los colombianos en toda su historia de dieciocho olimpiadas.

En el año 2000 la pesista María Isabel Urrutia fue la primera y en 2012 en Londres, la ‘bicicrossista’ Mariana Pajón ganó la segunda.

Puntos de partida y de llegada de este presente de festejos para la bandera tricolor colombiana. Porque sin Urrutia no habría habido Pajón. Y más cerca aún, no habría si posible Ibarguen ni Figueroa.

Apoyo, es la palabra. Porque el talento de los deportistas colombianos, como en toda Latinoamérica, siempre ha estado ahí, pero los prospectos no llegan a desarrollarse por la falta de políticas de Cultura, Recreación y Deportes que puedan tender una mano a los atletas de alta competencia. Por eso hoy todos miran hacia María Isabel Urrutia no sólo como una leyenda del deporte sino como una gestora que cambió en la clase política su manera de mirar al deporte.

Con la autoridad de una medallista olímpica, Urrutia aceptó el consejo de amigos y asesores y se vinculó a la política. Fue dos períodos congresista y aprovechó para dejar su huella y meter las manos por los atletas.

“Presenté 35 proyectos”, dice Urrutia, quien hace parte del staff de comentaristas de una cadena radial en los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro.

“Pero el proyecto que más me enorgullese fue el de los incentivos de por vida para todos los atletas del ciclo olímpico”, dice la exatleta y excongresista nacida en Candelaria, (Valle).

Desde luego que además de una medallista olímpica haciendo lobby en los pasillos ante los políticos, también es necesario un plan de acción.

Tras recoger un fracaso de cero medallas en los Juegos Olímpicos de Atlanta (1996) el entonces director del Comité Olímpico Colombiano , Andrés Botero presentó un plan que con el paso de los años entrega resultados.

Dinero para el deporte y – una vez conseguido… cuidar que le llegue a los deportistas.

Ese es el secreto de Colombia. El origen en todo caso, porque si bien han existido otras normas y vías de apoyo desde los institucional y además estímulos para el sector privado que finalmente encontró gente en la que podían confiar.

El solo hecho de que un atleta tenga la tranquilidad asegurada de un bienestar mínimo para su familia le permite enfocarse en su trabajo de competidor. Todo se gestó através de la profesionalización del deporte que estableció cuatro categorías con sueldos mensuales para entrenar.

La profesionalización es la clave

Hoy existen tres categorías de deportistas apoyados: Altius, en la que figuran deportistas ganadores de medallas olímpicas y con altas probabilidades de obtenerlas. Ellos devengan 3.3 millones de pesos colombianos al mes. Luego está el grupo Élite, en el que están deportistas que han obtenido o tienen marcas con las que puedan asegurar un buen resultado en copas del mundo y campeonatos mundiales.

La suma mensual que se les da es de 2.7 millones de pesos. En el grupo de Avanzados, el dinero que se paga asciende a 1.7 millones de pesos. A él pertenecen los deportistas que han ganado o están cerca de figurar en eventos como Juegos Centroamericanos y del Caribe y Juegos Suramericanos.

Por último, el COC y Coldeportes manejan un apoyo de 800,000 pesos mensuales para un grupo de Talentos que tienen gran proyección. Coldeportes y el COC estudian la posibilidad de que a este grupo se le aumente la suma mensual, para que los atletas comiencen a pensar en dedicarse de lleno al deporte.

El oro de María Isabel Urrutia abrió el camino

María Isabel Urrutia dio grandes batallas y puso presión en el congreso colombiano para lograr beneficios para los atletas.

“Anteriormente, en la Ley 181 de 1995 había unos incentivos. Era una pensión vitalicia pero que solo se podía dar a los 50 años de edad. Cuando llega la reforma, de que ya no pueden haber regímenes especiales en Colombia, aprovecho y cambio el régimen pensional por incentivo deportivo de por vida.

Entonces, a partir del 2011 que el presidente Santos sancionó la Ley 1389 de 2010, todo aquel que, a partir de esa fecha, sea campeón del ciclo olímpico -que es Bolivarianos, Centroamericanos, Panamericanos y Olímpicos- pueden tener ese incentivo de por vida”, señala.