Grupos restriccionistas contentos con plan migratorio de Trump

Mucho de lo ofrecido por Trump como "nuevo plan migratorio" ha sido presentado durante años por grupos enfocados en reducir la inmigracion y aumentar el control demográfico.
Grupos restriccionistas contentos con plan migratorio de Trump
Donald Trump dio un discurso "duro" prometiendo un virtual estado policial que expulse a los inmigrantes indocumentados. Muchas de sus propuestas se inspiraron en las que hace años vienen haciendo grupos como Numbers USA (Photo by Ralph Freso/Getty Images)

Si alguien estaba contento al escuchar la plataforma de diez puntos que ofreció Donald Trump el miércoles en la noche para deshacerse de la mayoría de los inmigrantes indocumentados en Estados Unidos, ese era Roy Beck, líder de la organización Numbers USA.

Trump no necesariamente incluyó en su plataforma todo lo que Numbers USA quiere (por ejemplo, reducir la inmigración legal o cuota de visas legales que tiene el país significativamente), pero sus ideas se parecen mucho a la de la organización, largamente vinculada a todos los esfuerzos por reducir la inmigración y la población del país en general.

Casi todas las propuestas de Numbers USA están en el plan de Trump, y son respaldadas por el conservador sindicato de Patrulleros Fronterizos. Ambos grupos han apoyado y cabildeado por años en favor de medidas restrictivas de la inmigración y de leyes contra los inmigrantes indocumentados como la Ley de Arizona, aprobada en 2010 y luego casi totalmente invalidada por los tribunales federales.

Erik Ruark, director de investigaciones de la organización, dijo este jueves en una entrevista con La Opinión que el plan de Trump “fue un buen comienzo”.

“Lo que realmente buscábamos eran referencias a cambios en la inmigración legal, pero la controversia más grande es con la ilegal”, dijo Ruark. “Lamentablemente, en el discurso político se pierde la discusión sobre la inmigración legal, es ignorada, aunque nos gustó que hablara de reformar la manera en que se renuevan las cuotas de visas. Ahora estamos en piloto automático”.

La filosofía de Number USA está basada en la idea de que hay que reducir la población para que el país funcione como debiera: menos gente, menos niños que educar, menos impacto al medio ambiente. La organización fue fundada en 1997 por Roy Beck, un periodista y apoyada en aquel entonces por John Tanton, quien también fundó otras organizaciones como el Center for Immigration Studies y FAIR.

Tanton y varios de las fundaciones que lo apoyaron financieramente, han sido calificados como “grupos de odio” por el Southern Poverty Law Center, que ve en sus posturas anti inmigrantes el rechazo a la diversificación racial de la población del país. No obstante, Numbers USA y su director Beck insisten en que hace años que no tienen nada que ver con Tanton.

Ruark dijo que las posturas de Numbers USA no tienen nada que ver con impedir cambios raciales o culturales en el país.

“Se trata únicamente de números”, dijo Ruark, quien es director de investigaciones de la organización y antes trabajó para FAIR, la Federación por la Reforma Migratoria Americana, otro grupo restriccionista dedicado a reducir la inmigración.

“La asimilación funciona mejor cuando hay menos inmigración”, dijo Ruark. “Necesitamos períodos de baja inmigración para que el país funcione. La idea de que cualquier número de personas puede venir al país y todo va a salir bien no tiene precedentes”.

El argumento de Numbers USA es que la política migratoria del país no sirve porque “no pone prioridad a los trabajadores domésticos y los inmigrantes que vienen aquí buscando oportunidades de empleo la encuentran porque son una fuente barata de mano de obra, pero también quitan trabajos a los trabajadores estadounidenses”.  Un argumento similar al usado hoy en día por Donald Trump y antes por otros políticos, en su mayoría republicanos.

Otros investigadores están en desacuerdo con estas conclusiones y han criticado durante años las metodologías utilizadas por Numbers USA, el Center for Immigration Studies y FAIR para llegar a la conclusión de que la mejor forma de mejorar la economía y la situación el país es reduciendo y restringiendo la inmigración. Y no se trata de organizaciones políticamente liberales.

El CATO Institute, grupo conservador de libre mercado, ha rebatido los estudios de estas organizaciones en numerosas ocasiones. Alex Nowrasteh, analista de inmigración de CATO, dijo que las investigaciones y conclusiones de Numbers USA y de grupos como CIS son “defectuosas”.

“Su metodología es pobre, ellos usan datos estáticos y asumen que hay una cantidad finita de riqueza en el mundo y de que un inmigrante que toma un trabajo se lo quita a un nativo”, dijo. “Esas son tonterías, en el capitalismo, las personas que trabajan y crean valor económico se benefician a sí mismos y a los demás. Además, estos grupos tienden a usar los costos de los inmigrantes sin añadir los beneficios económicos”.

Nowrasteh ha rebatido con datos en numerosas ocasiones las cifras de los estudios de estos grupos, añadiendo que “si alguien no es un economista y no tiene estudios publicados por revistas académicas, no confío en sus investigaciones”.

La Opinión preguntó a portavoces de Numbers USA si Roark era economista y la respuesta fue la siguiente: “Eric es director de investigación de Numbers USA, antes trabajó para FAIR, ha publicado muchas veces sobre este tema y ha testificado ante el Congreso. Tiene una maestría en historia”.