La realidad de los trabajadores indocumentados

Hay que cerrar la puerta el discurso demagogo de Donald Trump

En su primer comercial en contra de Hillary Clinton, el candidato republicano a la presidencia asegura que el plan de su rival demócrata incluye otorgarle los beneficios del Seguro Social a los inmigrantes sin papeles. En realidad es todo lo contrario.

Es cierto que la Seguridad Social necesita algunos cambios para seguir garantizando su propósito de proveer beneficios para evitar la pobreza en la tercera edad. Pero la presencia de los trabajadores indocumentados lejos de ser un drenaje a la pensión pública, su aporte es un refuerzo al sistema por esas injusticias que deben pasar para trabajar en este país.

Los trabajadores sin permisos están pagando al fondo de Seguridad Social en impuestos 13,000 millones de dólares, de los cuales solamente recuperan 1,000 millones de dólares, según el actuario en jefe de la Administración de la Seguridad Social, Stephen Goss. Esto ocurre porque de los estimados 7 millones de indocumentados que trabajan en Estados Unidos, Goss estimó que 3.1 millones utilizan números falsos o expirados del Seguro Social. O sea que hay una contribución neta de 12,000 millones al fondo.

Este es tan solo un aspecto del aporte de estos trabajadores. La Oficina de Presupuesto del Congreso señaló en su momento que la reforma migratoria aprobada hace unos años atrás en el Senado, y que murió en la Cámara de Representantes, iba reducir el déficit federal en 820 mil millones a lo largo de 20 años.

Se puede decir que desde el presente, hasta cuanto más lejos se ve a futuro, la presencia de los indocumentados cobra más importancia. Estados Unidos, al igual que otras naciones industrializadas, sufren un rápido envejecimiento de su fuerza laboral, de manera que cada vez hay menos trabajadores que aporten para los beneficios de los retirados. Los inmigrantes latinos tienen una edad media mucho más joven que los estadounidenses, por lo cual su contribución aliviará la presión demográfica sobre los beneficios del Seguro Social.

Por eso, en este Día del Trabajo no cabe el discurso demagógico de Trump. Sus seguidores que hoy despotrican contra los extranjeros serán los beneficiados en su retiro, por la manera que está estructurado el sistema, de los inmigrantes con papeles y sin papeles