Las playas de NYC permanecen cerradas por tormenta Hermine

Autoridades hacen llamado a neoyorquinos para que estén alerta
Las playas de NYC permanecen cerradas por tormenta Hermine
En las costas de nuestra área están alerta por el paso de Hermine. Foto Getty Images

Nueva York.- En prevención del eventual impacto en nuestra área de la tormenta tropical Hermine, el Alcalde Bill de Blasio instó este domingo a los neoyorquinos a estar preparados.
De Blasio aconsejó a los neoyorquinos que entre hoy y el miércoles se abstengan de ir a las playas e ingresar al agua, debido a las corrientes de resaca. Las playas de la ciudad permanecerán cerradas a la natación, el surf y cualquier otra actividad.

El Alcalde también advirtió que la Ciudad continúa con sus esfuerzos de preparación para anticiparse a otros posibles efectos de la tormenta tropical Hermine, incluyendo inundaciones costeras, los fuertes vientos y la lluvia.

“A pesar de que la trayectoria actual muestra que la tormenta se mueve más hacia el este, Hermine sigue siendo un factor preocupante y los neoyorquinos deben estar preparados”, dijo De Blasio. “Mi principal preocupación es las corrientes de resaca peligrosas que vamos a experimentar. Le recordamos a la gente a abstenerse de entrar en el agua. A pesar de que el pronóstico ha mejorado, las aguas seguirán siendo extremadamente peligrosas”.

En Nueva York las autoridades anticipan demoras y cancelaciones en el sistema de ferrys a partir de la noche del lunes y durante el martes. Igualmente, se informó que cuando los vientos alcanzan los niveles de tormenta tropical, los puentes del área de Nueva York pueden aplicar restricciones de velocidad y de vehículos. Los neoyorquinos deben esperar restricciones potenciales hasta el martes y tomar medidas preventivas contra los fuertes vientos en la zona costera, inundaciones, lluvia, mareas peligrosas y el oleaje alto.

Los fuertes vientos pueden derribar árboles y líneas eléctricas y pueden girar objetos sin garantía en proyectiles peligrosos.
El Centro Nacional de Huracanes (CNH) mantiene un aviso de alerta para todo el noreste hasta el miércoles.

El CNH destacó que el ciclón postropical con características de tormenta tropical presenta vientos máximos sostenidos de 100 kilómetros por hora (65 millas por hora), aunque se espera su fortalecimiento esta noche, cuando posiblemente se vuelva un huracán.

Hermine se mueve con dirección este noreste a 19 kilómetros por hora (12 millas por hora) y podría alcanzar el sur sureste de Eastern Tip, en Long Island, Nueva York, así como a 470 kilómetros al este sureste de Ocean City, en Maryland.

Alerta en el Estado Jardín

El impacto de Hermine ha obligado a las autoridades locales a desplegar medidas especiales de seguridad, como en Nueva Jersey, donde su gobernador, Chris Christie, declaró el estado de emergencia para los condados de Ocean, Atlantic y Cape May.

Christie, advirtió  que aunque la tormenta Hermine no impactará ese estado con la fuerza que se esperaba, sigue siendo una amenaza.
Christie señaló que no se trata de Sandy, la tormenta que devastó ese y otros estados en octubre de 2012, ni la de nieve Jonás, que paralizó la costa noreste del país el pasado enero.
“No está ni siquiera cerca” de ser como ambas tormentas, afirmó el gobernador, quien destacó que Hermine ha dado un giro hacia el este, lo que aminoraría el efecto en el estado, según reportan medios locales.
De acuerdo con Christie, el giro del ciclón postropical con características de tormenta tropical haría que impacte con menos fuerza a Nueva Jersey por lo que no ha considerado evacuar a residentes de las costas.
No obstante, Christie está consciente de que el rumbo puede cambiar. Indicó igualmente que la tormenta podría dejar inundaciones en la costa pero menos severas de lo que esperaban.
Se mantiene un aviso de tormenta tropical para la franja costera que va desde Duck, en Carolina del Norte, hasta la Bahía de Delaware, en los estados de Delaware y Nueva Jersey.
Hermine tocó suelo continental en EE.UU. la madrugada del pasado viernes, cuando impactó la costa noroeste de Florida como huracán de categoría 1, y ocasionó la muerte de una persona y el corte de suministro eléctrico para decenas de miles de hogares y negocios locales.

En Carolina del Norte, el paso de Hermine se saldó con la muerte del conductor de un camión, que falleció cuando su vehículo se volcó por efecto de los fuertes vientos, así como con cortes de luz e inundaciones.

Hermine es la octava tormenta tropical que se ha formado en la cuenca del Atlántico en la actual temporada de huracanes, que oficialmente comenzó el 1 de junio.