Piden eliminar el West Indian Day Parade por hechos violentos

Dos muertos y varios heridos en tiroteos y apuñalamientos podrían suponer el fin de la celebración caribeña

NUEVA YORK – Muchos son los fanáticos del West Indian Day Parade, y muchos también los que comienzan a celebrarlo antes del amanecer con el conocido J’ouvert. Sin embargo, este año podría ser el último que lo disfruten.

La violencia no es algo nuevo en este evento, por lo que el NYPD reforzó este año le seguridad, duplicando el número de policías en las calles y aumentando los focos de 40 a 200. Lo anterior no fue suficiente para evitar la tragedia. “Desgraciadamente, todavía hay criminales que, a pesar de nuestro esfuerzo por controlar su conducta, insisten en quebrantar la ley” dijo a medios locales Bill Bratton, el comisionado de la policía de Nueva York.

Dos personas fueron tiroteadas el lunes 5 de septiembre en Empire Boulevard y Flatbush AvenueTyreke Borel, 17 años, recibió un disparo en el pecho cuando estaba sentado en un banco enfrente de Wendy’s sobre las 3:50 a.m. El joven murió en el hospital. Una anciana de 72 años resultó herida tras ser baleada en el brazo. Las autoridades desconocen al momento si ambos  hechos están relacionados, según medios locales.

Unos 25 minutos más tarde se reportó la segunda víctima mortal, Tiarah Poyau, una estudiante de St. John’s University de 22 años. La joven fue asesinada de un tiro en la cara a corta distancia cerca de Washington Avenue y Empire Boulevard, según la Policía. El NYPD cree que ni Tyreke ni Tiarah eran el objetivo de los criminales.

Además, al menos otras tres personas fueron heridas en sendos incidentes, incluyendo una mujer apuñalada cerca de Empire Boulevard y Ocean Avenue y  un hombre que fue disparado en la pierna en Rogers y Clarkson. La fémina rechazó asistencia médica.

Los incidentes violentos en este evento ya se han convertido en la constante. El año pasado, dos  personas fueron asesinadas,  incluyendo a Carey Gabay, quien era ayudante del gobernador Andrew Cuomo.

A raíz de los más recientes casos, el gobernador dijo que se avecinan decisiones duras. “No sé qué más pordríamos haber hecho, y creo que la lección es que ya no se trata solo de la Policía. Va a suponer que todos trabajemos juntos para hacer la difernecia. Va a involucrar a líderes de la comunidad, también a los que organizan el desfile y a todos los participantes”.

También el alcalde Bill de Blasio hizo referencia a trabajar de la mano con la comunidad para decidir el futuro del evento. “Nunca aceptamos la violencia entre nosotros”, sostuvo. “Vamos a evaluar todo, lo que hemos aprendido de anoche y decidir qué cambios se han de hacer en adelante”.

Los detractores piden que se acaben las celebraciones de  J’ouverte que precende al West Indian Day Parade  alegando como causa la violencia reiterada. Por su parte, los múltiples defensores no ven justo que una mayoría pacífica pague por la conducta de unos pocos. El debate está abierto.