Biden y los presidentes de países del “Triángulo el Norte”  destacan “progreso genuino” en la región

Biden y los presidentes de países del “Triángulo el Norte”  destacan “progreso genuino” en la región
Vicepresidente Joe Biden se reunió con los presidentes de El Salvador, Honduras, y Guatemala.
Foto: María Peña / Impremedia

WASHINGTON.- Poco más de dos años después de la crisis migratoria en la frontera sur, el vicepresidente Joe Biden elogió este viernes el “progreso genuino” en la seguridad en Guatemala, Honduras y El Salvador, y aseguró que EEUU continuará apoyando esos esfuerzos mientras continúen esos avances en la región”.

Biden se reunió en privado hoy en el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) con los presidentes de Guatemala, Jimmy Morales; de Honduras, Juan Hernández, y de El Salvador, Salvador Sánchez Cerén, para repasar los avances del plan de la “Alianza para la Prosperidad” de los países del “Triángulo del Norte”.

Más adelante, los cuatro participaron en un foro con el presidente del BID, Luis Alberto Moreno, en el que no tomaron preguntas del público o la prensa y, desde un mismo libreto, elogiaron el progreso del plan, elaborado para mejorar la seguridad y reducir la emigración ilegal desde Centroamérica a EEUU.

img_2555

“Mientras siguen haciendo progreso y las decisiones difíciles para guiar ese progreso, mientras tengan la voluntad política para perseguir el cambio… pueden contar con Estados Unidos. Aunque queda mucho progreso por hacer, estamos haciendo progreso, progreso genuino”, afirmó Biden.

.es-carousel ul{ display:block; }

{{if itemsCount > 1}}

{{/if}}

Aludiendo al eventual traspaso de poder de EEUU con las elecciones del próximo 8 de noviembre, el vicepresidente expresó su deseo de que la próxima Administración mantenga “estos compromisos”.

Al resumir los avances de cada uno de los países, Biden señaló que los tres países están respondiendo a los abusos a los derechos humanos y ejecuciones extrajudiciales, y trabajando con México y otros vecinos en la región para fomentar la integración energética.

En concreto, Guatemala ha desmantelado a redes criminales y enjuiciado a oficiales militares; Honduras también ha establecido una misión contra la corrupción que ha comenzado a hacer un escrutinio de sus fuerzas policiales, y El Salvador ha atacado “agresivamente” las finanzas del crimen transnacional, resumió Biden.

Por su parte, los tres presidentes centroamericanos pidieron que el sector privado también se involucre en el proceso de mejorar la seguridad y prosperidad en Centroamérica.

“Nuestros jóvenes están migrando, nuestros niños están huyendo y es responsabilidad nuestra que eso cambie… la puerta está abierta, el compromiso es de todos nosotros”, dijo Morales.

Hernández afirmó que la inversión del sector privado “es vital” porque, en última instancia, “si Centroamérica prospera, nos va ir mejor a todos”.

“Si Centroamérica es próspera,  si tiene índices de seguridad y paz sumamente aceptables, eso es un buen negocio para todos no solo para los gobiernos sino también para el sector privado”, afirmó Hernández.

El mandatario hondureño pidió “nunca olvidar” las imágenes de niños y jóvenes “optando por un futuro incierto, lejos de su casa, lejos de su país”.

Hernández destacó que, dentro de un plan “sin precedente” de depuración y reforma policial, su gobierno ha logrado la separación de casi el 40% de oficiales de policía del país, y ha aumentado en un 45% el presupuesto para la seguridad, entre otras medidas.

En el evento, el BID divulgó un informe sobre los avances del plan de la “Alianza para la Prosperidad”  de El Salvador, Guatemala y Honduras, en las áreas de seguridad ciudadana, el fortalecimiento de las instituciones, el desarrollo del capital humanol, y el fomento del sector productivo.

Cerén describió una reducción de los homicidios, la atención de migrantes retornados,  y campañas para reducir la emigración ilegal, además de combatir el crimen organizado,  pero enfatizó la importancia de contar con el apoyo de Washington.

“Esperamos con mucho optimismo el apoyo financiero de EEUU… fondos vitales para concretar serie de proyectos concretos”, dijo.

EEUU ha aportado $750 millones para el plan de seguridad, mientras que los tres países, en su conjunto, han invertido $2,600 millones, según Biden.

Previo a esta reunión sobre la seguridad en Centroamérica –la cuarta en lo que va del año- Biden había telefoneado a Cerén el pasado 13 de septiembre para discutir formas de profundizar la cooperación bilateral y regional para reducir la emigración ilegal de Centroamérica.

En esa ocasión, ambos acordaron continuar trabajando  en los próximos meses junto con el BID y otros aliados regionales para promover la reforma fiscal, el desarrollo económico, y mejorar la seguridad en la región, indicó la Casa Blanca.

Panorama desde la frontera

El encuentro y mensaje de optimismo se produjo en unos momentos en que crecen los temores de que haya una nueva ola de migrantes, en particular de niños no acompañados, en la frontera del suroeste.

Según datos del Departamento de Seguridad Nacional (DHS), la emigración ilegal desde Centroamérica continúa, particularmente del “Triángulo del Norte”, pese a los esfuerzos de la Administración Obama y de los países de la región.

A sólo siete días de que termine el año fiscal 2016, las cifras apuntan a que el número total de arrestados en la frontera sur podría exceder la cifra de 2014, cuando explotó la crisis.

Alrededor de 122,132 familias y niños han sido detenidos en la frontera sur, según el DHS.