Obama inaugura primer museo nacional sobre afroamericanos

Obama inaugura el Museo Nacional de Cultura e Historia Afroamericana en Washington DC
Obama inaugura primer museo nacional sobre afroamericanos
Ceremonia inaugural del Museo Nacional de Historia y Cultura Afroamericana..
Foto: Olivier Douliery-Pool / Getty Images

WASHINGTON.- Sonando una campana traída de una de las primeras iglesias establecidas por descendientes de esclavos, el presidente Barack Obama inauguró este sábado el primer museo nacional que narra las luchas y logros de la comunidad afroamericana.

Obama inaugura el Museo Nacional Afroamericano. Foto: Getty
Obama inaugura el Museo Nacional Afroamericano. Foto: Getty

“Este museo nacional ayuda a contar una historia más rica y más completa de quiénes somos. Nos ayuda a entender las vidas del presidente, claro, pero también del esclavo; al industrialista pero también al portero…esto museo explica el hecho de que nuestras historias han moldeado cada rincón de nuestra cultura”, dijo.

Pisando el terreno donde hace unos siglos esclavos negros cultivaban la tierra, Obama dijo que la historia narrada en el museo, desde la esclavitud, la segregación y la lucha por los derechos civiles,” pertenece a todos los estadounidenses –porque la experiencia afroamericana ha sido moldeada igualmente por europeos, asiáticos, nativo-americanos y latinos”.

Contexto para entender las luchas de ahora

En su discurso de casi media hora, Obama consideró que el museo ofrece una vista más amplia de la historia de cómo se forjó EEUU, y ayuda a dar contexto a los debates de hoy en día sobre la justicia social.

Es que la discriminación y el racismo no han quedado en el pasado, y la comunidad afroamericana reclama justicia contra la brutalidad policial en lugares como Tulsa o Charlotte, y más oportunidades para su avance social.

Obama fue precedido por el legislador e ícono de los derechos civiles, John Lewis, quien presentó la ley que autorizó la construcción del museo; por el expresidente George W. Bush, quien promulgó esa ley; Oprah Winfrey y el actor Will Smith, los actores Robert de Niro y Angela Bassett, y el cantante Stevie Wonder.

Mientras, la cantante Patti Labelle cantó el tema “Change Gonna Come” mientras, sentado a unos cuantos pasos, Obama la cantaba en silencio.

La cantante Patti LaBelle entona una canción que alude al cambio, y al terminar afirma que el cambio vendrá si gana Hillary Clinton. Foto: María Peña/Impremedia
La cantante Patti LaBelle entona una canción que alude al cambio, y al terminar afirma que el cambio vendrá si gana Hillary Clinton. Foto: María Peña/Impremedia

Al concluir la canción, LaBelle afirmó que “ya vendrá el cambio, con Hillary Clinton”, en alusión a la candidata presidencial demócrata.

La ceremonia concluyó cuando Obama y su esposa, Michelle, se sumaron a la familia de Ruth Bonner, una anciana de 99 años cuyo padre fue un esclavo en Mississippi, para tocar la campana de la “First Baptist Church” en Williamsburg (Virginia), fundada en 1776 y una de las primeras iglesias afroamericanas de EEUU.

En el solemne acto también participaron el presidente del Tribunal Supremo, John Roberts; el director de la Institución Smithsonian, David Skorton, el director del Museo Nacional de Historia y Cultura Afroamericana, Lonnie G. Bunch, y la exprimera dama, Laura Bush, entre otros.

Las historias que cuenta el museo

El museo, construido después de que lo propusieran veteranos de guerra afroamericanos en 1915, contiene alrededor de 35,000 artefactos, de los cuales unos 3,000 están en exposición en cinco pisos.

Así, el museo narra la historia, completa y sin filtros, de los afroamericanos en EEUU, desde su arribo en cadenas, hasta su emancipación, su lucha por los derechos civiles, y sus avances a partir de la década de 1960.

Entre los artefactos figuran grilletes y látigos con los que se castigaba a esclavos; el sombrero de Michael Jackson; partes de una nave de esclavos que naufragó en las costas de Sudáfrica en 1794, y una estatua del presidente Thomas Jefferson al lado de cajas que representan a los esclavos que tuvo.

También hay documentos escritos por puño y letra de esclavos, videos de la marcha en Washington liderada por Martin Luther King Jr., un vestido de Celia Cruz, el Cadillac de Chuck Berry, y objetos de figuras como Malcolm X, Muhammad Ali, y Prince.

“Me parece muy importante que la gente venga acá a aprender de la historia de los afroamericanos, porque instruye también la lucha de nuestra comunidad latina, inmigrante”, dijo a este diario la titular de la Administración de la Pequeña Empresa (SBA), la mexicoamericana María Contreras-Sweet.

La titular de la Administración de la Pequeña Empresa (SBA), la mexicoamericana,  María Contreras-Sweet, asegura que el museo encierra importantes lecciones de lucha  para la comunidad latina. Foto: María Peña/Impremedia
La titular de la Administración de la Pequeña Empresa (SBA), la mexicoamericana, María Contreras-Sweet, asegura que el museo encierra importantes lecciones de lucha para la comunidad latina. Foto: María Peña/Impremedia

En declaraciones a este diario, el activista afroamericano, Jesse Jackson, dijo sentir cierta nostalgia porque algunos de sus compañeros de lucha, como King o John Franklin, son “mártires” y no están para presenciar “este capítulo en nuestra historia”.

“Esto cambia la narrativa sobre la esclavitud y la lucha por la igualdad que seguimos afrontando….es un museo viviente”, afirmó Jackson.

El líder afroamericano, Jesse Jackson, asegura que este "museo viviente" cambia la narrativa de la experiencia afroamericana.  Foto: María Peña/Impremedia
El líder afroamericano, Jesse Jackson, asegura que este “museo viviente” cambia la narrativa de la experiencia afroamericana. Foto: María Peña/Impremedia

El museo está organizado de tal manera que un oscuro sótano narra la historia del comercio global de esclavos –solo el 5% llegó a las costas de EEUU-, la segregación impuesta por las llamadas leyes “Jim Crow, que institucionalizaron la discriminación, la lucha por los derechos civiles y, en salones posteriores bañados de luz, las contribuciones de los afroamericanos a la cultura del país y del mundo.

“¿Cómo sabe el agua que toman los blancos?”

Al hacer cola para pasar el perímetro de seguridad en el museo, Barbara J. Mahone, nieta de esclavos en Alabama, reflexionaba sobre el significado del evento en su vida.

Crecí con las leyes de Jim Crow, no podía ir a una fuente si tenía el rótulo de ´solo para blancos´. Y siempre me preguntaba ´¿Cómo sabe el agua que toman los blancos?´… nunca imaginé que votaría por el primer presidente afroamericano, que asistiría a su inauguración, o que hoy vendría a Washington a un museo que documenta fielmente nuestra historia”, afirmó Mahone, una jubilada de 70 años.

Barbara J. Mahone, nieta de esclavos, jamás pensó que le tocaría presenciar la inauguración del primer presidente negro en la historia de EEUU, o la apertura del primer museo nacional que narra la historia de su comunidad. Foto: María Peña/Impremedia
Barbara J. Mahone, nieta de esclavos, jamás pensó que le tocaría presenciar la inauguración del primer presidente negro en la historia de EEUU, o la apertura del primer museo nacional que narra la historia de su comunidad. Foto: María Peña/Impremedia

“Esto para mí representa lo mejor y lo peor de la humanidad… durante la Administración Reagan, fuí presidenta de la Autoridad Federal de Relaciones Laborales, soy producto del Sueño Americano”, dijo.

La apertura del museo, en las postrimerías del mandato del primer presidente negro del país, contó con la participación de miembros del Congreso y del gabinete presidencial, la única jueza latina del Tribunal Supremo, Sonia Sotomayor, celebridades y activistas de la comunidad afroamericana.

A pocos pasos del museo, pero separados por un valla metálica, miles de personas siguieron la ceremonia en cinco pantallas gigantes colocados en las cercanías del Monumento a Washington.

.es-carousel ul{ display:block; }

{{if itemsCount > 1}}

{{/if}}