Aprende a catar “chelas”

El mes de octubre rinde tributo a una de las bebidas favoritas de todos: la cerveza
Aprende a catar “chelas”

Tomar cerveza es un arte y para capturar el sabor que ofrece al paladar es necesario saber cómo catarla.

Primero que nada, para poder catar una cerveza se debe conocer el estilo de la misma.

José Luis Calderoni, maestro cervecero de Propaganda Brewing, menciona que existen cientos de variedades y estilos, y aunque las materias primas con que se elaboran son malta, agua, lúpulo y levadura, existen muchas variedades dentro de los mismos insumos que aportan características diferentes en sabor, aroma y color.

“Las cervezas pueden ser extremadamente sencillas o complejas en su perfil dependiendo mucho de su estilo. Tan solo un ingrediente como la levadura puede aportar más de 400 compuestos de aroma, sabor y perfil en una cerveza, dependiendo de su variedad, origen o genoma”, asegura.

Calderoni afirma que la cerveza siempre se debe tomar en una copa o vaso para poder tener una mejor experiencia de cata, lo que llevará a desatar todos los aromas y sabores que posee.

“Tenemos la mala costumbre de tomar cerveza directo del envase y no debe ser así, debido a que los componentes como la espuma, que ayudan a soltar los aromáticos de la cerveza, no logran hacerlo dentro del envase, esto sin contar que nunca involucramos la nariz, lo cual es muy importante”, expresa.

Mucho más que espuma

Elementos que resaltan al catar una cerveza:

  1. Aroma: en la cerveza es lo primero que puede difuminarse. Es importante introducir la nariz en el vaso y dar de uno a tres suspiros fuertes. Así se buscan notas a cítricos, frutos y hierbas, dependiendo de la variedad del lúpulo.
  2. Vista: gracias a ésta se deben buscar matices de colores apropiados al estilo. Algunas cervezas pueden ser turbias y esta variación depende de si es filtrada o no. Por último, algo que no puede pasar desapercibido es la espuma; debe tenerse una de aproximadamente dos dedos de grosor.
  3. Sabor: gracias a éste se pueden ubicar algunas cervezas más balanceadas hacia sabores amargos y otras más hacia sabores dulces. También se ubican sabores a pan, frutos dulces, umami, cítricos o café. El alcohol también aporta sabor y en toda cerveza debe estar balanceado y no ser muy excesivo, aunque existen cervezas que pueden tener hasta arriba de los 12 grados de alcohol.

Beer en vaso

La cerveza se bebe mejor en vaso, pues su carbonatación puede esparcirse y se descarta la pesadez que produce en el estómago al tomar de la botella.

Guillermo Ysusi, de Cerveceros de México, propone un quinteto que, por su diseño, ayuda a destacar cualidades:

Tarro: para cervezas ligeras, con poca complejidad o con ingredientes adjuntos (maíz, por ejemplo). Su forma recta hace subir la espuma.

Pinta: hendidura y boca cerrada concentran aromas y carbonatación de estilos más complejos, como american pale ale.

Copa: mantiene aromas y alcohol de porters y stouts. Permite dar tragos pequeños y sujetarla del tallo evita que se caliente la bebida.

Pilsner recta: mantiene un poco más los aromas que la anterior. Ideal para estilos de trigo que producen más espuma.

Pilsner: permite una mejor vista del color; su boca ancha libera los aromas y es sugerida sobre todo para cervezas del estilo homónimo.

 

Se viste de coctel

No todo son micheladas y clamatos, aunque los puristas prefieren la cerveza sola. Sin duda, esta bebida puede incluirse en tragos ligeros y refrescantes.

Lula’s beer

Rinde: 1 porción

chelaslulasbeer

Ingredientes:

Hielo (el necesario)

2 caballitos de jugo de arándano

1 1/2 caballitos de licor de cereza

1 dash de jugo de limón

1 cerveza bohemian pilsner

Preparación:

Verter en un vaso los ingredientes considerando su orden.

Tintineo

Rinde: 1 porción

chelastintineo

Ingredientes:

Hielo (el necesario)

Trozos de piña fresca (en cantidad al gusto)

2 caballitos de jugo de piña

1 caballito de jarabe natural

1/2 caballito de Grand Marnier

1/2 vaso de cerveza pilsner americana

1/2 rebanada de toronja

Preparación:

Colocar hielo y piña en un vaso.

Verter el resto de los ingredientes, uno por uno.

Decorar con la rebanada de toronja.

Reglas para preparar cocteles con cerveza

-Evitar los destilados con poco carácter, como el vodka, porque suelen perderse.

-Agregar la cerveza al final para que no pierda el gas.

-Usar poco hielo.

-Mezclar con frutas de mayor acidez que dulzor, como manzana verde o piña.

-Siempre servir la cerveza a una temperatura entre 10 y 12 grados centígrados.