Matrimonios por conveniencia: una opción peligrosa

Ante la llegada del gobierno de Trump algunos consideran recurrir a esta práctica, pero expertos advierten que es demasiado riesgoso
Sigue a El Diario NY en Facebook
Matrimonios por conveniencia: una opción peligrosa
Quienes sean descubiertos con matrimonios falsos, enfrentan delitos federales.

Las amenazas del presidente electo Donald Trump de deportar a millones de indocumentados cuando llegue a la Casa Blanca han causado tal alarma, que más de uno está buscando la manera de poder legalizar su estatus en el país como sea. Y los matrimonios por conveniencia parecieran ser una opción rápida para muchos que, en medio de su desespero, no ven otra manera de lograrlo, pero si son descubiertos podrían acabar con el sueño americano para siempre y de paso corren el riesgo de terminar en prisión.

Eso lo tiene claro (*) José R, un mexicano de 32 años que vive en Nueva York desde el 2003, quien a la vez confiesa que la opción de pagarle a una conocida $20,000 para que se case con él antes de que Trump llegue a la Casa Blanca, le ronda la cabeza día y noche. Ya averiguó que como vino con visa y no se cruzó la frontera, aplica para un perdón para obtener papeles por esta vía.

“Yo sé que no es legal, sé que es mucho dinero y sé que si me agarran me pueden deportar, pero en este momento tengo tanto miedo de que Trump nos regrese a todos, que siento que ya que una amiga ciudadana se ofreció a ayudarme, debería arriesgarme antes de que las cosas se pongan peor”, comenta el cocinero, quien tiene dos hijos pequeños y una mujer, todos sin papeles.

“Creo que si uno hace bien las cosas y cuida todos los detalles, las cosas salen bien, pues en menos de un año ya podría tener mis papeles y acabar con esta agonía mía y de mis hijos. Es horrible sentir que en cualquier momento nos van a sacar”, agrega.

Y aunque el mexicano asegura que sus intenciones no son malas y que es un hombre bueno, trabajador y sin historial criminal, el Departamento de Aduanas e Inmigración (ICE) advierte que las autoridades no ven los matrimonios fraudulentos como acciones simples y los persiguen con mucha severidad.

“El matrimonio fraudulento no es un delito sin víctimas ni un crimen inocente. Es un delito serio que debilita la seguridad de nuestra nación y nos hace menos seguros. Ser participe de fraude en un matrimonio puede resultar en prisión de hasta cinco años para los involucrados”, asegura esa agencia, dejando claro que los problemas legales también son para el ciudadano o residente que se case por conveniencia.

El fraude es todo menos un asunto trivial. Participar en ese tipo de fraude y negociar la seguridad de Estados Unidos para obtener ganancias financieras es un delito grave, con sanciones penales y consecuencias serias”, agrega ICE, que tiene una campaña contra estas uniones en la que dice: “Si caminas hacia el altar por las razones equivocadas, podrías terminar caminando por los pasillos de una cárcel”.

Natalia Renta, abogada de inmigración de la organización Se hace camino Nueva York, aclaró que la mayoría de personas que recurren al matrimonio para ajustar su estatus migratorio en el país lo hace de manera legítima, pero advirtió que si alguien tiene un plan de recurrir a uniones ilegítimas, no es una buena idea porque está incurriendo en un delito.

“Hay muchas personas que consiguen la residencia basadas en matrimonios verdaderos y califican para ello y deben seguir haciéndolo, pero no es nada nuevo que inmigracion está consciente de la posibilidad de fraude de algunos matrimonios”, dijo la abogada, explicando que el proceso con el que inmigración determina si un matrimonio es verdadero, es muy riguroso y se debe presentar evidencia, como contratos de arrendamiento, cuentas de banco juntos, fotos de viajes, cartas de diferente personas y una entrevista.

“Si hay sospecha de que el matrimonio no es legítimo, hay otra entrevista más a fondo, donde los separan y si Inmigracion determina que el matrimonio no es verdadero, puede poner al aplicante en proceso de deportación por fraude”, dijo. “Entonces esa persona que no estaba en ningún problema hasta ese momento, se estaría poniendo en más riesgo porque sin ese trámite puede mantenerse aquí sin que la migra le haya empezado un proceso. No es tan fácil como pensar que si alguien se casa con un ciudadano ya va a conseguir sus papeles”. Es cuesta arriba.

La abogada comentó que los procesos de verificación de matrimonios que Inmigración realiza son tan estrictos, que a clientes con matrimonios verídicios no les han dado los papeles rápidamente, les solicitan más informacion y hasta los han puesto en sospecha.

El colombiano (*) Carlos R, quien también ha pensado en la posibilidad de casarse con una compañera de su trabajo nacida en Estados Unidos que no le cobra nada por “el favor” y que critica la falta de acción del gobierno por promover una reforma migratoria, dice que vale la pena arriesgarse.

“Desde Reagan los gobiernos no han hecho nada por legalizar a los que estamos aquí y a lo bien si uno trabaja ya con papeles falsos que más da intentar”, comentó.

Pero ante quienes piensan así, la abogada de Se Hace Camino Nueva York tiene una explicación.

“Trabajar sin autorizacion y casarse por papeles son cosas totalmente diferentes. Trabajar no puede ser un cargo que la migra puede tomar para deportar a alguien y aunque puede ser un obstáculo para conseguir residencia en algunos casos, el casarse por papeles y mentirle a inmigracion sobre una relación que no existe es completamente diferente, porque es fraude contra el sistema migratorio”, dijo, al tiempo que dio un consejo en medio del panorama de incertidumbre que ha generado la llegada del próximo gobierno.

“Lo importante es conseguir una cita con abogados de confianza para ver qué alivios hay, para ver si califican para algo, y si hay gente que puede solicitar la residencia a través de matrimonios de manera legítima, está bien que lo hagan, pero si no es así, es un error hacerlo”, advirtió la abogada.

Las autoridades migratorias aseguran que aquellas personas que sean descubiertas con matrimonios falsos, enfrentan delitos federales que incluyen hasta 5 años en prisión, 250,000 dólares de multas tanto para los extranjeros como para los ciudadanos que perpetren el delito y la perdida total de los beneficios del aplicante de por vida. Esto sin contar que además los acusados de fraude matrimonial pueden enfrentar cargos adicionales por fraude de visado, conspiración y falsa declaración, con condenas de prisión adicionales.

Una vocera de la Oficina de Inmigración y Ciudadanía (USCIS) comentó que actualmente los procesos de solicitud de residencia por matrimonio toman siete meses y las estadísticas más recientes que ellos llevan muestran que 131,069 personas pudieron ajustar su estatus en el país en un año.

(*) Nombres cambiados a petición de los entrevistados.

Datos

  • Quienes sean descubiertos con matrimonios falsos, enfrentan delitos federales
  • Los acusados pueden enfrentar hasta 5 años en prisión
  • $250,000 es la multa que pueden tener tanto los extranjeros como los ciudadanos que perpetren ese delito
  • Quienes sean descubiertos con matrimonies falsos para ajustar su estatus perderán los beneficios migratorios de por vida
  • 131,069 personas ajustaron su estatus migratorio a través del matrimonio en el último año de estadísticas que maneja USCIS
  • De ellos 34,535 lo hizo con la categoría IR6
  • 96,534 ajustó su estatus a través de matrimonio en la categoría CR6