Si no dormiste, no tomes el volante

La falta de sueño es mortal en las carreteras. Así lo reveló un estudio que asegura que manejar tras haber dormido menos de cinco horas es tan peligroso como conducir cuando se está borracho
Si no dormiste, no tomes el volante
El manejar un auto tras haber dormido sólo cinco horas es tan peligroso como conducir cuando se está borracho o bajo los efectos del alcohol.
Foto: Shutterstock

El ecuatoriano Roberto Sánchez pasa más horas frente al volante del camión que maneja para trabajar que con su propia familia. El hombre, que reside en Kearny, Nueva Jersey, debe madrugar todos los días para transportar aguas residuales desde diferentes ciudades en todo el estado hasta una planta de tratamiento en Newark.

Yo trabajo casi 11 horas diarias, de las cuales paso ocho horas manejando y cuando uno está tan cansado y con sueño uno no se da ni cuenta de lo que pasa frente al volante”, dijo Sánchez, quien conduce un tráiler que remolca un enorme tanque de agua.

A uno se le cierran los ojos y pierde la visión, pero en seguida uno reacciona. Pero cuando se tiene tanto sueño en cualquier momento se puede tener un accidente. Es una cosa sólo de segundos, pero puede ser fatal”, admitió el camionero.

El hispano de 26 años, quien está casado y es padre de dos varones y dos hembras, cae perfectamente dentro de la categoría de personas que, según un nuevo estudio, están en alto riesgo de tener accidentes en las carreteras debido al poco tiempo que dedican para dormir.

Según un reporte realizado por la AAA Foundation for Traffic Safety y publicado esta semana, los conductores que perdieron una o dos de las siete horas de sueño mínimas recomendadas, duplican su riesgo de tener un accidente de tránsito al día siguiente en casi 400%.

“Si bien no creemos que nadie se sorprenda al saber que conducir mientras se está privado de sueño aumenta el riesgo de un conductor de estar involucrado en un accidente -esto es bastante intuitivo–, sí nos sorprendió ver un aumento evidente en el riesgo de accidente cuando un conductor había dormido incluso una hora menos de las siete horas recomendadas por los expertos en sueño”, dijo Brian Tefft, investigador de la fundación AAA, quien dirigió la investigación.

Es como estar borracho

Lo más alarmante aún es que la  AAA asegura que el manejar un auto tras haber dormido sólo cinco horas es tan peligroso como conducir cuando se está borracho o bajo los efectos del alcohol.

Este es el mismo riesgo de accidente que el  National Highway Traffic Safety Administration (Administración Nacional de Seguridad en el Tráfico de Carreteras) asocia con el conducir cuando se tiene un límite de alcohol por encima de lo legal.

“No se puede esperar que a pesar perder el sueño todavía se puede ser capaz de funcionar con seguridad detrás del volante”, dijo el doctor David Yang, director ejecutivo de la AAA Foundation for Traffic Safety.

Otro estudio de 2012 publicado en la revista JAMA Internal Medicine también había revelado que la somnolencia llevaba casi tanto riesgo como la ingestión de alcohol durante la conducción.

“Por experiencia propia sé que el tener sueño definitivamente hace que uno maneje como si estuviera borracho o bajo los efectos de alguna medicina. Cuando uno no duerme bien, uno cabecea en el volante y a mí eso me ha pasado”, confesó Sánchez, aunque aclaró que nunca ha conducido borracho.

“Ahora que comienzan los ‘holidays’ es mucho peor la situación porque hay más gente manejando bajo los efectos del alcohol”, agregó.

Problema de salud pública

Un informe publicado por los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) en febrero encontró que más de un tercio de los adultos en EEUU reportaron dormir menos de siete horas diarias.

La situación es tan alarmante que los CDC consideran que la privación de sueño generalizada en la población debe ser considerada como un “problema de salud pública”.

“Yo comienzo a trabajar a las cuatro de la mañana y termino a las tres o cuatro de la tarde. Duermo a veces menos de seis horas y me ha dado mucho sueño manejando”, explicó Sánchez.

“Pero esto no sólo le puede pasar a los camioneros, sino a cualquier persona, porque yo tengo amigos que se han quedado dormidos en el volante y han chocado. Es muy peligroso viajar así”, dijo.

Un estudio de la AAA de 2010 encontró que hasta dos de cada cinco conductores se han quedado dormidos al volante en algún momento de sus vidas, y que los conductores que tienen sueño representan casi uno de cada cinco accidentes fatales cada año.

El nuevo estudio de la AAA incluyó datos sobre 7,234 conductores que estuvieron involucrados en 4,571 accidentes de vehículos, entre las 6 de la mañana y la medianoche, entre 2005 y 2007.

Después de analizar los datos, los investigadores encontraron que los conductores que habían dormido por menos de cuatro horas tenían 11½ veces la tasa de riesgo de accidentes de los conductores que habían dormido siete horas o más.

Los datos provienen del National Motor Vehicle Crash Causation Survey de la National Highway Traffic Safety Administrationa, e incluye la cantidad de conductores que informó haber pedido sueño las 24 horas anteriores a un accidente.

Cuando es tiempo de parar

De acuerdo con los mismos análisis de la AAA, los síntomas de conducir somnoliento incluyen tener dificultad para mantener los ojos abiertos, cambiar de canales de forma imprevista y no recordar partes del viaje.  Sin embargo, según los estudios, más de la mitad de los conductores involucrados en accidentes relacionados con la fatiga no experimentaron síntomas antes de quedarse dormidos al volante.  Por ello, la AAA insta a los conductores a no confiar en sus cuerpos para que les den señales de advertencia de fatiga y en su lugar debería dar prioridad a dormir mucho antes de tomar la carretera (por lo menos siete horas) en sus horarios diarios.

Para viajes más largos, los conductores también deben:

  • Viajar en horarios cuando están normalmente despiertos.
  • Programar un descanso cada dos horas o cada 100 millas.
  • Evitar los alimentos pesados.
  • Viajas con un pasajero que esté alerta y tomar turnos para conducir.
  • Evitar los medicamentos que causan somnolencia u otros impedimentos.

Bajan muertes por accidentes de tráfico en NY

Como parte del ambicioso plan del alcalde de la ciudad de Nueva York, Bill de Blasio, conocido como Vision Zero, que busca eliminar las muertes por accidentes de tránsito en la ciudad para 2024, se han reducido por segundo año consecutivo los fallecimientos en las calles de la Gran Manzana.

Según datos oficiales, el número de personas que murieron en accidentes de tráfico cayó a 230 el año pasado, de 257 en 2014.

La ciudad ha adoptado varios cambios: reducir el límite de velocidad a 25 millas por hora, mejorar la seguridad de las calles y reforzar la vigilancia sobre el exceso de velocidad y otras infracciones de tráfico.

No existen datos específicos que indiquen cuántos accidentes de tránsito en la ciudad de Nueva York fueron causados por la falta de sueño.