Lucha contra la basura en NYC todavía es insuficiente

A pesar de los esfuerzos de la Alcaldía y el Concejo es notable la suciedad en las calles de muchos vecindarios de la Gran Manzana
Sigue a El Diario NY en Facebook
Lucha contra la basura en NYC todavía es insuficiente
Residentes de Corona se quejan por el problema de suciedad y basuras que hay en su vecindario
Foto: Edwin Martínez / El Diario

Son las 2:00 de la tarde en Nueva York. Un frío intenso se apodera del aire y en las calles de Corona, Queens, montones de hojas secas anuncian que el invierno ya anda cerca. Pero las hojas amarillas no son lo único que se ve en el camino. Papeles de revistas, bolsas plásticas, latas de soda, vasos de café, cupones de descuentos de supermercados y hasta un galón de leche y un par de zapatos viejos tirados, completan el paisaje de la calle 92, a pocos pasos de la Avenida Roosevelt.

La ciudad está cada vez más sucia. Papeles, plásticos y aluminio abundan todos los días”, se queja Lilia Rodríguez, una madre mexicana que vive en ese vecindario hace más de 10 años, y quien insiste con mucha molestia que las calles de su barrio se han vuelto “un tiradero”.

Pero los comentarios de la ama de casa y la imagen de la calle no coinciden con los informes del Departamento de Sanidad de la Ciudad, que revelan que en la Gran Manzana el 95% de las calles tienen calificaciones de limpieza aceptable y si se trata de aceras, la puntuación es aún más alta. Ellos defienden su labor.

“El Departamento de Sanidad trabaja para mantener saludable, segura y limpia la ciudad. Recolecta la basura y el reciclaje, limpia las calles, vacía los botes, limpia los terrenos baldíos y limpia la nieve en el invierno, entre otras tareas, para asegurar que la ciudad esté limpia y segura”, comentó una vocera de esa agencia.

En otra calle de Corona, uno de los 27,000 botes de basura que están ubicados en los cinco condados está a punto de reventar. Ya no le cabe un papel más y la gente sigue poniendo sus desperdicios allí.

Basura NYC

“No hay más donde echarlos porque todas las canecas andan llenas”, se justifica el colombiano Richard Angelino, después de poner una bolsa plástica con un pedazo de pan que no se acabó y el envase de un jugo. “La verdad si nos falta más educación porque uno no quiere caminar con basura en la mano y la deja donde primero pueda”, agrega después, admitiendo que aunque la ciudad debería poner recipientes más grandes en las calles, también falta mucha conciencia ciudadana sobre la limpieza.

Una cuadra más allá, un hombre peruano de unos 70 años se acerca a un bote, remueve lo que hay, deja caer al piso parte de la basura y se lleva tres botellas y dos latas para venderlas en las máquinas recicladoras.

“Esos son los que tienen sucio este barrio. Los de Sanidad vienen y limpian todo el tiempo, pero esos recicladores rompen bolsas y dejan todo tirado, entonces es un doble trabajo para los muchachos del servicio público”, asegura el ecuatoriano Carlos Campoverde, quien vive en Nueva York hace 12 años.

“Otros que vuelven esto una porquería son los que pegan papeles en los postes porque vienen y rompen los que hay para poner otros y dejan todo ese papel picado en el piso”, dijo. “Deberían multarlos al igual que a las compañías que ponen eso para que la gente aprenda a respetar y a ser más limpia. El Alcalde y los políticos deberían pasar leyes nuevas que mejoren esto porque ya no aguantamos más”, propuso Campoverde.

Se han invertido millones

Y ante la preocupación del ecuatoriano y muchos residentes de la ciudad que viven a diario escenas similares, Lacey Tauber, directora legislativa de la oficina del presidente del Comité de Sanidad y Manejo de desperdicios sólidos del Concejo Municipal, Antonio Reynoso, destacó que ya hay varios programas funcionando para fomentar una ciudad limpia.

En el año fiscal 2017 el Concejo Municipal destinó $7,8 millones a la Iniciativa NYC Cleanup, que otorga a cada miembro del Concejo más de $100,000 para asignar a grupos que trabajan para mantener la ciudad más limpia”, mencionó la funcionaria. “Incluyendo al Departamento de Sanidad (DSNY), para que haya recolección de basura extra, grupos como ACE o Doe Fund también limpian las aceras, así como otras organizaciones locales, lo que hace una gran diferencia en mantener las calles de Nueva York más limpias”.

Pero a la pregunta sobre si el Concejo promoverá iniciativas que le pongan más orden a algunos recicladores que según los vecinos causan desorden y suciedad tratando de buscar botellas y latas, la vocera de Reynoso prefirió no hacer comentarios.

Basura NYC

Entre tanto, el senador estatal José Peralta, quien a diario ve en su distrito las quejas de las que hablan los vecinos, admitió con preocupación que la ciudad se ha vuelto más sucia y le pidió al Concejo y a la administración De Blasio que busquen soluciones, pues el problema es real.

“Hace unas semanas me reuní con la Comisionada del Departamento de Sanidad, Kathryn García, y me dijo que es responsabilidad de los concejales invertir más dinero del presupuesto para tareas de limpieza”, agregó. “La suciedad que se acumula en las calles es bastante preocupante, y más de una vez he avisado sobre esta situación”.

Lilian Zepeda, vocera de la concejal Julissa Ferreras-Copeland, de Corona, comentó que la líder política asignó $150,000 para mejorar la calidad de vida de los residentes en ese barrio y sus alrededores a través de la limpieza de las calles.

“Estos fondos han ido hacia el barrido adicional de las calles, la limpieza de folletos y de grafitis y el vacío de latas de basura en Corona Plaza, la Calle 103, la Avenida 37, Junction Blvd y Astoria Blvd”, comentó Zepeda, explicando que hay otro plan activo para mejorar la imagen del vecindario.

“Cualquier residente puede hacer que los grafitis sean eliminados de su propiedad sin costo, con tan solo llamar a nuestra oficina. Esto también es algo que la concejal Ferreras-Copeland está orgullosa de abogar durante el proceso presupuestario del Concejo. Ella espera continuar con el financiamiento de iniciativas como CleanUp en los cinco condados”, agregó.

El concejal Rafael Espinal, presidente del Comité de Asuntos del Consumidor del Concejo, también se mostró preocupado por la suciedad en varias partes de la Gran Manzana.

“Todos los neoyorquinos deberían poder caminar por las calles sin tener que esquivar pilas de basura. El problema parece estar aumentando”, dijo el concejal, mencionando que es urgente trabajar en programas de educación.

“Debemos educar a los neoyorquinos en métodos adecuados de eliminación y reciclaje cuando estén en sus hogares y en nuestras calles. También debemos hacer más como ciudad para dedicar recursos a la limpieza. Es por eso que como miembro del Concejo, he ayudado a crear la Iniciativa NYC Clean Up, que contrata grupos para limpiar las calles y colocar botes de basura extra en nuestros vecindarios”, agregó, al tiempo que propuso que la ley se aplique a los recolectores de latas que fomentan la suciedad.

“Los recolectores de botellas ayudan con el proceso de reciclaje y en general no son el problema, pero si hay algunos de ellos que no limpian lo que hacen, la ciudad debe aumentar la aplicación de las leyes para que respondan”, concluyó.

Ante las quejas sobre ellos como responsables de gran parte del problema de las basuras, el boliviano José Chalita, quien recorre Astoria todos los días en busca de su sustento, consideró que culparlos a ellos es como querer matar a un perro cuando tiene pulgas.

“Yo sé que algunos compañeros son inconscientes y no dejan las bolsas como estaban, pero el problema de las calles sucias no es nuestra culpa sino de las autoridades y la gente inconsciente”, dijo. “Eduquen, pongan multas a los sucios y limpien más sin querer disfrazar el problema”.

Basura en cifras:

  • Según el último estudio del Departamento de Sanidad, el 97.2% de las calles de la Gran Manzana tienen una limpieza aceptable.
  • En el 2005 el nivel de limpieza era casi el mismo de ahora, mientras que en 1995 el era apenas del 75%.
  • 97.5% es el nivel de limpieza en las calles de Manhattan.
  • 95.2 en El Bronx.
  • 96.4 en Brooklyn.
  • 97.4 en Queens.
  • 99.2% en Staten Island.
  • El 31% de la basura de los neoyorquinos son residuos orgánicos.
  • El 33% es material reciclable como papel, cartón, plástico y metal.
  • El 6% son textiles.
  • El 5% son escombros de construcción.
  • El resto incluye materiales variados.
  • 27,000 botes de basura están puestos en las calles de los cinco condados.
  • La ciudad lanzó el programa “adopte un bote” y actualmente 1,800 botes han sido adoptados por voluntarios que vigilan que la basura no se desborde.
  • En el 2015 la Ciudad creó un programa de reciclaje en las viviendas públicas de NYCHA, haciendo que 400,000 neoyorquinos ayuden a conservar el medio ambiente.
  • La Ciudad tiene un programa llamado Community Campaign en la que apoya a 96 grupos en los cinco condados comprometidos en mantener los vecindarios más limpios.
  • Brooklyn tiene el mayor número de ellos con 40.
  • En los últimos cinco años el Departamento de Sanidad ha limpiado más de 18,500 lotes sucios y peligrosos.