Padre de joven desaparecido en Ayotzinapa pasará Navidad en huelga de hambre

Antonio Tizapa hará la protesta durante 48 horas frente al Consulado de México para exigirle al gobierno de Peña Nieto respuestas sobre los 43 normalistas desaparecidos

Antonio Tizapa afirma que no tiene nada que celebrar en Navidad, pues desde que desaparecieron a su hijo Jorge Antonio Tizapa Leguideño, de 22 años entre el grupo de normalistas de Ayotzinapa, en México, no tiene vida. Y convencido de que detrás de la desaparición de su hijo están autoridades del gobierno del presidente mexicano Enrique Peña Nieto, este 24 de diciembre iniciará frente al consulado del país azteca una huelga de hambre que durará 48 horas para exigir respuestas.

Desde el medio día del sábado, hasta el medio día del lunes 26 de diciembre, el padre mexicano no comerá nada y tratará de estar en pie los dos días sin importar el frío intenso que está haciendo en la Gran Manzana ni la lluvia que está pronosticada.

Los padres de estos muchachos no tenemos días festivos, cumpleaños, ni celebraciones, porque no hay nada que festejar. Por esto voy a estar a la intemperie exigiendole a Peña Nieto que me entregue a mi hijo y a sus compañeros, vivos, porque vivos se los llevaron. Y necesitamos que finalmente nos de una respuesta porque fue el Estado el que se los llevó”, comentó el mexicano, mientras sostenía una camiseta con la frase “Ni perdón ni olvido” cerca de su trabajo en Brooklyn. “Van a ser 48 horas porque son 43 desaparecidos, 3 caídos y dos hospitalizados. Es decir una hora de huelga por cada uno”.

Tizapa sabe que en su lucha no está solo y está seguro que varios amigos se sumarán a su huelga de hambre para levantar sus voces y evitar que los 43 jovencitos queden en el olvido.

A estas alturas sabemos que al gobierno sus mentiras históricas se le han derrumbado aunque haya medios masivos que inventan información no creíble”, agregó el padre del normalista, quien defendió la manera en la que lleva más de dos años exigiendo respuestas.

“No necesitamos violencia. Mi protesta es pacífica y con ella no le hago daño a nadie. También vamos a correr cuatro millas el 31 de diciembre para recibir el año por los muchachos de Ayotzinapa”, manifestó el inmigrante. “Vamos a seguir protestando hasta que tengamos a los muchachos de regreso y que el gobierno responda”.

Los 43 normalistas fueron desaparecidos en septiembre del 2014 en el estado de Guerrero, en México, en hechos que siguen siendo materia de investigación y que diferentes denuncias señalan que detrás habrían estado vinculadas directamente algunas autoridades.