Editorial: La relación de Trump con los medios

No deja ser irónica la indignación de Trump ante el fenómeno de la noticia falsa, cuando es responsable de haber generado muchas de ellas.
Sigue a El Diario NY en Facebook
Editorial: La relación de Trump con los medios

No fue un buen auspicio cuando el presidente electo, Donald Trump, inició la rueda de prensa diciendo que por culpa de las noticias inexactas él ha dejado de realizar estas reuniones con los periodistas como lo hacía en las primarias.

Está claro que Trump no comprende cuál es el papel que tiene el poder en su relación con los medios en una democracia. Es fundamental que los periodistas sí tengan presente que el suyo es no dejarse intimidar por la actitud autoritaria del próximo mandatario. Eso fue lo que ocurrió ayer cuando dejó de lado por un momento Twitter para responder preguntas.

El ataque de Trump a lo que le gusta llamar como los “medios deshonestos” se basó en la reproducción de un reporte de la inteligencia estadounidense, no verificado, entregado al millonario, en donde se expone una conexión estrecha entre Moscú y el emporio Trump. Buzzfeed dijo que hacía público el documento para revelar lo que se habla en los círculos de inteligencia y lo ponía al juicio de los estadounidenses.

Puede gustar o no, pero la información presentada en ese contexto es válida porque reporta un documento real elaborado y entregado por una fuente de inteligencia. Allí no se juzga el contenido. Informar como real el encuentro entre prostitutas y el presidente electo hubiera entrado en la categoría de “noticia falsa”. No es lo mismo esto que inventarse del aire que un candidato dirige una red de pedofilia. Esa noticia falsa que implicaba a la demócrata Hillary Clinton motivó un tiroteo en una pizzería.

No deja ser irónica la indignación de Trump ante el fenómeno de la noticia falsa, cuando él es responsable de haber generado muchas de ellas. Basta recordar el ciclo noticioso que creó al afirmar que un fraude cometido por millones de votantes es el que impidió que ganara el voto popular.

Es comprensible que este caso Trump esté molesto con los servicios de inteligencia por filtrar la información, pero esta es una pelea para otro comentario.

La relación entre la prensa y el poder es contenciosa por definición. La misión de los informadores es cuestionar, preguntar e investigar en nombre del derecho de la gente a saber lo que hacen sus representantes. Un presidente no es un rey libre de críticas, incluso de las injustas.