Las revelaciones del boricua Iván ‘Pudge’ Rodríguez a pocas horas de conocer si va al Salón de la Fama

El legendario catcher aprecia todavía el consejo de su madre y las lecciones de su padre
Las revelaciones del boricua Iván ‘Pudge’ Rodríguez a pocas horas de conocer si va al Salón de la Fama

Iván Rodríguez no sólo fue uno de los receptores más talentosos y capaces de la historia del beisbol, sino uno de los peloteros más competitivos y respetados de los últimos tiempos, y ciertamente un orgullo latino e ídolo de Puerto Rico.

En la víspera de conocer si los electores lo mandan directo a Cooperstown en su primer año de elegibilidad para el Salón de la Fama, “Pudge” escribió un ensayo en el sitio The Players’ Tribune, el cual tituló “La historia de mi vida”.

A continuación, la traducción de algunos de los párrafos más interesantes del texto. (El texto completo se puede encontrar en http://www.theplayerstribune.com/ivan-rodriguez-story-of-my-life/)

Nacido:

27 de noviembre de 1971. Crecí en un pequeño poblado de Puerto Rico llamado Vega Baja. Es en el interior del país. Mi mamá era una estilista. Mi papá un electricista. Nuestros padres trabajaron duro. No hacían mucho dinero. Vivíamos al día, pero fuimos una familia.

1978

Yo empecé a enfocarme en la pelota a la edad de siete años. Prácticamente, toda mi familia jugó beisbol y en ese entonces tanto mi papá como mi mamá estaban en ligas de softbol. Me enamoré del juego desde el primer día. Yo, de hecho, jugaba de pitcher y tercera base. Así es como inicié. Pero mi papá fue mi primer coach y se dio cuenta que yo tenía buen brazo. Así que un día me sentó y me dijo: “Ya no vas a pitchear o jugar tercera base, vas a ser un catcher. Y pienso que vas a ser uno bueno”. Yo de inmediato empecé a llorar. No quería ser receptor. Quería ser un tercera base y batear jonrones. Me dijo, “Puedes llorar todo lo que quieras, pero a partir de ahora vas a catchear”. Yo tenía ocho años.

1991

Cuando la gente me pregunta por mi recuerdo favorito como jugador, siempre pienso primero en mi defensiva. Cada vez que puse fuera a un corredor o que sorprendí a alguno en los senderos lo disfruté mucho. Casi nunca hablo de mi bateo. Pero la excepción probablemente sería mi primer hit en las Ligas Mayores, porque fue especial. Fue en mi primer juego con los Rangers. Estábamos contra los Medias Blancas. Apenas había sido llamado y viajé cientos de millas para llegar a Chicago. Estaba muy agotado. Perdíamos por una carrera en la novena entrada y pegué un sencillo que impulsó dos anotaciones que nos ayudaron a ganar. Fue como en una película. Nunca voy a olvidarlo mientras esté vivo.

2003

Juego 1 de la Serie Mundial. Marlins vs. Yankees. En Yankee Stadium. Juego empatado. 1-1. Nick Johnson está en tercera base y representa la carrera de la ventaja.

Bueno, Nick Johnson estaba en tercera base… hasta que lo atrapé fuera de la base con mi tiro para terminar el inning.

Ganamos el juego por una carrera, y esa victoria impuso el tono para toda la serie. Estoy seguro que esa es la jugada favorita de mi carrera. Si no hago ese tiro y pongo fuera a Nick Johnson, quizás esa carrera se anota y perdemos ese partido, y quién sabe lo que hubiera sucedido en la serie. Pero lo atrapé. Y eso se sintió muy bien.

2008

Cuando llegué a los Yankees recuerdo haber estado como asombrado. Fue demasiado bueno haber podido ponerme el uniforme rayado y que Yankee Stadium fuera mi casa. Realmente sentí que era parte de la historia. Sabiendo todos los grandes jugadores que han estado en ese vestidor, fue inspirador para mí como pelotero. No duré mucho ahí, pero nunca lo olvidaré.

2017

No hay nada que le cambiaría a mi carrera en el beisbol. Ningún cambio. Estoy muy satisfecho con la carrera que tuve. Todas las organizaciones para las que jugué fueron de primera clase todo el camino. Estoy orgulloso de haber jugado para todas ellas. Estoy orgulloso del respeto que mostré por el juego. Ahora bien… Supongo que si pudiera cambiar una cosa, diría que me hubiera encantado tener 156 hits más, para llegar a los 3,000. Pero saben, 2,844 son muchos hits. No está nada mal.

2017

Todo lo que he sido y todo lo que he logrado empieza con mis padres, José y Eva. Mamá y papá. Ellos dos me enseñaron todo en la vida . Para mí, todo empieza en la casa, y todavía al día de hoy aplico lo que ellos me enseñaron cuando era chico. Tengo 45 años… y todavía recibo el consejo de mi mamá. Todavía tomo las lecciones de mi papá. Ustedes deberían verme cuando ellos hablan. Cierro mi boca y escucho, incluso a mi edad. Y para ser completamente honesto no tengo ninguna queja al respecto.