Dolor e indignación en último adiós a Yordano Ventura

Grandes amigos y compañeros del pelotero dominicano estuvieron presentes para consolar a la familia tras la enorme pérdida
Dolor e indignación en último adiós a Yordano Ventura
Salvador Pérez (último a la derecha) encabezó los actos fúnebres de su gran amigo y compañero Yordano Ventura.
Foto: CORTESIA ROYALS.COM / CORTESIA ROYALS.COM

Primero eran cientos, luego miles -amigos, fanáticos, familiares y compañeros incluidos- los que estuvieron presentes ayer para darle el último adiós al lanzador Yordano Ventura en su pueblo natal de Las Terrenas, en la República Dominicana.

La mañana comenzó con el funeral dentro de la casa de la madre de Ventura, Marisol Hernández, donde a los miembros de la familia de Ventura con los Reales se les permitió ver el féretro en privado previo al sepelio.

Por momentos, Marisol y Ángela Martínez, madre del hijo de Ventura, lucieron inconsolables. Marisol se refugió en los brazos del compañero de Ventura, Eric Hosmer, y lloró, “¡Mi hijo!”.
A unos metros de ahí, la tía de Ventura era consolada por el receptor venezolano Salvador Pérez.

  • Pedro Martínez denuncia que Yordano Ventura murió por negligencia

Junto a la familia

El gerente general de los Reales, Dayton Moore, con lágrimas en sus ojos, trataba de consolar a la familia.

Marisol le dijo a los Reales que ningún anillo (de Serie Mundial) o amigos falsos pueden reemplazar una vida o a una familia. Ella pidió poner la vida de su hijo como ejemplo de cómo la vida es tan frágil, y destacó la importancia de tomar siempre las decisiones correctas.

El camino rumbo al cementerio fue largo, encabezado por la camioneta que cargaba el féretro con el cuerpo de Ventura. Sentados en la parte trasera de la camioneta junto al féretro estaban Hosmer y Pérez, quien fuera el compañero de batería de Ventura.

Caminando detrás del masivo cortejo fúnebre estaba Moore, el presidente del club Dan Glass y el asistente del gerente general René Francisco, el mismo que firmo a Ventura cuando el lanzador era un chico menudito de apenas 17 años de edad.

Junto a ellos estaba el mánager Ned Yost, el coach Pedro Grifol, y más compañeros –Alcides Escobar, el tercera base Mike Moustakas y los excompañeros Greg Holland y Jarrod Dyson.

Edinson Vólquez, quien tuvo su casillero al lado del de Ventura por las últimas dos campañas, también estuvo presente, así como el recién retirado David Ortiz, entre otros.

Todos ellos marcharon junto a la gente del pueblo hacia el parque donde Ventura jugo béisbol por primera vez –el Estadio Municipal- una señal de unidad y dolor colectivo. El estadio fue abarrotado para rendirle tributo a la brillantez de Ventura sobre la loma.

  • Revelan detalles de la muerte de Yordano Ventura y Andy Marte

Pérez se dirigió a la multitud allí y habló de “mi hermano”. Los asistentes no pudieron contener las lágrimas.

Finalmente, el cortejo fúnebre siguió su camino rumbo al cementerio, la última morada de Ventura, donde se le dio el último adiós.

Ventura, de 25 años de edad, falleció en un accidente automovilístico la madrugada del domingo, apenas tres semanas antes de que debería reportarse a los campos de entrenamientos con los Reales.

Martínez, indignado por supuesto robo a Yordano Ventura

El exlanzador dominicano de las Grandes Ligas Pedro Martínez calificó ayer de “indignante” que su compatriota, el malogrado serpentinero Yordano Ventura, fuera robado y abandonado hasta que murió, en vez de ser auxiliado tras el accidente que le costó la vida el domingo pasado en una carretera local.

Martínez, miembro del Salón de la Fama de Cooperstown, dijo que sentiría “vergüenza ajena” por su país si se confirman las investigaciones en torno al robo del que fue víctima Ventura tras el accidente automovilístico.

“Ahora es más doloroso al saber que Yordano quedó vivo luego del accidente y, en vez de alguien socorrerlo, le robaron y lo dejaron morir”, escribió Martínez en su cuenta de Twitter.

El otrora lanzador estelar de las Grandes Ligas criticó que desconocidos procedieran a saquear a Ventura y las pertenencias que le acompañaban en su vehículo todo terreno accidentado en la carretera que enlaza las comunidades de Rancho Arriba (sur) y Juan Adrián (centro).

“Qué indignante saber que una vida como la de Yordano pudo haberse salvado de no haber sido que lo saquearan de la forma en que lo saquearon”, dijo el tres veces galardonado con el Premio Cy Young.