Ley de muerte asistida regresa a Asamblea Estatal de Nueva York

Legisladores en Albany volverán a discutir la medida que permitiría a los enfermos terminales recibir ayuda médica para morir sin dolor
Ley de muerte asistida regresa a Asamblea Estatal de Nueva York
La polémica ley de muerte asistida permitiría a los enfermos terminales recibir ayuda médica para morir sin dolor o sufrimiento.
Foto: Getty Images / Archivo

Este lunes, los legisladores de la Asamblea Estatal de Nueva York, en Albany, recibieron nuevamente el proyecto de ley de Ayuda Médica para Morir con el fin de que sea discutido por la Legislatura en pleno durante el período de sesiones del 2017.

La polémica legislación permitiría que adultos neoyorquinos con enfermedades terminales, que estén en pleno juicio, tengan la opción de solicitar a un doctor una prescripción para un medicamento que puedan tomar por sí mismos y les ayude a morir pacíficamente, sin dolor y sufrimiento, mientras duermen.

Aunque una versión previa de la legislación fue aprobada en mayo pasado por el Comité de Salud de la Asamblea Estatal, la misma no alcanzó a llegar a la Legislatura para su votación. Si el proyecto supera la oposición de algunos grupos médicos y religiosos, y es aprobado por la Asamblea, tendría que ser firmado por el gobernador Andrew Cuomo para convertirse en ley.

Según Compassion & Choices, organización sin fines de lucro que ha impulsado leyes similares a nivel estatal y nacional, el proyecto de ley que está en manos de la Legislatura neoyorquina sigue el modelo de la ley ‘Death with Dignity’ (Muerte con Dignidad) de Oregón y de leyes similares ya aprobadas en Colorado, Montana, Vermont, Washington y recientemente en California.

Entre algunos de los componentes más importantes de la ley destaca el que señala que sólo se permite a adultos enfermos terminales calificados recibir la medicación para acabar con su vida. Dos médicos deben confirmar que el pronóstico es terminal.

Estos pacientes deben ser referidos a un profesional de salud mental para su evaluación, si se considera necesario por parte de su médico. También se requiere la presencia de dos testigos para dar fe de que la solicitud es voluntaria.

La ley deja claro que la participación de los médicos es totalmente voluntaria y los protege de su responsabilidad civil o criminal, y de medidas disciplinarias profesionales. Sin embargo, permite la persecución penal para los que hayan coaccionado o falsificado una solicitud del paciente.

Los principales patrocinadores del proyecto de ley son la senadora estatal Diane Savino (D-Staten Island) y la asambleísta Amy Paulin (D-Westchester). Y, según explicaron los representantes de Compassion & Choices, la legislación cuenta con gran apoyo de la población en general.

“Los neoyorquinos apoyan abrumadoramente la ayuda para morir. Aunque la mayoría nunca escogerá la muerte asistida, ellos quieren la opción porque proporciona comodidad a aquellos que enfrentan  dolor y sufrimiento al final de sus días”, dijo Corinne Carey, Directora de la Campaña en New York, para Compassion & Choices.

Según los resultados de una encuesta realizada en septiembre de 2015, el 77% de los neoyorquinos dijeron estar a favor de esta ley.