Mala calificación para Nueva York en guerra contra el tabaco

Nuevo reporte desaprueba a las autoridades estatales con un grado "F" por no hacer lo suficiente para reducir el consumo de cigarrillos entre los jóvenes

Mala calificación para Nueva York en guerra contra el tabaco
Nueva York no ha aprobado una ley estatal para aumentar la edad de venta de productos de tabaco a 21 años de edad.
Foto: Shutterstock.

La Asociación Americana del Pulmón (ALA) —la organización líder en la prevención de enfermedades pulmonares—, dio una mala calificación al estado de Nueva York por no haber hecho lo suficiente para reducir el consumo de cigarrillos entre los jóvenes y, por consiguiente, no salvar más vidas.

En su informe anual dado a conocer este miércoles, llamado: “Estado de Control del Tabaco” (‘State of Tobacco Control’),  la ALA encontró que durante el 2016 Nueva York “no hizo lo suficiente para implementar políticas probadas y efectivas que pudieran salvar vidas”.

El reporte, que es el décimo quinto publicado por la ALA, califica los progresos y los fracasos de los estados y el Gobierno Federal en implementar políticas para prevenir y reducir el consumo de tabaco, y el mismo muestra que la mayoría de los gobiernos locales y el federal obtuvieron calificaciones pobres.

En el caso específico de Nueva York, la ALA indica que no se ha aprobado una ley estatal para aumentar la edad de venta de productos de tabaco a 21 años de edad. Por esta razón la organización le otorgó un grado “D” en la categoría de “Tabaco 21” (‘Tobacco 21”). En lo que respecta al financiamiento para programas de prevención del tabaco el estado recibió un grado “F”, el más bajo.

“El consumo de tabaco es la principal causa de muerte y enfermedades en nuestra nación. Más de 2.2 millones de adultos residentes en Nueva York fuman actualmente, mientras que el 28.8% de los estudiantes de secundaria de Nueva York actualmente usan productos de tabaco “, dijo en un comunicado Jeff Seyler, presidente y director ejecutivo de la ALA en el Noreste.

“Sabemos lo que funciona cuando se trata de prevenir y reducir el consumo de tabaco; lo que necesitamos es que los responsables de aprobar políticas en Nueva York las apliquen, así como los programas que se sugieren en el reporte ‘Estado del Control del Tabaco’, que salvarían vidas y protegerían a los niños de tener toda una vida de adicción“, agregó Seyler.

Según explicó Seyler, cerca del 95% por ciento de los fumadores adultos prueban su primer cigarrillo antes de los 21 años. “Aumentar la edad mínima de venta de productos de tabaco a 21 reducirá significativamente el consumo de tabaco de los jóvenes y salvará miles de vidas en todo el país”.

En otras categorías, el reporte de la ALA otorgó calificaciones mixtas al estado al afirmar que “se debe hacer mucho más”, y sugiere que el Gobernador y la Legislatura Estatal aprueben políticas más efectivas que ayuden a reducir el consumo de tabaco y a prevenir la pérdida de vidas prematuramente. Entre estas políticas destacan el nivel de impuestos estatales sobre el tabaco (“B”) y la cobertura y acceso a servicios para dejar de fumar (“D”).

Además de aumentar la edad de venta de todos los productos del tabaco a 21 años y de restaurar la financiación estatal para programas y esfuerzos de prevención y cesación del tabaco, la ALA también le pidió a los legisladores estatales aprobar propuestas hechas dentro del presupuesto ejecutivo del Gobernador Andrew Cuomo para clasificar a los cigarrillos electrónicos en la misma categoría que otros productos de tabaco, lo que incluiría impuestos a su venta y la restricción de su uso en lugares donde el tabaquismo ya está prohibido.

Pero no todo son malas noticias. Nueva York recibió una buena calificación –un grado “A”-—, en la categoría “Aire Libre de Humo” (‘Smokefree Air’),  por ser uno de los 28 estados del país que han aprobado leyes antitabaco integrales.

Aunque la ALA reconoce que Nueva York “tiene una larga historia de ser un líder en los esfuerzos de control del tabaco”, las cifras mostradas por esa organización demuestran que aún queda mucho por hacer para combatir este mal.

Se estima que el año pasado se gastaron más de $10 mil millones en costos de atención médica debido al tabaquismo en Nueva York y 28,170 neoyorquinos perdieron la vida por causa del tabaco.

Para más información sobre el informe “Estado de Control del Tabaco”, incluyendo las calificaciones obtenidas por el Gobierno Federal, puede visitar la página: StateOfTobaccoControl.org.