Estupor, rebelión y reafirmación de valores, respuesta empresarial a la prohibición de Trump

Empresas como Starbucks, Netflix y Microsoft refuerzan su apoyo al programa Daca
Sigue a El Diario NY en Facebook
Estupor, rebelión y reafirmación de valores, respuesta empresarial a la prohibición de Trump
El presidente de Starbucks, Howard Schultz, ha ofrecido apoyo a los refugiados y a los dreamers en una carta abierta./ANGELA WEISS/AFP/Getty Images
Foto: ANGELA WEISS/AFP/Getty Images

El presidente de Starbucks no tardó mucho en reaccionar a la Orden Ejecutiva firmada por el presidente el viernes por la que se prohíbia temporalmente la entrada de personas procedentes de siete países con poblaciones mayoritariamente musulmanas e indifinidamente a los refugiados de Siria. Howard Schultz, escribió una carta abierta en Internet en la cual anunciaba que su empresa se comprometía a contratar 10,000 refugiados en los próximos cinco años en los 75 países donde opera.

“Estamos viviendo unos tiempos sin precedentes en los cuales estamos siendo testigos del cuestionamiento de la conciencia de nuestro país y la promesa del Sueño Americano”. Schultz afirma que está oyendo “la alarma que ustedes están haciendo sonar porque los derechos humanos y el civismo que dimos por conquistados están siendo atacados”. La empresa de cadenas de cafeterías dice que no va a estar callada “mientras crece la incertidumbre con las acciones diarias que toma la nueva Administración”.

En este sentido, los responsables de Starbucks no solo se comprometen con los refugiados sino que extienden su acción manteniendo “un puente y no un muro con México”, con quien renuevan compromiso de empleo y compras de café, además de reforzar la campaña y apoyo a los beneficiados por Daca.

La carta de Schultz fue una de las más claras pero no la única en la que han trabajado este fin de semana los presidentes de un buen número de empresas en el país.

Reed Hasting, primer ejecutivo de Netflix, dijo en una nota en Facebook que las acciones del presidente están afectando a los empleados de la empresa en todo el mundo “y son tan antiamericanas que nos producen dolor”. Hasting cree además que se está alimentando el odio y la pérdida de aliados por lo que EEUU es más vulnerable. “Una semana tristre y más puede ocurrir que afecte a los 600,000 dreamers que tenemos en America y están bajo una amenaza inminente”, lamenta este ejecutivo que pide a todos unidad para proteger los valores de libertad y oportunidad americanos.

Satya Nadella, presidente de Microsoft, usó LinkedIn para recordar  sus raíces y dijo que la empresa cree en un sistema fuerte y equilibrado de inmigración además de las oportunidades que se han ofrecido a los jóvenes bajo el programa Daca.

Mark Zuckerberg, máximo responsable de Facebook, recordó en su cuenta de la empresa que EEUU es una nación de inmigrantes, que tanto sus familiares como los de su esposa lo han sido y que se debe tener la puerta abierta a los refugiados.

Sundar Pichai, presidente de Alphabet (el nuevo nombre de Google) escribió una carta interna que fue publicada por Bloomberg, en la que afirmaba que es doloroso “ver el costo personal de esta orden ejecutiva en nuestros colegas”. Desde la compañía, cofundada por un descendiente de inmigrantes, Sergei Brin, se confesaba preocupación por el impacto de esta orden y cualquier propuesta que imponga restricciones en Google y sus familias además de las barreras para atraer talento a EEUU. “Continuaremos compartiendo nuestro punto de vista con nuestros líderes en Washington y otros lugares”. Brin participó en las manifestaciones de este fin de semana.

Hasta 187 trabajadores de la empresa podrían estar afectadas por la prohibición firmada por Donald Trump el viernes que suspende la entrada a refugiados durante 120 días e indefinidamente en el caso de Siria además de prohibir la entrada durante tres meses a personas de Irak, Siria, Sudán, Irán, Somalia, Libia y Yemen. Muchas empresas de alta tecnología están inseguras sobre el futuro de la visa H1-B con la que se nutren muchos puestos de trabajo técnicos.

La mayor parte de las grandes empresas estadounidenses no solo confían en las puertas que se abren con los visados y la posibilidad de contratar más allá de las fronteras sino que además cuentan con mercados internacionales algo que preocupa dada la imagen que se está dando al resto del mundo.

Más de 400 líderes de empresas que se mueven en el ámbito de las nuevas tecnologías en Nueva York como Airbnb, Foresquare, Digg, BirchBox, entre otras, firmaron una carta en la que critican por razones humanitarias el rechazo mostrado en esta orden a los refugiados y resaltan el carácter empresarial de los inmigrantes y su importante participación en la economía del país.

Jeffrey Immelt dijo en un memorando a los empleados que General Electric, la empresa que preside, es un “equipo global y nos mantendremos juntos mientras la situación política global evoluciona. Immelt es uno de la casi treintena de ejecutivos que asesorará a Trump en cuestiones de crecimiento industrial. Los presidentes de PwC, JP Morgan Chase, Morgan Stanley y Goldman Sachs, entre otros, han hecho llegar a sus empleados su preocupación por quienes han sido o son afectados personalmente y por lo que representa esta prohibición en una economía globalizada con unos valores humanitarios distintos a los que predica la prohibición de la Casa Blanca. “Esta no es una política que  apoyamos”, era una de las primeras frases del mensaje del presidente de Goldman Sachs a sus empleados este fin de semana según Business Insider.

En los mismos términos se expresó Tim Cook de Apple en una carta a sus empleados publicada primero por Buzzfeed que terminaba citando a Martin Luther King. “Puede que hayamos llegado en distintos botes pero ahora estamos todos en el mismo barco”. A lo largo del lunes se conocieron otros comunicados similares o acciones como el apoyo a acciones de las fiscalías generales desde otras empresas como Amazon, Ford, Experian…

La inseguridad desatada por las últimas órdenes desde el Ejecutivo y el impacto que tiene sobre grandes empresas hizo repensar a los inversores ayer su confiaza en el corto plazo y los mercados empezaron el día con fuertes pérdidas para cerrar la sesión con fuertes pérdidas. Los famosos 20,000 puntos del índice Dow Jones se perdieron el lunes.